UGT responde al artículo ‘No lean este libelo sobre UGT Andalucía’

Roberto Macías, condenado por el Juzgado de lo Penal de Sevilla, y por la Audiencia Provincial, no es ningún alertador, lo dicen dos sentencias

24 ene 2023 / 13:00 h - Actualizado: 24 ene 2023 / 13:05 h.
  • UGT responde al artículo ‘No lean este libelo sobre UGT Andalucía’

Desde UGT Andalucía, esperamos que sirva la presente nota informativa, para aclarar y corregir algunas cuestiones que no se ajustan a los hechos, en el artículo, de Juan Carlos Arias, “No lean este libelo sobre UGT Andalucía”, publicado en este medio el pasado sábado 21 de enero. Ni como periodista, ni como detective, es justificable que escriba un artículo sin consultar, al menos, a las dos partes afectadas. Escribe sólo, desde un punto de vista.

Si el señor Arias hubiera llamado a UGT, le hubiéramos confirmado que Carmen Castilla sigue siendo enfermera, y seguirá siéndolo, al igual que licenciada en Psicología, y en Derecho; y que fue elegida en un Comité en enero de 2014 por un 83% de votos, ratificada en un Congreso en 2016 por un 71%, y reelegida en mayo de 2021 con un 87% de apoyos. Y le hubiéramos enviado las dos sentencias que condenan a Roberto Macías, la primera del Juzgado de lo Penal número 15, de Sevilla, y la segunda de la Audiencia Provincial, dictada por un tribunal de tres jueces. Con fecha de 24 de noviembre de 2022, esta sentencia ratifica todos los argumentos de la primera, aunque reduce la pena de cárcel de dos a un año por: “...apreciar la atenuante de dilaciones indebidas en esta alzada”; es decir, por los perjuicios que le haya podido causar la tardanza en dictar sentencia sobre su recurso.

También le hubiéramos enviado las declaraciones del Sr. Macías en el juzgado, en las que manifestó que no era cierto que hubiera realizado una copia de 22.500 archivos, versión que cambia en el juicio.

El despido objetivo de Macías, el 30 de noviembre de 2012, fue causado porque la Junta de Andalucía dejó de financiar el Programa de Fomento de Empleo, y salió junto a otros 30 trabajadores. Y fue muy anterior a cualquier conocimiento que hubiera tenido UGT-A sobre su actuación. No hay más que comprobar las fechas que constan en los procedimientos judiciales, para entender que no existe ninguna relación entre un hecho y otro.

Según consta en los hechos probados de las sentencias dictadas y las propias declaraciones del Sr. Macías, mientras estuvo trabajando no hubo ninguna denuncia suya, ni interna, ni a las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado, ni a la fiscalía, ni al juzgado. Las propias sentencias dictadas cuestionan si las intenciones del condenado eran realmente las de alertar de un supuesto caso de corrupción, en cuanto queda demostrado que no utilizó en ningún momento los canales de denuncia previstos en el ordenamiento jurídico. Es por ello que Roberto Macías no puede ser considerado un alertador, ni es susceptible de que se le aplique la Directiva Europea 2019/1937 de 23 de octubre de 2019.

La sentencia de la Audiencia Provincial de Sevilla, emitida ante el recurso de la defensa, ratifica los hechos y los argumentos de la primera, y sólo reconoce “dilaciones indebidas”, por lo que reduce un año la pena impuesta inicialmente, por el retraso en dictar sentencia.

UGT-A siempre es respetuosa en sus manifestaciones sobre procedimientos judiciales, y esperamos que cualquier medio serio, también lo sea y se ajuste a los principios deontológicos que buscan la verdad, desde la imparcialidad y la presunción de inocencia, contrastando las informaciones que publica.


Revista Escaparate Empleo en Sevilla Más seguros Edictos