viernes, 20 septiembre 2019
05:50
, última actualización
Maltrato animal

Dos investigados por tener perros rodeados de comida putrefacta y excrementos

La investigación se inició tras recibir varias llamadas anónimas que relataban el estado de perros en varias perreras y hacían especial mención a tres perros encerrados en una cueva

06 sep 2019 / 14:05 h - Actualizado: 06 sep 2019 / 14:11 h.
  • Agentes de la Guardia Civil en una imagen de archivo. / EFE
    Agentes de la Guardia Civil en una imagen de archivo. / EFE

La Guardia Civil de Navarra ha identificado dos personas por un presunto delito de abandono animal sucedido en la localidad de Lodosa (Navarra).

La investigación, llevada a cabo por agentes de la Sección de Seprona de la Guardia Civil de Navarra, se inició tras recibir varias llamadas anónimas que relataban el estado de perros en varias perreras y hacían especial mención a tres perros encerrados en una cueva en unas condiciones higiénico-sanitarias "muy deficientes".

Iniciadas las gestiones para comprobar los hechos, así como para obtener la filiación del propietario de los animales, se comprobaron las diferentes perreras de esa zona de la localidad de Lodosa, donde se pudo verificar que una de ellas "presentaba unas condiciones mucho mas agravadas con respecto a las otras".

La perrera se trataba de una construcción aprovechando una cavidad natural, una cueva, en la que se encontraron tres perros en el interior de las razas setter inglés, Podenco y mestizo en "unas condiciones higiénico-sanitarias lamentables", ha explicado en una nota la Guardia Civil.

El Seprona decidió solicitar la colaboración de un veterinario perteneciente al Servicio de Ganadería del Gobierno de Navarra para realizar una inspección conjunta. En ella se concluyó que las condiciones en las que se encontraban los animales eran "incompatibles con unas condiciones de vida adecuadas" y podían suponer "un inminente grave problema de salud para los animales", los cuales se encontraban rodeados de excrementos, con comida putrefacta y agua corrompida". Además, no había constancia de que los perros salieran en ningún momento del lugar donde se encontraran cautivos.

Visto el estado de los animales y los nulos cuidados que los supuestos propietarios les proporcionaban, se consideró imprescindible realizar la retirada de los perros para poder garantizar su salud y seguridad. El Ayuntamiento de Lodosa se pudo hacer cargo de los perros hasta su posterior traslado al Centro de Protección de Echauri.

El 27 de agosto, agentes del Seprona y personal del Ayuntamiento de Lodosa procedieron a la intervención cautelar y retirada de los tres perros.

Gracias a que el perro de raza Podenco presentaba microchip se pudo localizar al propietario, y se podría deducir que los otros dos perros también eran de su propiedad. Como la propiedad de los animales no quedaba clara se procedió a la investigación de las dos personas que se declararon propietarios de los animales, siendo ambos familiares de edades comprendidas 32 y 46 años, residentes en Lodosa, por un supuesto delito de abandono animal.


Todos los vídeos de Semana Santa 2016