Menú
Tribunales

Una picadura de avispa obliga a suspender el juicio de Rubén Castro

Tras consultar a las partes, el titular del Juzgado de lo Penal número 11 de Sevilla ha aplazado hasta el próximo viernes

05 jul 2021 / 14:09 h - Actualizado: 05 jul 2021 / 14:22 h.
"Tribunales","Rubén Castro"
  • Rubén Castro. / EFE
    Rubén Castro. / EFE

El segundo juicio por la relación entre el futbolista Rubén Castro y la exnovia que lo denunció por un presunto maltrato, previsto para este lunes en Sevilla, se ha suspendido porque un testigo ha sufrido una reacción alérgica tras la picadura de una avispa y no ha podido comparecer en el juzgado.

Tras consultar a las partes, el titular del Juzgado de lo Penal número 11 de Sevilla ha aplazado hasta el próximo viernes la vista oral contra el exjugador del Betis, para quien la Fiscalía pide nueve meses de cárcel por un delito de quebrantamiento de medida cautelar, mientras que la expareja solicita dos años y tres meses.

Ambas partes acusan al delantero de hablar con su exnovia durante un cuarto de hora en un chiringuito en el verano de 2014, cuando sobre él aún pesaba una orden de alejamiento dictada en el marco de la causa por maltrato y amenazas, de la que salió absuelto por el Juzgado de lo Penal número 14 en junio de 2017.

Según han informado fuentes judiciales a Efe, la suspensión se ha producido a petición de la abogada de la exnovia de Rubén Castro, quien ha alegado que su testigo de cargo sufrió la picadura ayer domingo.

Tras consultar a la fiscal y al abogado del procesado, el magistrado Joaquín Yust ha atendido su solicitud al considerar que la ausencia del testigo estaba "justificada".

"Parece que estas cosas no ocurrían y que la gente no venía sólo por el coronavirus", ha lamentado el juez, quien no ha podido confirmar la fecha definitiva de la vista hasta que otro testigo, este de la defensa, ha ratificado que aplazará su viaje de novios.

Es la segunda vez que se suspende este juicio después de que a finales del pasado febrero no pudiese celebrarse porque un contacto del entorno de Rubén Castro tuvo coronavirus.

La causa tiene su origen en la declaración de un testigo que, durante el juicio por el presunto maltrato, refirió lo ocurrido en el chiringuito, lo que hizo que el juez, a instancias de la fiscal, ordenase investigar ese hecho.

Según explica el Ministerio Público en su escrito relativo al supuesto quebrantamiento, en el verano de 2014 aún estaba en vigor la orden de alejamiento dictada el 28 de mayo de 2013 por el Juzgado de Violencia sobre la Mujer número 3 de la capital andaluza, que impuso a Rubén Castro como medida cautelar la prohibición de acercarse a menos de 300 metros o comunicarse con la exnovia.

Esa orden cesó cuando hubo sentencia, cuatro años más tarde.

Sin embargo, relata la fiscal, Rubén Castro "se encontró" con su exnovia "en un local de ocio en la playa de Conil (Cádiz)" en una "fecha no determinada" en el verano de 2014 y "se acercó a ella (...) pese a tener conocimiento de la anterior prohibición que se hallaba vigente y con total desprecio" por la resolución judicial.

El futbolista le pidió que hablaran y ella se negó "en varias ocasiones", pero "al final" accedió y ambos "se sentaron a hablar durante aproximadamente quince minutos".

En la causa por el presunto maltrato, el magistrado absolvió a Rubén al considerar que no había quedado probado ninguno de los episodios denunciados por la joven, con quien el futbolista mantuvo una relación sentimental "presidida por el conflicto", según consta en la sentencia.


Revista Escaparate Empleo en Sevilla Más seguros Edictos