La aventura del misterio

Caso paranormal: el garaje del miedo de Alcosa / Sevilla Este

En muchas ocasiones el investigador de lo paranormal se encuentra con situaciones que le dejan sin habla cuando él mismo es el testigo de «algo» extraño en un entorno conocido

31 may 2022 / 04:00 h - Actualizado: 31 may 2022 / 04:00 h.
"La aventura del misterio"
  • Caso paranormal: el garaje del miedo de Alcosa / Sevilla Este

Les quiero llevar hoy a un caso personal y muy definido, sin margen de dudas o error y con más testigos. Se trata de una serie de fenómenos extraños que viví en mi anterior domicilio en Sevilla Este y que, durante día, me tuvieron en jaque pensando que lo que había visto no podía ser real...

Les pongo en situación: cuando salgo de trabajar de Canal Sur, por la noche, tras hacer el programa de radio, me suelen dar las tres y media de la mañana.

Una noche bajé a aparcar la moto y cuando aún circulaba con ella buscando mi plaza de garaje observe una silueta negra que avanzaba hacia la escalera del mismo. Pensé que era un vecino pero me extraño que viera su sombra pero no al mismo, no a la persona que la originaba.

No le concedí más importancia y seguí a lo mío que, en ese momento, era amarrar la moto y subir a descansar.

Pero días más tarde volvió a ocurrir, en este caso ya había apartado mi motocicleta y fue cuando vi esa sombra que se perdía por el ala opuesta del garaje en busca de la salida, de las escaleras, se abrió la puerta y se cerró pero en ningún momento vi a la persona que la abría, que accionaba aquella barra de apertura...

Me dejó intrigado pero no quise pensar en nada extraño, sólo que mi cansancio me habría jugado una mala pasada.

Pero al día siguiente la cosa cambió, llegué nuevamente al garaje y me encontré con la misma silueta, en este caso la seguí rápidamente y tras ella entré yo en la zona de escaleras, es curioso porque apenas pasando 10 segundos y la puerta externa no se sintió abrir luego no había salido, pegué una voz: «¡Eh! ¡Espera!» pero nadie contestó, al llegar arriba la puerta estaba cerrada, la temperatura bajó ostensiblemente y, de alguna forma no me sentía solos allí, sino vigilado, acompañado por un algo que no podía ver.

Realicé una investigación en el que mi compañero Javi Nemo, de SFC Radio, junto con todos los oyentes, fueron testigos de psicofonías que se metían en el directo y que decían: «Familia» o «busco», como si estuviera buscando a alguien y se hubiera quedado preso en este mundo.

Luego, con posterioridad, pude comprobar que otros vecinos habían podido ver a la misma presencia en el sitio y que se desconoce las causas por las que habita en él.

Hace tiempo que esa sombra no se aparece en el lugar, tampoco se sabe a qué obedece esa presencia allí pero, desde luego, la realidad de la vivencia, de la sombra de nadie en el garaje es indiscutible allá donde lo imposible se manifiesta.


Edictos en El Correo de Andalucía Empleo en Sevilla