martes, 12 noviembre 2019
22:08
, última actualización

Casado anuncia una oposición «firme y responsable» del PP

El presidente del Gobierno en funciones busca dar una imagen de normalidad en el diálogo entre partidos tras una dura campaña

06 may 2019 / 14:05 h - Actualizado: 07 may 2019 / 11:07 h.
  • Casado anuncia una oposición «firme y responsable» del PP

El líder del PP, Pablo Casado, ha trasladado este lunes al presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, que no facilitará su investidura con una abstención, pero ha sugerido que lo haga Ciudadanos para que el nuevo Ejecutivo no dependa de los votos de los partidos separatistas.

Tras la reunión que ha mantenido con Sánchez en el Palacio de la Moncloa, ha salido convencido de que habrá un Gobierno "débil" en esta legislatura, frente al que el PP ejercerá una oposición "fuerte y firme, pero responsable" con una reivindicación principal: que España no dependa de los independentistas catalanes.

Casado ha valorado que con este encuentro se ha roto el "cordón sanitario" que cree que existía contra su partido, ya que no había sido convocado a La Moncloa desde que el pasado 2 de agosto se reunió con Sánchez tras haber triunfado la moción de censura.

Ha sido una reunión de poco más de hora y media, frente a las tres horas del pasado verano, en la que Casado ha asegurado que no han profundizado en la cuestión de los posibles pactos, porque no toca hasta que el Rey abra la ronda de consultas con los partidos.

A Sánchez le ha transmitido el mensaje de que "no va a contar con el apoyo del PP" ni siquiera con su abstención en segunda vuelta para facilitar que sea presidente, pero "hay otras sumas que garantizan" esta investidura, como la Ciudadanos, ha apuntado.

Ha recordado que Sánchez ya ha pactado con Albert Rivera en el pasado y ha comparado esta alianza con la de un posible pacto con Podemos, que cree que "no es lo ideal".

Tampoco le gusta un posible pacto de Sánchez con el PNV, porque el nacionalismo tanto en el País Vasco como en Navarra está en este momento "contra la igualdad de los españoles", según Casado, aunque ha especificado que son los independentistas catalanes los que se han situado fuera de la ley.

La reunión se ha calificado de "cordial, afable y fluida" por parte del Gobierno, que considera que el encuentro ha servido para alcanzar el objetivo pretendido: normalizar las relaciones entre los dos líderes después de que Sánchez rompiera con Casado por haberle acusado de ser "partícipe y responsable" de un golpe de Estado en Cataluña. Es más, desde Moncloa avanzan que Sánchez y Casado mantendrán en el futuro encuentros de forma "regular", de tal modo que no sea noticia una reunión por sí misma, sino por los temas tratados.

La conversación de este lunes ha estado centrada, según las fuentes del Ejecutivo, por "cuestiones de gran importancia para los ciudadanos como el Pacto de Toledo y las pensiones, el impulso a la ciencia y la transición ecológica", temas todos ellos de Estado en los que se buscará una relación constante. La situación territorial, y en especial Cataluña, también han ocupado un espacio destacado en las conversaciones entre Sánchez y Casado.

Y es que en opinión del Gobierno, hoy se trataba de dar una imagen de unión del país en los asuntos clave de reforzar la institucionalidad, explican las mismas fuentes.

En el encuentro los dos líderes han hablado asimismo de la situación económica y fiscal, un apartado en que el presidente Sánchez ha reiterado al líder del PP los ejes de su política: luchar contra la desigualdad y favorecer la justicia social, modernizar la economía y consolidar las cuentas fiscales.

No se ha hablado en cambio, señalan en el Ejecutivo, sobre acuerdos poselectorales ni otras cuestiones, cuyo desarrollo compete a los grupos parlamentarios. El presidente del PP, Pablo Casado, sí ha indicado en cambio en rueda de prensa cómo le ha pedido a Sánchez que no haga depender el Gobierno de los independentistas.

MAÑANA SÁNCHEZ SE VERÁ CON RIVERA E IGLESIAS

La reunión de Sánchez con Casado es la primera de la ronda de contactos que ha abierto el jefe del Ejecutivo en funciones tras lo comicios del pasado 28 de abril. Este martes se reunirá con el presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, a las 11.00 horas y, por la tarde, recibirá al secretario general de Podemos, Pablo Iglesias.

Con estos encuentros, Sánchez busca dar una imagen de normalización en el diálogo entre los partidos políticos, en especial con las formaciones del espectro de la derecha tras una campaña marcada por las descalificaciones y graves acusaciones. Lejos de seguir azuzando la confrontación, el presidente quiere testar la disposición del resto de partidos a superar sus diferencias con estas primera toma de contacto, según fuentes de su entorno.

Al menos por parte del Gobierno hay una intención clara de superar la tensión de los últimos meses y ser corteses y elegantes. Dentro de esa cortesía, se enmarca el gesto que ha tenido Sánchez citando en primer lugar a Casado como principal líder de la oposición. A pesar de la escasa distancia que le separa de la tercera fuerza, Ciudadanos, Sánchez ha querido citar este lunes solo al presidente del PP para remarcar este trato singular.


Todos los vídeos de Semana Santa 2016