Menú
El rincón de nuestras mascotas

Cómo tratar la depresión en tu perro o gato

Los animales, como las personas, también pueden sufrir de depresiones y bajones anímicos y hay que saber estar en esos momentos para saber tratarlo y mitigar esa tristeza. Te decimos como

21 sep 2022 / 05:07 h - Actualizado: 21 sep 2022 / 05:07 h.
"El rincón de nuestras mascotas"
  • Cómo tratar la depresión en tu perro o gato

La muerte de un familiar, de otra mascota o por la soledad, puede ser el motivo por el que una mascota sufra una depresión y es el deber como amigo y propietario, el saber estar junto a él/ella y procurar sacarlos de ese estado.

Los animales sienten alegría cuando nos ven pero también tristeza o inquietud cuando nos sucede algo, se enfadan, pueden sentir celos y sufrir de ansiedad. Un ejemplo de ello son los perros que establecen muchos vínculos con las personas y pueden presentar cuadros depresivos.

Así si el animal notas que está decaído, inapetente, con ojos de tristeza y no se mueve apenas es hora de llevarlo al veterinario sabiendo que es una parte importante de tu vida. Así ese desequilibrio emocional puede llevarle a cambios en lo que es su comportamiento habitual.

Síntomas de depresión en un perro

Pérdida de apetito o cambio en la rutina alimenticia.

Duerme demasiado o está somnoliento.

Muestra desinterés en sus rutinas diarias.

Aúlla o llora sin motivo.

Puede arrastrar las patas.

Tiene pérdidas de fluidos orgánicos.

Conductas compulsivas.

Es menos afectivo y cariñoso

Está escondido o es huidizo.

Como tratar la depresión en el perro

Si se ha detectado estos síntomas lo primero es llevarlo al veterinario para que determine si puede tener una alteración hormonal o patológica, esto es muy importante.

En caso de depresión se debe:

Ampliar la rutina que tiene como el paseo y que alivie sus necesidades así como interactuar con otros perros.

Socializarlo en el entorno con juegos y actividades que lo estimules.

Otro compañero peludito sería una buena opción.

No dejarlo sólo en casa -o evitar que lo esté mucho tiempo- y darles muchas muestras de cariño.

En caso que el veterinario lo recomiende darle la medicina oportuna para este tipo de casos.

Depresión en un gato

En el caso de los gatos hay que decir que son muy especiales y, por ello es conveniente:

Darle muestras de tu cariño y atención hacia él, hazle caricias y está pendiente de él. Si ronronea es buen síntoma.

Proporciónale juguetes que desarrollen sus capacidades y que les motive a hacer ejercicio y se divierta.

Ponle un rascador (o carios) eso favorece actividades tan importantes como jugar, subirse, dormir y, sobre todo, afilarse las uñas.

Dale alguna recompensa que siempre saben valorar, pero no en exceso. Haz que ese capricho le resulte satisfactorio. Poco a poco recuperará su forma de ser saliendo de la depresión.

Cepíllalo, les gusta mucho y es muy relajante para ellos influyendo en su estado de ánimo. Si no le gusta no lo hagas.

En cualquiera de los casos llévalo al veterinario pues los profesionales son los que realmente pueden ayudarte en ello, hay especialistas en felinos que sabrán decirte lo que le ocurre y la mejor opción.

La asociación emocional que puede tener un perro o un gato con el ser humano es muy alta y, por ello, puede llevar a que su estado de ánimo cambie notablemente.

Hay que prevenir este tipo de trastornos y obsérvalo como si de una persona fuera, es un ser querido y se le debe procurar la máxima atención, no dejarlo sólo es importante pues eso influye notablemente en su carácter.


Empleo en Sevilla Más seguros Edictos