miércoles, 26 enero 2022
10:27
, última actualización

Alertan sobre los riesgos de la publicidad de alimentos ultraprocesados en Youtube

Dos investigadoras de la Universidad de Alicante advierten de los peligros que conlleva la publicidad de alimentos ultraprocesados que hay detrás de los retos, sorteos y unboxing que realizan algunos jóvenes youtubers.

05 oct 2021 / 07:48 h - Actualizado: 05 oct 2021 / 07:49 h.
"Física","Investigación","Espacio","Alimentación","Consumo","Comunicación","Universidad","Publicidad","Moda","Youtube","Youtubers","Psicología","Menores","Obesidad"
  • Alertan sobre los riesgos de la publicidad de alimentos ultraprocesados en Youtube

Dos investigadoras del Departamento de Comunicación y Psicología Social de la Universidad de Alicante (UA), Araceli Castelló-Martínez y Victoria Tur-Viñes, han publicado un estudio titulado “Una combinación de alto riesgo: obesidad, marcas de alimentación, menores y retos en Youtube” que tiene como objetivo identificar contenidos de alto riesgo en la comunicación de alimentos que combinen rasgos obesogénicos con un formato de alta activación emocional.

En otras palabras, las investigadoras han querido alertar sobre la publicidad de alimentos ultrapocesados para menores que algunos youtubers realizan en sus canales a través de retos, sorteos, unboxing o pasatiempos. “La presencia del/de la YouTuber menor en compañía de un grupo de referencia puede influir en la capacidad persuasiva del mensaje, teniendo en cuenta la constante inclusión de mensajes con interés comercial en los contenidos, característica de los vídeos de estos canales al contar con una amplia comunidad de seguidores/as. Esta realidad afecta, por tanto, al fomento de la obesidad al promover el consumo de productos ultraprocesados o comunicar rasgos obesogénicos, como el fomento de la ingesta calórica o la promoción del sedentarismo”, afirman en el estudio.

Para esta investigación se ha realizado un estudio cualitativo-cuantitativo de carácter exploratorio basado en el análisis de contenido de los vídeos difundidos en España durante 2019 en los canales de YouTube españoles de marcas de alimentación y de YouTuber menores con más seguidores/as, de acuerdo con SocialBlade. El universo inicial estaba conformado por 1396 vídeos: 238 de 13 marcas de alimentación y 1158 de 15 canales de YouTubermenores. La muestra final está formada por los 304 vídeos (47 h 41 min) que combinan la presencia de menores con la aparición de alimentos o marcas de alimentación: 82 vídeos de marcas de alimentación y 222 vídeos de YouTuber menores. Las variables descriptivas monitorizadas fueron el tipo de contenido, el tipo de alimento, el tipo de presencia de marcas de alimentación (visual, verbal y en el título), la presencia de grupos de referencia, el consumo del producto, el espacio de grabación, la inclusión de un aviso sobre contenido comercial y el tipo de argumentación. En este texto se relacionan los resultados referidos al formato «retos».

Los resultados muestran que los retos son el tipo de contenido más frecuente (53,3%; n = 162) en la muestra total, con mayor prevalencia en los canales de YouTuber menores (59%; n = 131) que en los canales de marcas de alimentación (37,8%; n = 31). Los retos de los vídeos de los YouTuber menores en los que suelen aparecer alimentos, con o sin marca, son variados, tratando temas como “otros YouTuber deciden mi comida”, “24 horas comiendo todo de un solo color”, “real versus mentira con comida” (se compara comida real con comida de mentira, en muchas ocasiones golosinas), “si lo deletreas, te lo compro, o si adivinas el precio, te lo compro” (es habitual en estos vídeos que el YouTuber acuda a establecimientos de comida poco saludable), “lanzo un dardo y me compran todo lo que toca” (en un mapa aparecen marcas, la mayoría de moda o de comida, y el/la YouTuber lanza un dardo), “rutina de mañana o de tarde” (los/las YouTuber aparecen tomando el desayuno o la merienda, predominantemente de comida procesada y calórica) y “pidiendo lo mismo que la anterior persona” (El/la YouTuber acude a un establecimiento de comida rápida y debe repetir el pedido del último cliente).

“En el 85,2% de los vídeos de retos aparecen productos ultraprocesados (n = 138), con marcas visibles en 117 vídeos. En ellos se contabilizan 377 apariciones de marcas de alimentación: 230 visuales, 12 inclusiones en el título de los vídeos y 135 menciones verbales. Los grupos de referencia tienen una presencia destacada en los vídeos de retos de menores YouTuber (n = 108 vídeos; 82,4%): los padres aparecen consumiendo, participando en los retos o conversando con ellos. En los vídeos de retos de marcas con presencia de grupos de referencia (n = 8; 25,8%) son frecuentes escenas en la cocina o de diversión con amigos”, explican en el estudio las investigadoras.

Pese a la numerosa presencia de marcas, solo en 68 de los 162 vídeos de retos (41,9%) se introduce el aviso sobre contenido comercial. “Al hablar de marcas de alimentación, si bien los vídeos de retos de marcas de alimentación combinan la argumentación racional con la emocional, en los vídeos de retos de YouTuber menores predomina la argumentación emocional”, añaden.

Las conclusiones a las que llega el equipo de investigadoras es que los contenidos creados por los consumidores no se rigen por la actual Ley de Comunicación Audiovisual. “Resulta inaplazable incrementar el control de estas prácticas en el ámbito legal, autorregulatorio y deontológico. La creatividad, la diversión o el mero entretenimiento no son argumentos suficientes para promover de forma persuasiva comportamientos que ponen en riesgo la salud física de la infancia” admiten.


Edictos en El Correo de Andalucía Empleo en Sevilla