El rincón de nuestras mascotas

Como cortar las uñas a un gato

Si tienes un felino en casa, si es tu acompañante en tu hogar -y en la vida- seguramente habrás sufrido, en alguna ocasión, de sus garritas, arañazos. Te enseñamos como cortar sus uñitas.

05 ene 2022 / 04:00 h - Actualizado: 05 ene 2022 / 04:00 h.
"El rincón de nuestras mascotas"
  • Como cortar las uñas a un gato

Habrás notado como se clavan cuando lo tienes encima y se siente nervioso o inquieto, por ello es importante que sepamos como cortar las garritas al felino sin hacerle daño.

Piensa que para ellos es muy importante pues sirven a coger cosas, agarrase y, también -muy importante- para liberar sus estrés, comunicarse con otros felinos o estirar su musculatura agarrándose a algún sitio.

Las uñas de los gatos son singulares, tienen varias capas, así cuando trepa a un árbol suele hacerlo con la capa afilada de las mismas -también cuando utiliza el arañador o rascador-, lo que normalmente encuentras por casa es la capa externa, así las uñas deben ser cuidadas y observadas para saber que el peludito está feliz y no hace daño con ellas, pero hay que saber cortarlas.

Lo primero es que uses una cortador -tijeras- especiales para felinos, ten en cuenta que son animales que no les gusta que les recorten las garras y por eso debes procurar acostumbrarlo desde que es un cachorrito, así se acostumbrará a ello, por experiencia propia sé que si relacionan el cortar las uñas a conseguir una sabrosa recompensa pues ponen menos problemas y lo asimila mejor.

Así debes procurar observar las uñas cada semana a fin que no estén demasiado largas. Si las observas estando el animal tranquilo y en reposo, sin necesidad de tomarle la pata o las manos y presionar para sacar, es que están largas, el estado de reposo muestra al gato relajado y si estas sobresalen es que ha llegado la hora de recortarlas. Sus uñas cuando están relajados están retraídas y que sobresalgan es indicio de su longitud.

Se debe tener cuidado y paciencia, se debe coger uno de sus dedos, y presiona la almohadilla para que la uña salga y puedas cortarla. El cortaúñas no debe tocar nunca la vena interior que recorre cada una de las uñas. SI no sabes y crees que es necesario llévalo a tu veterinario, es bueno para él.

Si el animal se pone nervioso en ese proceso es bueno que lo calmes o lo dejes para otro momento.

Mientras que recortas las uñas observa el estado de patas o manos, en general, por si notas alguna otra complicación.

La uña siempre debe cortarse un par de milímetros antes de la raíz (que se nota por su color encarnado), y siempre hacia fuera, nunca hacia dentro de la uña. Jamás debe tocar la parte encarnada pues le harás daño y sangrará.

Con todo esto recuerda que tu mejor aliado es tu veterinario o clínica veterinaria y recuerda siempre dar a tu amigo peludito lo más importante: tu AMOR.


Qué hacer en verano en Sevilla y provincia Empleo en Sevilla Más seguros Edictos