Menú

¿Cómo grabar psicofonías con un sistema analógico?

Dicen que regresa todo lo “viejo”, que ahora se llama “vintage”, y que se vuelve a mirar, dentro del terreno de la investigación paranormal, a las viejas grabadoras de “casetes”, de aquellas que se les llamaba “magnetofón” y que, seguro, todos recuerdan.

16 ago 2022 / 04:00 h - Actualizado: 16 ago 2022 / 04:00 h.
$hmKeywords_Schema
  • ¿Cómo grabar psicofonías con un sistema analógico?

Hoy les propongo una “master class” sobre psicofonías bajo este sistema y, para ello recurro a uno de los mejores especialistas de España en el terreno de la transcomunicación instrumental es el investigador José Luis Tajada Hérraiz, a la sazón asesor de esta obra, él mejor que nadie no desvela como iniciarnos en el “complicado” terreno de la grabación de las voces del misterio:

Para poder adentrarnos en el mundo de a transcomunicación, nada mejor que aportar nuestras propias experiencias a la hora de analizarlo. Como hemos mencionado en reiteradas ocasiones en este libro, dado el origen desconocido de estas inclusiones parafónicas, a día de hoy nadie ha podido demostrar que exista un único medio o procedimiento para poder obtenerlas. Lejos del empleo de las misteriosas máquinas que algunos autores de la década de los 80 y 90 inventaron, y de las cuales poca o ninguna información verídica ha transcendido de su composición y resultados, de una cosa podemos estar absolutamente seguros, al final, el elemento en común de todos estos aparatos, es una grabadora.

Es por ello, que para poder iniciarnos en la captura de mensajes parafónicos es imprescindible este elemento. Existen recomendaciones de varios autores en el sentido de no utilizar grabadoras digitales, recomendando únicamente el empleo de equipos analógicos de cinta. Por mi parte, puedo asegurar que el empleo de ambos métodos, analógico y/o digital, puede reportar idénticos resultados, eso sí, en el segundo caso, los equipos empleados deben poseer unas prestaciones de configuración que las pequeñas grabadoras digitales no poseen, tal como el empleo de algoritmos lineales de codificación, el no procesado ni filtrado de la señal, la no compresión de esta, o el control de ganancia manual. Si la decisión va a ser el empleo de equipos digitales, mi consejo es emplear dispositivos profesionales tales como la Olympus LS10, Tascam Dr-1, o Micro Track 24-96 o Nagra V. En el caso de selección de dispositivos de grabación analógica, se recomienda el empleo de cualquier tipo de grabadora de mano, preferiblemente modelos sencillos, carentes de procesado de la señal, tales como Aiwa TP-VS500, Sony TCM150, Sanyo MGR95R o similares. Las opciones de grabadores de cinta en bobina abierta tales como Revox, Tascam, Phillips o Nagra, a parte de su elevadísimo coste, no presentarán unas prestaciones que puedan justificar el desembolso económico que suponen para iniciarse en la investigación, aunque podría reconocer las excelentes resultados obtenidos con una mini grabadora Nagra SNST-R.

Una vez seleccionado el dispositivo sobre el cual vamos a efectuar los intentos de captura de parafonías, y dependiendo de si las efectuamos con un micrófono de exterior o si el dispositivo nos permite emplear el que lleva incorporado, deberemos tener en cuenta las siguientes consideraciones.

- Emplearemos únicamente en el grabador la alimentación por baterías, desechando la alimentación a la red eléctrica, evitando así la inclusión de ruidos de red, interferencias o acoples.

- Emplearemos baterías nuevas y comprobadas. Dicha comprobación se efectuará antes y después de la experiencia. El empleo de baterías recargables abaratará los costes de nuestros experimentos, pero deberemos ser cautos a la hora de poder determinar la carga a la cual se encuentran dichos elementos antes de la experiencia. La comprobación posterior nos permitirá conocer el consumo existente y si este ha sido proporcional o no. Para ello basta el empleo de un simple polímetro o de un comprobador de carga de baterías (de los del tipo aguja).

- La grabadora se pondrá siempre en la misma posición, sobre una superficie blanda, tipo almohadilla de ratón de ordenador o similar. El empleo de una brújula para poder determinar una orientación del equipo es una buena idea y deberemos anotarla.

- Aunque varios autores han invitado al empleo de sofisticadas jaulas de faraday y otros elementos capaces de absorber la energía del exterior, sus resultados si no se emplean instalaciones especialmente diseñadas para ello y de costes que se escapan de nuestro propósito no son especialmente relevantes. Personalmente un elemento barato, fácil de conseguir y con el que he mejorado mucho los resultados, ha sido el empleo de las denominadas por los servicios de urgencias médicas “Mantas Térmicas”. Estos elementos, que podremos adquirir en farmacias, distribuidoras de productos médicos, o vía Internet son baratos y fáciles de usar. Se trata de una delgada sábana de plástico que ha sido recubierto por ambas caras por una delgadísima capa de material reflectante, por una de ellas plateado y por el otro dorado. El empleo de este elemento como “funda” dentro de la cual colocamos los elementos de grabación, como anunciaba anteriormente, me ha permitido obtener resultados muy interesantes.

- La elección de un micrófono exterior si la grabadora lo permite es un extra que personalmente no me ha aportado especiales ventajas a la hora de obtener parafonías. Recordemos que no se trata de ondas mecánicas que puedan ser captadas con mayor o menor amplitud gracias a un micrófono mejor de unas características determinadas. No obstante, el ruido de fondo captado por él, si podría grandemente mejorar los resultados a la hora de encontrar dentro de este la modulación de sus componentes para poder originar las comunicaciones.

- Debemos ser especialmente cuidadosos a la hora de seleccionar el tipo de micrófono exterior que vamos a conectar a nuestra grabadora si esta lo permite. Existen diferentes tipos de micrófonos, por sus características eléctricas, de sensibilidad, de alimentación, y de captura de sonidos. Es muy aconsejable que consultes con un técnico en electrónica o el proveedor sobre cuál es la mejor opción para tu grabadora.

- El micrófono siempre debe estar ubicado en una buena base. Un pié de micrófono con una sólida base permitirá evitar que movimientos indeseados o capturar vibraciones del suelo o del propio elemento que puedan ser interpretadas a posteriori como inclusiones parafónicas.

- El empleo de sistemas de mezcla y/o amplificación entre el micrófono y la grabadora queda desaconsejado. Estos dispositivos sueles poseer en sus esquemas electrónicos redes de filtrado/ecualización que pueden alterar los resultados que buscamos, una fuente de ruido aleatorio y sin un patrón fijo. Además, dichos elementos al amplificar la señal por diferentes medios, podría funcionar como un sistema receptor de ondas de radio.

Una vez echas esta serie de consideraciones a tener en cuenta con nuestro sencillo equipo de experimentación, deberemos buscar una buena ubicación donde poder efectuar la captura. En contra de la creencia popular (comúnmente divulgada por algunos experimentadores de fama y prestigio) de que los mejores sitios son los que se encuentran en los aledaños de ubicaciones donde han sucedido hechos traumáticos, morbosos o de una gran carga emocional, mi experiencia personal me habla de que los mejores lugares para obtener registros, son los más silenciosos.

Debemos tener en cuenta que lo que tratamos de obtener es un registro apenas audible de algo que no sabemos lo que es, no sabemos cómo nos llega, ni de dónde. La lógica se impone. Nadie sale de pesca dando patadas al agua del estanque ni dando palmas. El sitio preferiblemente debe ser a cubierto, ya que las grabaciones en el exterior, al aire libre, son terriblemente complejas. La propagación de los sonidos en campo abierto, hace que sea posible registrar en nuestros equipos voces o conversaciones presentes a kilómetros de distancia. Factores como la presión, la humedad relativa del aire o la presencia de viento o brisa, convierten las posibilidades en un factor impredecible que podría invalidar los resultados. Es por ello aconsejable, para la iniciación, el buscar un lugar apartado de ruidos, a cubierto, y a ser posible sin presencia humana más allá de la del investigador. (Tal vez por ello, la casuística nos hable de un mayor número de resultados positivos en edificios abandonados, no por las connotaciones morbosas o históricas de estos, si no por sus características físicas y de ubicación).

Una vez localizado el enclave idóneo para la grabación, deberemos instalar el equipo y revisar constantemente que no existan fuentes de ruido que pudieran ser interpretadas a posteriori como posibles inclusiones. Corrientes de agua, tuberías, sonidos provocados por la dilatación o contracción de los elementos de construcción, etc. podrían ser auténticos enemigos a la hora de analizar los resultados obtenidos.

Comenzamos la grabación

Una vez determinado el emplazamiento, montado el equipo y verificado el entorno, podremos proceder a las grabaciones que más tarde y en nuestro laboratorio iremos analizando meticulosamente.

Deberemos tener siempre presente, que el peor enemigo del investigador, es en este caso, el propio investigador. Las prisas, el nerviosismo, la falta de experiencia, de seriedad, de asepsia a la hora de efectuar la investigación son factores que pueden invalidar cualquier resultado. Deberemos ser absolutamente precisos y profesionales a la hora de ejecutar estas experiencias si realmente queremos poder obtener resultados positivos y concluyentes.

Uno de los principales problemas con los que me he encontrado analizando las múltiples grabaciones que diferentes investigadores me han hecho llegar de buena fe, ha sido el poder discriminar qué realmente eran parafonías y qué las voces de los experimentadores. Aunque nos parezca extraño, el ser humano tiene una capacidad poco conocida de no poder estar callado durante mucho tiempo.

Experimentos realizados por mi persona en laboratorio con varios conjuntos de sujetos a los cuales se les pedía que estuvieran en absoluto silencio, aportaron unos resultados cuanto menos poco predecibles Y es que, en la serie de 36 muestras realizadas, cada una de ellas con 12 personas simultáneamente durante 6 minutos, en una sala en cual no había ningún elemento de distracción, aportaron el resultado de que en el 86% de los casos, las personas que se encontraban bajo el experimento, en algún momento de este, hacían comentarios o lanzaban palabras, lamentos o gemidos de manera involuntaria y de muy corta duración. Como dato curioso, las mujeres son más proclives en un 67% que los hombres a estos gestos sonoros involuntarios.

Dicho esto, habremos comprendido la necesidad de guardar absoluto silencio, y en la medida de lo posible, no haber más de una o dos personas a lo sumo en las inmediaciones de la experiencia. Ahora, podemos empezar.

Lo primero será anotar todo lo referente al lugar donde se va a desarrollar la experiencia. Temperaturas, posibles fuentes de sonidos, orientación, etc. Cualquier dato, por irrelevante que nos parezca será bien recibido a la hora de efectuar un análisis serio y riguroso en el laboratorio.

La primera grabación que efectuaremos, siempre sobre una cinta virgen, será una grabación en blanco, es decir, a ser posible con el micrófono desconectado, o en caso contrario con el micrófono tapado.

Esta grabación de unos 10 minutos de duración, nos servirá para poder determinar los ruidos eléctricos presentes en el entorno así como los generados por la propia grabadora, posteriormente en el laboratorio nos serán de gran ayuda. Tras esto efectuaremos una grabación de otros diez minutos con el micrófono conectado sin efectuar ninguna pregunta o ruido.

Ahora podremos comenzar la experiencia de transcomunicación parafónica. Deberemos efectuar varias grabaciones en las cuales propongo los siguientes requisitos:

- Deberán ser grabaciones de poca duración, entre 2 y 5 minutos. Su análisis posterior será más rápido y su clasificación más fácil.

- Al inicio de la grabación de propia voz, diremos la fecha, hora, lugar de la grabación, número de esta y nombre del experimentador.

- Tras esto, podremos efectuar una serie de preguntas, tales como ¿Hay Alguien aquí? ¿Quieres decirnos algo?, etc. Aunque mi tendencia no es avalar la hipótesis espírita, he de reconocer que estas aportaciones de nuestra voz mejoran los resultados. Deberemos tener la precaución de dejar tiempos de separación entre una pregunta y otra, ya que las respuestas pueden tardar varios segundos en llegar.

- Siempre, anotaremos cuidadosamente en nuestro cuaderno de investigación los sonidos y su posible origen que escuchemos durante la investigación, de manera que cuando estemos en el laboratorio podamos distinguir los sonidos ambientes de las parafonías capturadas.

- Una vez concluida la grabación detendremos esta mediante el botón de STOP de la grabadora, nunca con el PAUSE. La pausa en los dispositivos analógicos detiene el motor de arrastre, la mayoría de las veces sin detener el circuito electrónico de grabación, lo que podría generar sonidos extraños y raros que podrían ser interpretados como parafonías.

- Personalmente desaconsejo la audición de las grabaciones efectuadas in situ. El factor psicológico así como la manipulación de la grabadora puede dar orígenes a desastrosos resultados. Lo ideal es catalogar cada una de las cintas y custodiarlas hasta su análisis en el laboratorio.

Este procedimiento se repetirá cuantas veces crea el investigador necesario, en diferentes lugares y siempre aplicando una misma metodología, hasta dar por concluida la experiencia.

Una labor metódica y rutinaria, el análisis en el laboratorio.

Una vez obtenidas las grabaciones por el método anteriormente propuesto o por otro cualquiera, habrá llegado la tarea donde realmente las dotes del investigador serán puestas a prueba, el análisis de lo obtenido.

Para ello no es necesario un gran equipamiento, pero si hay que reconocer que determinados elementos facilitan mucho la labor de investigar. Aunque básicamente solo necesitaremos unos buenos auriculares, una libreta, y mucha paciencia es aconsejable contar con la ayuda de uno o más investigadores para poder cotejar los resultados. El procedimiento es simple. Siempre en la misma grabadora en la cual se han efectuado los registros, y con la ayuda de los auriculares, escucharemos con la máxima atención las grabaciones aguzando el oído. En caso de encontrar algún indicio de inclusión parafónica anotaremos la cifra del cuentavueltas si lo tuviere la grabadora, en caso contrario anotaremos el número de la grabación.

Tras haber revisado una cinta será el siguiente investigador el que proceda a revisar el contenido de la cinta.

Si nuestros medios lo permiten, el empleo de ordenadores y el software adecuado puede facilitarnos las tareas de análisis. Tendremos en cuenta que en el proceso de conversión de analógico a digital deberemos emplear la misma grabadora en la que se obtuvieron las Psicofonías conectada su salida de señal a la entrada de línea del ordenador mediante un cable convenientemente apantallado.

Las ventajas del análisis sobre la pantalla del ordenador estriba en la facilidad para seleccionar el fragmento de audio seleccionado, así como los procesos que podremos efectuar sobre el sonido para poder resaltarlo, invertirlo o aclararlo, pero deberemos ser conscientes de que las Psicofonías se obtienen, no se generan. Es decir, deberemos ser cautos y sensatos a la hora de interpretar y procesar las señales. Por normal general, una inclusión parafónica lo es, antes y después de ser procesada.

Algunos consejos interesantes a la hora de efectuar el análisis mediante procesos informáticos son:

- No amplificar la señal más allá de los límites de distorsión, esto degrada la calidad e la señal tanto en amplitud como en frecuencia.

- Procesar siempre la totalidad de la grabación, no solo porciones acotadas de esta, de esa manera estaremos falseando el contenido.

- Analizar y anotar los picos de amplitud y frecuencia en modulación. Anotar las modulaciones en frecuencia y en amplitud, un registro psicotónico en la inmensa mayoría de las veces posee una curiosa modulación de frecuencias, por la que esta es aproximadamente entre 1/3 y 2/5 del sonido ambiente generado. Normalmente se encuentra modulado en la parte baja de las frecuencias, pero sin llegar a las mínimas.

- Antes de las inclusiones psicotónicas es normal que aparezca un sonido metálico, denominado RAP, que precede un espacio de silencio y a continuación la inclusión.

Un llamamiento que hago a todos los futuros investigadores es que no caigan en el error en el que hemos caído todos antes que ellos. Mostrar las Psicofonías como un fragmento recortado en el cual solo se puede escuchar el contenido de esta. Ello no sirve para nada, no tiene valor científico alguno, y no pasa de ser una morbosa curiosidad. Los registros deberán mostrarse enteros, la grabación completa al menos una vez, y tras esta podremos señalar el fragmento deseado. La copia de la grabación original permitiría a otros investigadores, científicos o curiosos poder apreciar el contexto y efectuar análisis y consideraciones que pudieran ayudar a conocer mejor este fenómeno.

Factor Psicológico

Debemos tener muy presente que las experiencias de las que hablamos en este libro, en el momento de obtener los resultados positivos a la hora de registrar psicofonías puede ser nocivo para personas con alto nivel de susceptibilidad u obsesión. En determinadas ocasiones, tanto durante las grabaciones como en el análisis los índices de estrés y fatiga a los que puede verse sometido el experimentador, exigen de este la máxima asepsia anímica y emocional.

Personalmente siempre he desaconsejado los procedimientos aquí descritos, al contrario que autores como Constantin Raudive o Raymond Moody, a la hora de buscar respuestas o comunicaciones con los seres fallecidos. Lamentablemente no existe indicio alguno de que esto sea posible, o de que las voces que obtenemos sean la comunicación con las almas de los no vivos.

Algunos nuevos métodos propuestos para la grabación de Psicofonías.

Los métodos aquí propuestos son el fruto de varios años de investigación y la mejora en el índice de resultados positivos obtenidos. Mencionaré los más sencillos, aquellos que sin una gran necesidad de conocimientos técnicos pueden ser llevados a cabo por experimentadores sin grandes requerimientos de costoso material.

Sistema de Grabación Seriada

Se trata de un procedimiento que en su día diseñé para poder demostrar que las inclusiones parafónicas no provenían enteramente de lo capturado por el micrófono de una grabadora. El procedimiento es muy simple. Necesitaremos varias grabadoras con entrada y salida de señal.

La primera de ellas grabará el sonido por el micrófono, y lo enviará amplificado por la salida de auriculares a la entrada de línea de otra grabadora, quien a su vez lo enviará a otra grabadora idéntica a la anterior.

De esta manera, con las tres grabadoras registrando en su correspondiente cinta, obtendremos varios registros capaces de ser cotejados y comparados mediante análisis en el laboratorio. En caso de que las parafonías fuesen aportaciones energéticas en los diferentes sistemas electrónicos de los equipos, estos permitirían analizar en que parte del conjunto fueron hallados y lo más importante, si fueron obtenidos vía microfónica o no.

Sistema de Reclamo

Han sido varios los autores que han hablado de la necesidad de aportación de un ruido de fondo. Aleatorio, Ruido Rosa, o generado por receptores de radio, varios personajes han hablado de la necesidad de empleado sonidos para potenciar la captura de Psicofonías. El procedimiento es sencillo para ellos, cerca del micrófono, se coloca un reproductor en cuyo altavoz se reproducen estos sonidos.

El sistema propuesto por mí es similar, pero en él se varía la naturaleza del sonido empleado como ruido de fondo. Propongo emplear un conjunto de Psicofonías, previamente grabadas, como la fuente de sonido estímulo para obtener otras nuevas. El principio se basa en la ya de por si naturaleza caótica de estas, en su restrictivo ancho de banda y sus propiedades de modulación. Curiosamente, si logramos una buena recopilación de parafonías y las unimos, empleando este procedimiento podremos aumentar nuestro ratio de obtención.

Sistema de emulación de Gramófono

Este sistema tira por tierra las conclusiones a las que he llegado en base a que las Psicofonías no se capturan mediante el micrófono, pero he de reconocer, y lo hago, que por este procedimiento se consiguen inclusiones de una claridad mayúscula. El sistema es francamente simple, se trata de fabricar mediante el empleo de cualquier material que no absorba las ondas de sonido, chapa, latón, papel cebolla, etc.... un gran cono en forma de bocina, en el vértice del cual ubicaremos el micrófono de la grabadora a ser posible de manera mecánica.

Sistema de Arrollamiento Electromagnético

En este procedimiento a diferencia del anterior, potenciaremos la captura de señales electromagnéticas en el interior de nuestra grabadora. Para ello, con el micrófono conectado, arrollaremos sobre el cuerpo de la grabadora un gran número de vueltas de hilo de cobre barnizado como el empleado en las bobinas, dejando los extremos de este arrollamiento conectados uno a tierra (sirve la patilla central de un enchufe de los existentes en las tomas Schucko) o una tubería metálica cercana o piqueta de tierra, y la otra a un elemento metálico conductor de grandes dimensiones que no se encuentre conectado a tierra o a varias espiras de hilo de cobre con núcleo de aire de grandes dimensiones.

Sistema de Inducción Magnética

Este procedimiento es más complejo de fabricar pero da unos resultados muy buenos. Se trata de introducir a nuestra grabadora en mitad del flujo magnético creado por un altavoz en el cual se reproduce un sonido de fondo o reclamo. Para ello, el reproductor se encontrará conectado a un amplificador que activará a energía de un altavoz desprovisto de membrana de grandes dimensiones y potencia. De esta manera y ubicando la grabadora lo más próxima a la bobina móvil del altavoz, el campo magnético generado será inducido en el sistema de registro de la grabadora empleada por el experimentador.

Sírvase pues nuestro lector y elija aquel que crea más conveniente, que crea más preciso o simplemente que se amolda mejor a su personalidad o visión de este fenómeno... El siguiente paso es comenzar, ¿se anima?


Empleo en Sevilla Más seguros Edictos