martes, 30 noviembre 2021
04:45
, última actualización

El alcalde de Coripe sobre la quema del muñeco: «Es una sátira»

El regidor afirma que «es una tradición que lleva celebrándose muchos años y no es más que una sátira». La Ministra socialista Meritxell Batet y el lehendakari del PNV han condenado el acto

22 abr 2019 / 11:06 h - Actualizado: 22 abr 2019 / 11:33 h.
$hmKeywords_Schema
  • El muñeco de Carles Puigdemont, en Coripe. / F.C.
    El muñeco de Carles Puigdemont, en Coripe. / F.C.

El alcalde de Coripe (Sevilla), Antonio Pérez Vázquez, ha restado importancia a la quema de la representación del expresidente de la Generalitat de Cataluña, Carles Puigdemont, durante la fiesta de la 'Quema de Judas'. "Es una tradición que lleva celebrándose muchos años y no es más que una sátira de algún personaje público que no ha actuado bien", ha explicado el edil.

En declaraciones a Onda Cero, recogidas por Europa Press, Pérez Vázquez ha justificado la polémica de la quema de Puigdemnot durante la fiesta popular de la 'Quema de Judas', que se celebra cada año.

Es una "tradición" en la que se elige a una persona pública "negativa" para la sociedad y se la representa en forma de muñeco. Los vecinos pasean la figura por el pueblo mientras recibe insultos y posteriormente, la cuelgan de una higuera y recibe disparos hasta que se inicia la quema.

La ministra de Política Territorial, Meritxell Batet, ha expresado su condena en Twitter a "todos los actos intolerantes" como es la quema de la imagen de una persona.

Por otro lado, el presidente de la Generalitat, Quim Torra, también se ha sumado a la denuncia del acto y va a presentar diligencias a la Fiscalía por "delito de odio", según las informaciones de Onda Cero.

Con todo, el alcalde de Coripe no cree que haya que darle más importancia y tilda la fiesta como una sátira. "Otros años se ha quemado la representación de Bárbara Rey, José María Aznar o Ana Julia Quezada y no se ha generado ninguna polémica", ha insistido.

Urkullu: «Es lamentable»

El lehendakari, Iñigo Urkullu, ha considerado "lamentable" la quema de un muñeco que representaba la figura de Carles Puigdemont en Coripe (Sevilla), y ha pedido que se produzca "un cambio radical de actitud en la última semana de campaña electoral".

En un mensaje publicado en redes sociales, el lehendakari ha denunciado que en la plaza principal de Coripe (Sevilla), durante la fiesta de la Quema del Judas, se disparase y quemara un muñeco que representaba el expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont.

Tras afirmar que la campaña electoral ha entrado en su última semana "con un episodio lamentable", la quema pública de un 'Judas' que representa al expresident de Cataluña, el presidente vasco ha considerado que se trata de un "desenlace previsible desde hace mucho tiempo para una campaña de permanente cruce de acusaciones y reproches".

"De medias verdades y demagogia extrema, según lo que hemos venido viviendo en campañas anteriores y en la realidad socio-político-institucional en el Estado español en los últimos años", ha afirmado.

VOX Y CS

En este sentido, ha recordado que hace unos días hizo pública su condena por los actos de "intolerancia, acoso y falta de respeto democrático que se dieron en Euskadi ante la convocatoria de actos electorales de los partidos Ciudadanos o Vox". "Y lo hice sin especular con respecto a provocaciones posibles ante la realidad de autogobierno singular en Euskadi", ha expresado.

Según subraya, la política "no es esto" sino que supone un "compromiso con la sociedad, un compromiso con la convivencia, con una sociedad plural y moderna en la que los diferentes sentimientos de pertenencia puedan convivir en libertad".

"Abogo por un cambio radical en la última semana de campaña electoral. Un cambio de actitud que muestre a las generaciones más jóvenes el auténtico valor de la acción política entendida como contraste de ideas al servicio del bienestar de la ciudadanía. Abogo por una cultura política que suponga un compromiso ético y democrático al servicio de la sociedad", ha concluido.

Pintadas en la sede del PSC

La sede central del PSC, situada en la calle Pallars de Barcelona, ha amanecido este lunes con pintadas en las que, con letras amarillas, se reprocha a los socialistas catalanes la quema de un muñeco que representaba al expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont en Coripe (Sevilla).

"Coripe quema vergüenza" y "PSC calla, Iceta baila" son los mensajes que se pueden leer en las dos persianas principales del edificio, que también ha quedado repleto de "balazos" de pintura amarilla, algunos de los cuales han impactado sobre el lazo lila que se colocó con motivo de la reivindicación feminista del 8 de marzo.

Numerosas personas presenciaron este domingo en la plaza principal de esta localidad sevillana la tradicional fiesta de la Quema del Judas, declarada de Interés Turístico Nacional, que este año ha tenido como protagonista a Carles Puigdemont, cuya figura ha sido quemada y disparada como ejemplo "de lo negativo para la sociedad".

El secretario de Organización de los socialistas catalanes, Salvador Illa, ha publicado este lunes dos instantáneas en Twitter y las ha acompañado del mensaje: "Hemos condenado y seguiremos condenando todos los actos de intolerancia y hoy denunciamos los que sufrimos nosotros".

En la misma línea, la número uno del PSC por Barcelona en las elecciones generales del próximo domingo, Meritxell Batet, ha escrito en la misma red social: "Basta de intolerancia y ataques a la convivencia".

Pese a que las pintadas acusan al PSC de "callar", este domingo, tras conocerse los hechos de Coripe, la candidata socialista ya hizo público un mensaje de condena, en el que consideraba que se trataba de algo "intolerante".

"Condeno todos los actos de intolerancia que se producen en esta campaña. Quemar la imagen de una persona, impedir actos electorales o cualquier otro tipo de comportamiento intolerante. Los socialistas lo rechazaremos siempre", dijo Batet.


Edictos en El Correo de Andalucía Empleo en Sevilla