Menú

Morir en el mar

17 feb 2022 / 04:24 h - Actualizado: 16 feb 2022 / 20:28 h.
"El Silencio","Clima","Motor","Twitter","Desaparecidos","ONCE","Supervivientes"
  • Morir en el mar

La muerte no debería recrearse en su crueldad. Desayunar con la peor de las noticias, el hundimiento de un barco, y cenar con el conteo de cuántos han logrado salir airosos, la incertidumbre de quiénes serán los cuerpos hallados y el dilema de qué tripulantes seguirán desaparecidos, es el más duro de los peajes.

Naufragios como el del arrastrero congelador Villa de Pitanxo en el Atlántico norte acaban con muchas vidas y también parten por la mitad otras tantas.

Luzmar es la mujer de Edwin Córdoba. Proceden del norte de Perú y a Galicia llegaron ambos, como tantos otros, en busca de más y mejores oportunidades. Tienen cuatro hijos, la menor de la prole una bebé de apenas medio año. El mayor ha cumplido 8. Y la madre de todos ellos debe disimular, por ser todavía muy pequeños, la desesperación, el dolor, los retortijones y escalofríos que siente ante la ausencia de mensajes optimistas.

En un brete semejante, este miércoles no ha querido situarse bajo los focos. Normal. Sí lo ha hecho un pariente, Pablo, que ha comentado que Edwin estaba enrolado en ese barco con su tío Daniel y su primo Diego.

En la armadora Nores, en Marín, donde está la base del malogrado Vila de Pitanxo, se hizo el silencio al escuchar a este hombre, que ha hecho de la gestión de la tragedia su misión más importante en este momento. No tiene pruebas concluyentes. Y no se pronuncia más allá. Pero está resignado. Como ella, que únicamente espera que las dudas cedan ante las certezas.

Aura es la pareja de Martín, otro de los marineros peruanos, del cual no sabe nada. Como Luzmar, ha vuelto a interesarse, a tocar a la puerta, pero sin éxito. En la última llamada, él le dijo que hacía mal tiempo.

"Pero era lo normal", ha razonado ella al detenerse un momento, pese a la incesante lluvia, con la prensa congregada en la villa pesquera que ha vuelto a colocar a Galicia en las páginas de sucesos por el infortunio sufrido por una de sus embarcaciones dedicadas a la pesquería del fletán.

Martín tiene 54 años, Edwin 29, y una familia y la otra cuentan con residencia en Vigo.

La última vez que Aura y Martín entablaron contacto fue el pasado lunes a las once de la mañana hora española, cuando en la conversación abordaron el duro clima y las gélidas aguas canadienses.

El pasaje del Villa de Pitanxo, que acabó engullido, empezó esta marea el 26 de enero. Su desenlace, para nada esperado, no pudo ser más abrupto.

Aura, aguarda, presa del nerviosismo: "Pienso que, como todos, estoy mal, esperando a que digan lo que sea".

Lo mismo le ocurre a Carolina, mujer de Jonathan Calderón, de 39 años y también de Perú: "En este barco llevaba doce o trece años; él era el contramaestre".

¿Qué les ha podido ocurrir y qué ha pasado con él? No lo sabe. "Gracias a dios hay tres personas que están con vida; cuando vengan ya darán las respectivas explicaciones".

En efecto se sabe, por vías oficiales, que hay tres supervivientes, el patrón, Juan Padín Costas, de 55 años; su sobrino, Eduardo Rial Padín, de 42, y un tercer ciudadano, ghanés, Samuel Kwesi, de 30 años y padre de cinco hijos.

Por lo demás, se había hablado de 10 fallecidos, pero Salvamento Marítimo, en su cuenta oficial de Twitter, ha informado esta tarde de que, según ha trasladado Canadá, son nueve, y no una decena -hubo un error de conteo, precisamente-, los cuerpos rescatados; tres los supervivientes y doce los que permanecen en paradero desconocido.

El Playa de Menduiña II, que jugó un papel clave en el rescate, sigue a las órdenes de las autoridades de Canadá. En los códigos del mar hay resistencia a hablar de lo espantoso que resulta recoger de las profundidades a compañeros que regresarán a casa de la forma que nadie querría.

Un miembro de esta nave auxiliadora, del armador gallego Juan Barreiro, y con una dotación de personal similar al Villa de Pitanxo, escribió a sus parientes para que estuviesen tranquilos cuando escuchasen la noticia del accidente porque no se trataba de ellos. El alivio era solamente por esa parte, la que les tocaba directamente, porque, por lo demás, sí que los protagonistas son vecinos de la zona.

Carolina quiere explicaciones que vayan más allá de las condiciones climáticas duras en una zona compleja de navegar. Ella asegura darse cuenta de cuando la meteorología anda mal. Y no creyó que fuese para tanto. "Yo conozco ese sonido y lo sabría".

Un tío de Edemon Okutu, hermano del laureado atleta ghanés Jean Marie Okutu, y otro de los hombres que trabajaban en el Villa de Pintanxo, ha querido este 16 de febrero, como los demás, averiguar. Un intento infructuoso. En el caso de Jean Marie, ha pedido perdón por no querer hablar sobre su hermano mayor a todos quienes han contactado con él.

Entre los miembros de la marinería del Villa de Pitanxo figuran también Raúl González, de 24 años y de Cangas (Pontevedra), el más joven de los embarcados como alumno en prácticas, y Francisco de Pazo, jefe de máquinas, el mayor, que ya había pasado de la edad de jubilación.

Como ellos, el cocinero Fernando, Pedro, Samuel, Eduardo, William, Ricardo, Fernando, Michael, el canario Francisco Manuel que era el observador de control, o Miguel Lumbres, pescador peruano afincado en Cambados que relevó a un positivo por covid. Esto lo ha desvelado ahora su primo.

Galicia no vivía un golpe similar desde el Marbel, accidentado frente a las Cíes en 1978. Aquel congelador encalló en la madrugada de un 28 de enero. El motor explotó y el barco quedó a la deriva entre olas de ocho metros y vientos de 100 kilómetros por hora. De sus 36 tripulantes, perecieron 27. Y todo en cuestión de minutos.


Empleo en Sevilla Más seguros Edictos