lunes, 20 septiembre 2021
12:03
, última actualización

5 beneficios para beber horchata este verano

La horchata es rica en minerales, fibra, proteínas y grasas insaturadas, poseyendo, además, propiedades cardiovasculares similares al aceite de oliva.

27 jul 2021 / 08:21 h - Actualizado: 27 jul 2021 / 08:23 h.
"Consumo","Justicia","Valencia","Aceite de oliva","Verano","Infecciones"
  • 5 beneficios para beber horchata este verano

El principal ingrediente, y el que le aporta todos los nutrientes y vitaminas, a la horchata es la chufa, un tubérculo procedente de la planta Cyperus esculentus, más conocida como Juncia avellanada. La chufa es de sabor dulce, parecido al de las avellanas o almendras y con una consistencia similar a la leche vegetal.

Tal y como confirma la web del Consejo Regulador Denominación de Origen Chufa de Valencia, numerosos estudios demuestran las propiedades de la chufa y, en consecuencia, de la horchata. Es rica en minerales, entre los que se encuentran el fósforo, el magnesio, cinc, calcio y el hierro, además de grasas insaturadas y proteínas. Además, su origen es completamente vegetal y tiene propiedades cardiovasculares similares al aceite de oliva.

Sin embargo, esto no es todo. Analicemos algunos de los beneficios que señala el Consejo Regulador Denominación de Origen Chufa de Valencia:

MEJOR DIGESTIÓN

La horchata actúa como eupéptica y facilitadora de la digestión por su contenido enzimático. Evita asimismo el meteorismo (distensión por gas) y la flatulencia (exceso de ventosidades).

Por su contenido en almidón posee propiedades antidiarreicas, obviamente en las debidas a infecciones virales y en las estivales, en las que no se requiere tratamiento farmacológico.

ENERGÍA

En conjunto la horchata de chufa es una bebida energética, pero cuyo contenido en hidratos de carbono es a base no de glucosa, sino de azúcares más complejos (sacarosa y almidón). Es ideal para niños y deportistas porque proporciona energía fácilmente asimilable (sus hidratos de carbono derivan sobre todo del almidón y la sacarosa). Su poder energético es, así mismo, de utilidad en ancianos y sujetos con estados de malnutrición.

ANTIOXIDANTE

No conviene olvidar su capacidad antioxidante por su contenido en vitaminas E y C, lo cual unido a su composición en grasas, fundamentalmente monoinsaturadas, la hace útil en el consejo alimentario de los pacientes con riesgo de padecer cualquier tipo de enfermedad cardiovascular

PREVENCIÓN DE LA HIPERCOLESTEROLEMIA, HIPERTRIGLICERIDEMIA Y ARTERIOSCLEROSIS

Su composición porcentual en ácidos grasos, muy similar al de aceite de oliva, y bastante parecido al de frutos secos como la avellana, le proporciona un valor añadido indudable: es útil en la prevención de la hipercolesterolemia, hipertrigliceridemia y arteriosclerosis.

FUENTE DE ARGININA

Por su contenido en arginina (aminoácido semiesencial, dador de óxido nítrico) exhibe un efecto específico sobre la inmunocompetencia. La suplementación de arginina incrementa la celularidad linfocitaria, lo que tiene importancia en los insuficientes renales, que tienen alterada la liberación endógena de este aminoácido. Además, facilita la cicatrización de las heridas y reduce el gasto energético en los estados hipercatabólicos.

También se aconseja en casos de celiaquía porque la chufa está exenta de gluten y al ser un alimento bajo en potasio, estaría indicada para personas con hipertensión. Además, “si no hay adición de sacarosa extra la horchata de chufa tiene menor contenido calórico y de azúcares simples que muchos zumos de fruta comerciales, por lo que si no hay un consumo abusivo no habría necesidad de precauciones especiales en diabéticos compensados, ni en pacientes con sobrepeso”, recalcan desde la Denominación de Origen.

“Por todo esto, la horchata de chufa debe ser considerada con toda justicia como uno de los componentes tradicionales de la «dieta mediterránea», ya que junto con las verduras en ensalada, las legumbres variadas en los distintos arroces, el pescado, las carnes blancas, el uso del aceite de oliva y los cereales, es la bebida refrescante por excelencia, y por sus propiedades nutricionales cumple con creces con las características que como grupo tienen el resto de los alimentos considerados como constitutivos de la dieta mediterránea, y tiene las condiciones antiarterioscleróticas que todos ellos tienen, y reductoras del riesgo de ciertos cánceres. Además, es natural y sus propiedades organolépticas, textura, color, sabor, etc... le proporcionan una aceptabilidad máxima. Su uso debería aconsejarse y fomentarse mucho más de lo que habitualmente se hace y adicionalmente recuperaríamos un aspecto nutricional tradicional beneficioso, mucho más que las bebidas artificiales carbonatadas y edulcoradas o con añadido de xantinas estimulantes”, afirman desde el Consejo.


Edictos en El Correo de Andalucía Empleo en Sevilla