Crónicas dominicales

La TV ya no es la reina absoluta de la casa

Hubo un tiempo en el que al comprar la casa que iba a ser el hogar de una familia se pensaba dónde iba a situarse el televisor. La vida de la futura familia giraría en torno a él. Este hecho casi ha pasado a la historia, ahora la TV ya no es el medio más visto en Andalucía y las casas están llenas de estos aparatos

26 dic 2021 / 04:00 h - Actualizado: 26 dic 2021 / 04:00 h.
"Cine","Series","Consumo","Universidad","Radio","Facebook","Twitter","Youtube","Medios de comunicación","Netflix","HBO","Operación Triunfo","Crónicas dominicales"
  • La TV ya no es la reina absoluta de la casa

“El EGM confirma el ‘sorpasso’ en Andalucía”, titulaba recientemente la web especializada en comunicación Extradigital. “La televisión -decía- ha dejado de ser el medio más seguido en Andalucía. La última oleada del EGM en Andalucía ha venido a confirmar lo que era un secreto a voces: lo digital gana a lo analógico. El otrora astro rey deja paso a otras formas de informarse y entretenerse, a través de lo digital”.

La TV ya no es la reina absoluta de la casa

La nota informativa de Extradigital continuaba así: “La ‘caja tonta’ ha dejado paso a la pantalla inteligente. Es el medio utilizado por el 86% de la población andaluza, frente al 84% que prefiere la televisión u cualquier otro medio. Y es que con el móvil o la Smart TV satisfacen las necesidades de comunicarse sin intermediarios, a través de la mensajería instantánea (85,4%)”. Extradigital se basaba en datos de la tercera ola del informe sobre Estudio General de Medios (EGM) realizado por Avante Evolumedia.

A su vez, trabajar con el correo electrónico ha subido respecto a la ola anterior un 6,1%. Para informarse a través de redes sociales el “bicheo” entre los buscadores se ha elevado un 72,9%. Otra herramienta de información es a través de las ediciones electrónicas de los medios de comunicación tradicionales o el vídeo bajo demanda. La tabla de medios de papel que editan versiones digitales suele constatar en los tres primeros puestos a La Vanguardia, El Mundo y El País aunque avanzan con fuerza periódicos nativos digitales, esto es, que se han fundado ya directamente online sin pasar en el papel: los casos de El Confidencial, El Diario, El Español, OKDiario y Huffington Post son ilustrativos.

Hace ya años que la prensa de papel se viene derrumbando. Se puede observar en el cuadro siguiente:

La TV ya no es la reina absoluta de la casa

Sólo El País perdió unos 200.000 lectores de papel entre 2008 y 2015, como ven, la bajada comenzó en toda la prensa de papel con la crisis de 2008 y no ha cesado. Internet es la reina del consumo de información y va in crescendo. No desaparecerá el papel aunque sí quedará relegado a un puesto secundario, de hecho, todos o casi todos los medios de papel pierden dinero, a veces, si no cierran es por algo así como romanticismo y por la generación de lectores que aún los sigue. Queda ahora por ver si los públicos se van acostumbrando a los muros de pago, a pagar por leer porque los periodistas también tienen derecho a comer todos los días y no sólo de la publicidad debe vivir un diario, ya hay casos en los que son los lectores los sostenedores principales de su medio preferido.

La TV ya no es la reina absoluta de la casa

Extradigital no pasaba por alto otro hecho: “Igualmente, sigue creciendo el uso de plataformas como Netflix, Prime Video, Movistar o HBO. En definitiva, llevamos tiempo hablando de los cambios de hábitos de consumo, y lo que antes era una tendencia ahora es una realidad”. Atención con este tema porque existe una especie de burbuja en la oferta de plataformas y, dentro de ellas, de las series que emiten. Se habrán dado cuenta los lectores más veteranos de que tampoco hace tanto tiempo una serie era seguida masivamente casi en monopolio y que ahora no es muy exagerado indicar que cada cual tiene su serie.

La cultura digital

Es la sociedad de la cultura digital que conduce a una forma de informarse intensa pero sin sistematización. En un par de decenios hemos pasado de ir al quiosco y comprar uno o dos periódicos más un semanario y luego en casa escuchar por sistema la misma emisora de radio y el mismo canal de televisión a la lectura digital. ¿En qué consiste?

Dice la estudiosa Carmen Pérez-Lanzac: “En la lectura digital hay una cierta dispersión. Vas de una pantalla a otra, el texto te lleva a un vídeo y luego a un mapa, y la concentración es menor, aunque la cantidad de lectura es mayor. Según los expertos, hay un nuevo fenómeno que afecta cada vez a más personas: la atención parcial continua. Es lo que sucede cuando pasamos mucho tiempo ante una pantalla, que estamos pendientes de muchas cosas, pero sin llegar a solidificar nada”.

Hay una idea extendida: los jóvenes siguen leyendo, en pantalla y papel, pero les cuesta más ver cine. Son capaces de “tragarse” en un fin de semana varias temporadas de una serie pero les cuesta soportar una película sesuda de más de dos horas. Los jóvenes y los menos jóvenes.

Jóvenes y TV

De la reunión familiar en torno a la TV que nos enseñan documentos audiovisuales como la serie Cuéntame cómo pasó, hemos pasado a la dispersión familiar y a otra forma de ver la TV por parte de los jóvenes, sobre todo. Ya saben ustedes que tenemos un monitor de TV en los dormitorios junto con el del salón y el de la cocina con cierta frecuencia éste último. Además, los jóvenes contemplan la pantalla de televisión de otra forma. ¿Cómo?

Tom C. Avendaño nos lo cuenta en El País: “Los jóvenes ven mucha televisión, pero no de la forma tradicional”, matiza Ana María González Neira, que estudia nuevas audiencias en la Universidad de A Coruña. “Van a ver televisión, por ejemplo, Operación Triunfo, un rato en lineal, comentándolo en Twitter, luego complementan con algo de YouTube y lo rematan en Facebook. Crean un circuito alrededor del contenido televisivo. Ven televisión, pero más allá de la cita puntual. Televisión más allá de la televisión”.

La niña que nació en 1956

Y así está de crecidita la niña llamada Televisión que en España nos fundó Franco en 1956, de consulta gratis, sin pagar nada, ni canon por tener un aparato, lo que explica la resistencia española a pagar por ver la TV, algo ya en declive. En aquel comienzo había en España unos 500 televisores y casi todos estaban en Madrid. El número fue creciendo y la primera retransmisión “masiva” fue la boda real de Balduino y Fabiola. Han llegado después otras bodas seguidas masivamente en los 80 y los 90 y otros acontecimientos como el entierro de Lady Di en 1997 con Elton John cantando y el personal llorando, concentrado en sus lágrimas y en la pantalla. De ahí a toda esta dispersión de público a causa de la sociedad digital.


Edictos en El Correo de Andalucía Empleo en Sevilla