Menú

Retos del verano (1): atender a los negritos y moritos

Una vez que la modernidad del siglo XX demostró sus barbaridades en nombre de ideologías, más vale que cada cual haga su buena obra y p’palante. El verano es oportunidad de practicar el neoprogresismo

17 jul 2022 / 04:00 h - Actualizado: 17 jul 2022 / 04:00 h.
"Crónicas dominicales"
  • Retos del verano (1): atender a los negritos y moritos

Cada verano han venido a España un grupo de niños saharauis a pasar las vacaciones con familias españolas. Normalmente se trataba de familias vinculadas al mundo del progresismo que de esta manera se solidarizaban con la causa de aquel pueblo que primero abandonamos en 1975 cuando Franco se estaba muriendo y Hasán II aprovechó para llevar a cabo la llamada Marcha Verde, metiendo a 350.000 personas en territorio saharaui español, y ahora en 2022 lo hemos vuelto a abandonar por deseo precisamente del presidente progresista y desenterrador de Franco, Pedro Sánchez.

El Frente Saharaui de Liberación Nacional ha roto las relaciones con España y Argelia, su aliado, tiene un cabreo de narices que lo están aprovechando otras naciones como Italia para comprarle gas. Sin embargo, por lo que he leído, esto no ha afectado del todo las excursiones a España de los niños saharauis, generalmente morenitos, negritos y educados en la fe islámica. En plena crisis entre España y el pueblo saharaui por el acercamiento de España a Marruecos hasta pactar que los magrebíes se pueden quedar con la antigua provincia española, leí en Abc: “Los niños saharauis volverán este verano a España, tras dos años de parón por el Covid” (titular). “El anuncio del regreso de estos menores llega en medio del giro del Gobierno” (subtítulo).

Se trataba del programa “Vacaciones en Paz” por el que niños y niñas saharauis son acogidos cada verano por familias españolas, que se retomaba en este verano tras dos años interrumpido por la pandemia de la Covid-19. Se esperaba que el giro del gobierno español con respecto al Sáhara no afecte a su funcionamiento. En principio, no se había recibido ninguna comunicación oficial en contra de la actividad, por lo que entendían sus organizadores que el cambio de postura del presidente del gobierno, Pedro Sánchez, -que apoya ahora el plan de Marruecos para el Sáhara Occidental- no afectará al programa. No obstante, los impulsores de la campaña son muy críticos con el gobierno de Sánchez. Informan de que las familias de acogida veraniega son también solidarias con el problema saharaui y consideran una traición la postura del gobierno de Sánchez o de casi todo el gobierno de Sánchez, ya se sabe que se ha desmarcado la parte más progresista de entre los progresistas aunque todos sus componentes prosigan sentados en sus ministerios.

No obstante, la cadena SER, más recientemente, el 12 de julio, daba cuenta de que “el programa “Vacaciones en Paz”, para niños saharauis, sigue paralizado. Todo está a la espera de que la burocracia en Argelia permita el viaje a España de los pequeños saharauis. Así lo cuentan desde la Asociación de Amigos del Sáhara Libre en Linares. Mientras, en tierras españolas, la Oficina de Extranjería de Jaén ha autorizado ya las residencias temporales para 81 niños que, en total, viajarán a la provincia”.

La misma fuente añadía:La subdelegada del Gobierno de España en Jaén, Catalina Madueño, ha destacado la celeridad en la tramitación ya que los funcionarios, en colaboración con las organizaciones no gubernamentales encargadas de impulsar este proyecto solidario, han completado toda la documentación “en menos de una semana desde que se presentaron las pertinentes solicitudes“, a pesar de que se trata de un proceso burocrático complejo, con plazos marcados y en el que se necesita de informes procedentes de otras administraciones. “El objetivo ha sido acelerar todo el procedimiento administrativo con el objetivo de que estos menores puedan viajar cuanto antes a España y, por lo tanto, alargar al máximo este periodo vacacional que tanto les beneficia”, ha señalado Madueño en un comunicado”.

Cuando el ser humano español trabaja es que trabaja de verdad, ya me gustaría que fueran igual de rápidos en todos los aspectos administrativos de la vida porque la caridad se dice que empieza por uno mismo, con la solidaridad debería suceder igual, seamos niños o no, que hay que ver la cantidad de tiempo que lleva cobrar algo de la Administración y las de variaciones sobre un mismo tema telemático-digital que aguantamos en la universidad profesores a los que se nos paga por investigar y dar clases y no por batallar con el ordenador y las pijadas nuevas que tenemos que afrontar cada curso por voluntad de unos señores que cobran para eso, para añadir variaciones a las variaciones de las variaciones.

En cualquier caso, me alegro por los niños, espero que cuando esto se publique hayan podido venir a España normalmente porque el 13 de julio el diario de extrema izquierda Kaos en la Red se preguntaba qué estaba impidiendo la llegada de los niños saharauis al estado español ya que “las familias españolas estaban esperando la visita vacacional de más de 2.200 niños procedentes de los campamentos de refugiados saharauis ubicados en Argelia. Las fechas en las que se tenía prevista su llegada era en el curso de las dos primeras semanas del presente mes de julio”.

Según la citada cabecera, la Delegación Saharaui en España se ha visto en la necesidad de emitir un comunicado destinado a las diferentes Asociaciones prosaharauis ubicadas en distintas Comunidades autónomas españolas, en el que se les informa sobre los siguientes extremos:

1. Aún no se dispone de todos los informes gubernativos relativos al visado de los menores saharauis por cuestiones meramente administrativas.

2. La programación de los vuelos chárter por parte de la compañía Air Algérie está supeditada a la obtención de los informes gubernativos, para evitar la programación y reprogramación de los vuelos en función de los retrasos de los informes gubernativos.

3. Al tratarse de vuelos compartidos por varias comunidades, el vuelo queda atado a la consecución de los informes de todas las comunidades que comparten un vuelo.

4. A medida que irán saliendo los informes de las comunidades que comparten vuelos, se autorizará la llegada del vuelo en cuestión.

‘Por todo ello, la Delegación Saharaui para España le gustaría recordar que lo más cómodo y fácil para evitar esta situación, era apostar por la No realización de esta edición, pero, conscientes de la importancia que supone vacaciones en paz como puente entre el pueblo saharaui y los pueblos de España, hemos decidido afrontar el reto y sus dificultades, contando para ello, con un movimiento curtido en afrontar las adversidades y, preparado para adaptarse a la nueva coyuntura postcovid que exige una nueva dinámica y un esfuerzo adicional.”

Ya de camino, Kaos en la Red nos explicaba la razón de este acto de caridad progresista. “A lo largo de décadas, muchísimas familias españolas han acogido desde todos los rincones del Estado español, a miles de niños procedentes del Sáhara para que puedan pasar las vacaciones de verano, en un entorno agradable y acogedor. De paso, se aprovechaba para que los niños pudieran ser atendidos médicamente de diversas afecciones que afectaban a su salud, ocasionadas muchas veces por las condiciones en las que se ven obligados a vivir. No pocas de estas las constituían frecuentemente las lesiones oculares. La dura hostilidad del viento del desierto, combinada con el desplazamiento de la arena en los campamentos en los que se encuentran desterrados, se ensañaban con los ojos de los pequeños refugiados, ocasionándoles infecciones y otras enfermedades”.

Conocí a uno de estos niños hace años. Su familia de acogida me explicaba el rostro inefable que el chico expresó cuando por primera vez vio el mar. Al margen de los posibles cuidados médicos, los visitantes gozaban de un trato en el que no estaban ausentes diversos cuidados, mimos y hasta Coca Colas. No sé qué pensar de estas cuestiones, pero no me convencen, debo ser un insensible sin vuelta atrás. Y eso que me hago viejo. Por dentro va la procesión, lo que dudo es que yo me traiga a un niño para regarlo de parabienes un mes como mucho y luego regresarlo al desierto.


Empleo en Sevilla Más seguros Edictos