miércoles, 21 abril 2021
23:18
, última actualización

Ante la gran oportunidad que aporta las energías renovables

01 abr 2021 / 14:36 h - Actualizado: 31 mar 2021 / 07:54 h.
"Energías renovables","Editorial"
  • Ante la gran oportunidad que aporta las energías renovables

El 30 por ciento de los 750.000 millones de los fondos europeos Next Generation van a ser destinados a proyectos climáticos. Y esa es una excelente noticia en sí misma aunque es necesario que sirva para que la Unión Europea (UE) lidere la carrera hacia una transición energética eficaz y real. La UE está muy rezagada en la carrera digital y no puede ocurrir lo mismo respecto a la lucha contra el cambio climático. España, lógicamente, debe intentar colocarse a la cabeza de los países en los que las energías renovables sean punteras y capaces de generar electricidad para exportar.

El cambio climático es una realidad. Las voces que siempre negaron (y, en algunos casos, siguen haciéndolo) un calentamiento global que nos puede llevar a un callejón sin salida que ponga en problemas a la Humanidad entera, ya no pueden sostener teorías rancias y alejadas de la realidad. El cambio climático es un peligro cierto y está llegando. La temperatura media del planeta se eleva de forma sostenida y los episodios meteorológicos de consecuencias catastróficas se repiten con frecuencias preocupantes.

No son pocos los Gobiernos de todo de mundo que intentan alcanzar los objetivos previstos en el menor tiempo posible. Solo las emisiones netas de gases de efecto invernadero que se acerquen a cero harán posible que la temperatura media del planeta no se eleve más de dos grados respecto a los niveles preindustriales. Y todo va a cambiar radicalmente incluido el reparto de la riqueza y el poder de los países de todo el mundo.

Por ello, la UE está obligada a posicionarse como generador de energías limpias y de combustibles sostenibles, obligada a estar a la cabeza en la generación de proyectos de renovables y de acceso a las materias primas imprescindibles. La diferencia, esta vez, es clara: el viento y el sol no está localizado en un país u otro de forma única; al contrario, son universales y las oportunidades también. Mientras el petróleo o el gas ha sido exclusivo de territorios concretos, el sol y el viento abren las puertas de par en par a países de todo tipo.

España debe liderar a su vez la generación de energía limpia en la UE. Es fundamental para nuestro futuro y estamos ante la gran oportunidad de alcanzar una importancia que en este momento no tenemos.

La inversión está preparada. Falta el esfuerzo de los Gobiernos. Veremos si el de Sánchez es capaz de entender el problema.


Edictos en El Correo de Andalucía