miércoles, 21 abril 2021
23:18
, última actualización
Ecoperiodismo

«El autoconsumo es la forma más rentable para luchar contra el cambio climático y ahorrar en la factura de la luz»

Entrevista a Rafael Benjumea, presidente de UNEF. En pleno despegue del sector fotovoltaico, en la nueva revolución verde, productores, instaladores, ingenierías, fabricantes, distribuidores y consultores se han unido creando la UNEF, la Asociación Española Fotovoltaica que acoge ya a más de 500 empresas, lo que supone aproximadamente un 90% del sector.

Ricardo Gamaza RicardoGamaza /
18 mar 2021 / 05:01 h - Actualizado: 14 mar 2021 / 04:00 h.
"Ecoperiodismo"
  • «El autoconsumo es la forma más rentable para luchar contra el cambio climático y ahorrar en la factura de la luz»

-Han logrado unir a gran parte del sector fotovoltaico de España. ¿Cuál es el secreto para obtener ese poder de convocatoria?

-El éxito de UNEF radica en nuestra estructura democrática, en la que tiene el mismo peso un pequeño productor que una gran empresa, y en que trabajamos en base al consenso. Somos, además, la única que se dedica exclusivamente a defender el desarrollo de la energía fotovoltaica. Realizamos un trabajo de asesoramiento a nuestros socios y hacemos que se oiga su voz en todas las propuestas que elevamos al gobierno en su nombre. Somos también un club de negocio donde se favorece la colaboración entre asociados.

-¿Cuáles son sus objetivos?

El principal objetivo de UNEF es favorecer la penetración de la energía fotovoltaica y posicionarnos como la tecnología líder en el proceso de transición energética tanto en plantas como autoconsumo. Hay que fortalecer al sector para consagrar a nuestra tecnología como fuente de generación de riqueza y empleo, liderar la recuperación de nuestro país y convertir a nuestro país en un indiscutible “hub” fotovoltaico internacional.

Para expandir el autoconsumo en nuestro país, trabajamos tanto en reducir el porcentaje del término fijo de la factura de la luz de los consumidores, como en eliminar barreras administrativas como el requisito de licencia de obra que retrasa los proyectos de forma innecesaria. Con Aragón, que acaba de eliminarlo, ya hemos conseguido que sean nueve las Comunidades Autónomas que lo han hecho y sólo sea necesario una declaración responsable.

-¿Y las prioridades?

Con respecto a las plantas en suelo nuestra prioridad es que se complete la regulación de acceso y conexión, la realización de subastas específicas para pequeños proyectos de menos de 10 MW y almacenamiento y el mejorar constantemente la integración de las plantas en su entorno social y natural.

Estamos también trabajando en la ley de Cambio Climático. Nos gustaría que no se desperdiciara la ocasión de utilizarla para transponer la Directiva de Energías Renovables.

Vivimos un momento crucial de establecimiento de las reglas del juego que van a regir la transición ecológica y el sector va a estar allí dando su mejor opinión al respecto.

-La transición ecológica de España pasa por la conversión de la forma en la que producimos nuestra energía ¿cuál es el panorama actual de la energía solar en nuestro país?

Estamos en un momento de eclosión. 2020 no solo ha sido el año en el cual ha vuelto a demostrar su competitividad nuestra tecnología sino también su resiliencia ante unas circunstancias adversas. Se han producido nuevos hitos. Por un lado, se han añadido 2.633 MW en plantas suelo, pandemia de por medio, y sin ningún tipo de intervención estatal. Por otro, el sector ha demostrado su enorme resiliencia en el autoconsumo con un avance del 30 % con respecto al año pasado, al sumar 596MW de potencia. Hay que resaltar particularmente el autoconsumo doméstico, que ha experimentado un crecimiento sin precedentes alcanzando un 19 % de los MWs instalados. Las familias están apostando por esta tecnología más barata y limpia gracias a la eliminación de barreras administrativas, a los incentivos locales y al incremento en la tasa de ahorro en las economías domésticas motivado por el COVID.

-Además, en España somos líderes en ingenierías y empresas especialistas.

-Así es. Dos de los diez mayores fabricantes mundiales de inversores y cinco de los diez mayores fabricantes de seguidores solares son españoles. Estas empresas, que sobrevivieron gracias a la internacionalización de su actividad en momentos en los que no había demanda en nuestro país, hoy están muy bien posicionadas.

Tenemos prácticamente todos los ingredientes necesarios para hacer de España ese hub fotovoltaico internacional, tenemos suelo, tenemos radiación solar de calidad y un tejido industrial que hay que fortalecer. En este contexto los Fondos Europeos de Recuperación pueden ser una importante oportunidad para consolidar nuestra industria.

-En España se ha planificado la apuesta estatal por la fotovoltaica sin tener en cuenta en muchos casos cuestiones como dónde se van a ubicar las grandes extensiones de paneles fotovoltaicos y su impacto en el paisaje y en especies como las aves esteparias. ¿Cree que deberían tenerse en cuenta criterios ambientales para que los parques fotovoltaicos no tengan paradójicamente un efecto contrario contra los hábitats?

-Por supuesto, no puede ser de otra forma. Nosotros nos consideramos como los aliados naturales del medioambiente y del mundo rural, y ambos tienen que ir de la mano. La preocupación por los efectos del cambio climático y la necesidad urgente de reactivar el mundo rural se deben compatibilizar para generar riqueza, empleo y servicios en estas comunidades.

Antes que nada, permítame matizar el tema de la planificación. Tanto a nivel estatal como de las comunidades autónomas existen instrumentos de planificación, que establecen la territorialización de donde se pueden llevar a cabo nuestras plantas. Desde el sector solicitamos este tipo de instrumentos a la Administración para dar claridad en los procesos y evitar la pérdida de tiempo y dinero. Estos instrumentos que suelen ser orientativos se complementan con unos Estudios de Impacto Ambiental rigurosos y es en ellos donde en realidad se ve la factibilidad o no de los emplazamientos desde el punto de vista de la biodiversidad. No está de más recordar que España es uno de los países con mas porcentaje de su territorio con algún tipo de protección ambiental.

-En UNEF sostienen que las plantas fotovoltaicas son ‘reservas integrales de la naturaleza’.

-No hay que perder de vista que la energía fotovoltaica no solo es la fuente de energía más competitiva sino también la que tiene un menor impacto ambiental, incluso menor que algunas plantaciones agrícolas. En UNEF trabajamos con el concepto las plantas fotovoltaicas como reserva integral de la naturaleza, es decir que en 35-40 años, que es la media de vida de estas instalaciones, cuando se levanten los paneles el entorno debe encontrarse en mejor estado que antes de instalarse la planta.

Por ello hemos publicado unas directrices con recomendaciones a nuestros asociados, en las cuales se pide, por ejemplo, que no se use cemento, que se empleen técnicas de hincado, que se creen pasillos cinegéticos que permitan el paso de los animales, que se incluyan nidales, hoteles de insectos, que no se utilicen productos fitosanitarios para eliminar hierbas sino ganado, que se levanten muros verdes que eviten el impacto visual.

Además, estamos trabajando en elaborar una guía de estudios de avifauna, elaborando unas directrices que minimicen el impacto de las líneas eléctricas, además, estamos dando forma a un sello de excelencia medioambiental que esperamos poder anunciar en los próximos meses. Para nosotros, es fundamental conseguir un despliegue de la energía fotovoltaica respetuoso con el medioambiente.

Toda esta preocupación por la biodiversidad la compatibilizamos por nuestra preocupación por los aspectos socioeconómicos de forma que se mejore la calidad de vida de los habitantes de la zona tanto a través de los incrementos en las rentas percibidas de la tierra como a través de la generación de empleo local o los incrementos de los ingresos de los Ayuntamientos.

-Desde su organización sectorial, ¿creen que podemos estar viviendo una nueva burbuja como la que causó la crisis inmobiliaria?

-Nos encontramos en un momento en el que hay abundante cantidad de dinero profesional en el mercado, hay pocas opciones de rentabilizarlo y los inversores ven que el sector, con una tecnología segura, genera confianza. Resulta muy atractivo y hay bastantes actores interesados. Y todo basado en un crecimiento de la penetración de la tecnología a nivel global que justifica este interés de los inversores.

Esto implica que la transición energética se va a hacer no con dinero público, sino con inversores privados.

Las grandes cifras que estamos viendo de solicitudes de puntos de acceso y conexión se van a ir cribando por los Estudios de Impacto Ambiental y por la financiación de los proyectos a la que finalmente tengan acceso.

-Respecto al autoconsumo, ¿qué le diría a los consumidores para que den el salto a este autoabastecimiento?

-Me gustaría insistir en la idea de que es la forma más rentable que tienen los consumidores para contribuir a la lucha contra el cambio climático y ahorrar en la factura de la luz. A que piensen que en una coyuntura como la actual su dinero esta mejor en su tejado en la forma de paneles fotovoltaicos que en su banco.

Y quiero invitar a la ciudadanía al optimismo. Los desarrollos en España cuentan con una ventaja competitiva gracias al recurso solar de calidad y a la disponibilidad de suelo. Esto va a hacer que por primera vez nuestra industria pueda disponer de una electricidad más barata que la de los países de nuestro entorno. Pronto empezaremos a hablar de relocalización de la industria, buscando energía limpia y barata, y dejaremos por tanto de hablar de deslocalización.


Edictos en El Correo de Andalucía