miércoles, 02 diciembre 2020
04:46
, última actualización

Puigdemont declara la DUI y la suspende de inmediato

El presidente de la Generalitat comparece a petición propia en el pleno del Parlament para anunciar sus intenciones ante la situación en la que se encuentra Cataluña

10 oct 2017 / 17:52 h - Actualizado: 11 oct 2017 / 08:11 h.
"El desafío catalán","Referéndum ilegal en Cataluña","Carles Puigdemont"
  •  El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont(d), y el vicepresidente Oriol Junqueras, en sus escaños del Parlamento antes de la comparecencia del president. / EFE/Alberto Estévez
    El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont(d), y el vicepresidente Oriol Junqueras, en sus escaños del Parlamento antes de la comparecencia del president. / EFE/Alberto Estévez
  • Vista de la concentración convocada esta tarde en las inmediaciones del Parlamento de Cataluña, para seguir a través de una gran pantalla la comparecencia del presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, en la que ha afirmado hoy que asume el "mandato del pueblo" para que "Cataluña se convierta en un estado independiente en forma de república", pero seguidamente ha propuesto "suspender los efectos de la declaración de independencia" para abrir la puerta al diálogo. EFE/Toni Albir
    Vista de la concentración convocada esta tarde en las inmediaciones del Parlamento de Cataluña, para seguir a través de una gran pantalla la comparecencia del presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, en la que ha afirmado hoy que asume el "mandato del pueblo" para que "Cataluña se convierta en un estado independiente en forma de república", pero seguidamente ha propuesto "suspender los efectos de la declaración de independencia" para abrir la puerta al diálogo. EFE/Toni Albir
  • El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, durante su comparecencia en el Parlament. / EFE
    El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, durante su comparecencia en el Parlament. / EFE
  • El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont (i) seguido por el vicepresidente, Oriol Junqueras, a su llegada al pleno del Parlament. / EFE
    El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont (i) seguido por el vicepresidente, Oriol Junqueras, a su llegada al pleno del Parlament. / EFE
  • La presidenta del Parlament, Carme Forcadell (d), momentos antes del inicio de la comparecencia. / EFE
    La presidenta del Parlament, Carme Forcadell (d), momentos antes del inicio de la comparecencia. / EFE
  • El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, en el momento de dirigirse al Parlamento. 7 EFE
    El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, en el momento de dirigirse al Parlamento. 7 EFE
  • El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, en su escaño. / EFE
    El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, en su escaño. / EFE

El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, ha declarado hoy la independencia de Cataluña en el Parlament después del referéndum del 1-O, que fue suspendido por el Tribunal Constitucional, en aplicación de la ley del referéndum, también suspendida, pero ha suspendido sus efectos para «dialogar».

En su comparecencia ante el pleno del Parlament, en un discurso de cerca de media hora, Puigdemont ha evitado optar por la vía más directa a la independencia, en un intento de «desescalar la tensión» con el Estado, un «gesto de generosidad y responsabilidad» con el que espera «abrir un tiempo de diálogo con el Estado español».

«Asumo presentarles los resultados del referéndum ante todos ustedes y ante nuestros conciudadanos, el mandato del pueblo para que Cataluña se convierta en un estado independiente en forma de república», ha aseverado un ovacionado Puigdemont.

Acto seguido ha añadido: «Con la misma solemnidad el Govern y yo proponemos que el Parlament suspenda los efectos de la declaración de independencia para que en las próximas semanas se emprenda el diálogo».

En su discurso, Puigdemont ha repasado el proceso soberanista desde la sentencia del Tribunal Constitucional sobre el estatuto de autonomía y ha criticado las cargas policiales del pasado 1 de octubre, que ha asegurado que quedarán «grabadas en la memoria por siempre» de los catalanes.

«No somos unos delincuentes, no somos locos, no somos golpistas, no somos abducidos. Somos gente normal que pide poder votar. Y que ha estado dispuesta a todo el dialogo necesario para realizarlo de manera acordada. No tenemos nada contra España o los españoles, al contrario, nos queremos reentender mejor, porque la relación no funciona. La Constitución es un marco democrático, pero hay democracia más allá de la Constitución», ha señalado.

El presidente catalán ha dicho hoy, respecto a lo que ha calificado de «violentas» cargas policiales en el 1-O, que «no olvidaremos» y que esas imágenes quedarán «grabadas en la memoria por siempre» de los catalanes, además de considerar que el referéndum fue un «éxito logístico y político».

En su comparecencia en el Parlament ha detallado los resultados del 1-O: «Más de 2,2 millones de catalanes vencieron al miedo y cuando llegaron a su colegio encontraron urnas, sobres, papeletas, mesas constituidas y un censo fiable y operativo. No sabemos cuántos intentaron votar sin éxito, pero los colegios clausurados representan un censo de 770.000 personas más».

«Estamos aquí porque en el 1-O se celebró el referéndum de autodeterminación y se hizo en condiciones más que difíciles, extremas. Es la primera vez en la historia de las democracias europeas en que una jornada electoral se desarrolla en medio de violentos ataques policiales contra votantes», ha afirmado.


Los diputados de la CUP no aplaudieron

Los diputados de la CUP en el Parlament no han aplaudido ni se han levantado cuando el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, ha terminado su discurso en el pleno de la Cámara.

Al finalizar la comparecencia de Puigdemont todos los miembros del grupo ‘cupaire’ se han quedado sentados en sus escaños. En cambio, los de JxSí se han levantado y han ovacionado en bloque a Puigdemont.


Arran: «Es una traición inadmisible»

La organización juvenil de izquierda radical Arran ha acusado este martes al presidente catalán, Carles Puigdemont, de incurrir en una «traición inadmisible» por suspender los efectos de la declaración de independencia para buscar un diálogo.

«Estamos asistiendo a una traición inadmisible. Hoy @KRLS (Carles Puigdemont) frena el mandato popular claro y rotundo del referéndum», ha escrito Arran en su cuenta de Twitter tras la intervención de Puigdemont en el Parlament.

Poco antes, Arran había afirmado que «ha quedado demostrado que no hay espacio para el diálogo» y que «la declaración de independencia se ha de ejecutar ahora mismo»

Un retraso de una hora

Puigdemont, se reunió a las 17.15 de este martes en el Parlament con el grupo de JxSí y diputados de la CUP, para abordar el contenido de su comparecencia, que se retrasó una hora a petición propia, comenzando a las 19.00 horas.

El presidente de la Generalitat ha llegado al Parlament a las 17.04, una hora antes de comparecer en el pleno de la Cámara. Ha llegado desde el Palau de la Generalitat en coche oficial y acompañado de su seguridad personal, y el resto de miembros del Govern habían llegado antes. Durante todo el martes se ha cerrado por seguridad el Parc de la Ciutadella --donde está la cámara--, mientras afuera ya se concentran muchas personas.

La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, ya apeló este martes a la «conciencia» del presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, y de los miembros de su partido, el PDeCAT para no llevar a Cataluña a la «fractura» y la «ruina» con una declaración de independencia.

«Les pido una reflexión. Están a tiempo de reflexionar, de tomar una decisión justa y no hacer lo que ustedes quieren sino lo que necesita el pueblo de Cataluña, reflexión, tranquilidad y sosiego, y no la fractura y la ruina, que es lo que hoy pueden ofrecerle si no vuelven a la legalidad y la democracia. Apelo a su conciencia», ha dicho al senador del PDeCAT, Josep Lluis Cleríes, durante la sesión de control al Gobierno en el Pleno del Senado.

Las comunidades autónomas españolas avisaron al Gobierno catalán que «las soluciones políticas deben buscarse dentro de la ley», sin «atajos en la democracia» y han apelado al diálogo para resolver la crisis catalana. «Las soluciones políticas deben buscarse dentro de la ley. No hay atajos en la democracia», ha avisado el presidente de la Comunidad Valenciana y presidente de la Delegación española, Ximo Puig, durante un debate específico sobre la situación catalana en el Comité de Regiones de la UE, órgano consultivo de la UE sin capacidad de decisión que representa los intereses de las regiones. Puig ha defendido que «España es una democracia consolidada y homologable a cualquier democracia avanzada en Europa».


Consultorio financiero en El Correo de Andalucía Marcaje al Empresario en El Correo de Andalucía Edictos en El Correo de Andalucía
Todos los vídeos de Semana Santa 2016