martes, 19 noviembre 2019
10:46
, última actualización

«Cuando se acerca el taxi y veo que lo conduce una mujer, empiezo a respirar»

Pepa Violeta Pepavioleta /
13 oct 2019 / 13:36 h - Actualizado: 13 oct 2019 / 14:11 h.
  • «Cuando se acerca el taxi y veo que lo conduce una mujer, empiezo a respirar»

A pocos meses de celebrar los diez años de vida, los pink taxis en México, se han convertido en una alternativa segura para las mujeres que hacen uso del transporte público. Patricia Portillo Trejo, profesional del taxi y una de las primeras mujeres taxistas de esta flota, nos concede una entrevista para contarnos cómo han transcurrido estos años al volante y en qué medida se ha contribuido con este proyecto al empoderamiento femenino. Ciudad de México, tiene el mayor índice de feminicidios registrados y con una cifra vergonzosa de casos sin resolver y peor aún, sin denunciar. La falta de conciencia social, un marco legal insuficiente y la inseguridad ciudadana imposibilita, que a pesar de todas estas iniciativas paliativas como el taxi rosa, el índice de violencia disminuya. Esta sensación de bajar la guardia cuando una mujer tiene que tomar un taxi y observa que quién para el coche es otra mujer, es reflejo del machismo y la violencia cotidiana. Da igual en qué lugar del planeta nos encontremos, somos mujeres, por la tanto vulnerables y violables.

Puede que todavía tengamos a algún/a despistado/a por ahí que no sepa en qué consiste esto del taxi rosa. A punto de cumplir diez años de vida, vuestras vivencias han sido muchas al volante de este tipo de transporte público ¿Cuál sigue siendo vuestro objetivo principal?

Por las calles de la ciudad de México circulamos una cantidad importante de mujeres dentro de nuestros taxis rosados, que dan servicio a mujeres que necesitan sentirse seguras cuando viajan. El objetivo de esta iniciativa, sigue siendo el mismo que se marcó cuando se creó: evitar que mujeres y niñas, sean víctimas de acoso sexual cuando hacen uso del transporte público. Las profesionales del taxi trabajamos en turnos, para que el servicio esté activo durante las 24 horas del día. El Gobierno sigue reformando la ley para aplicar penas más severas con respecto a los delitos relacionados con violencia de género y feminicidios. Pero necesitamos mas contundencia para que las mujeres podamos vivir en un mundo libre de violencia.

¿Hay delitos más comunes que otros?

El robo con violencia dentro de un taxi es una de las agresiones más comunes que puede sufrir una mujer en México. Pero tenemos que estar alerta para denunciar este tipo de delincuencia, que afecta a la sociedad en su conjunto. Los hombres también son víctimas de este tipo de delitos y ante un arma, mujeres y hombres somos igualmente vulnerables. Está claro que las mujeres por el simple hecho de serlo somos víctimas potenciales de este tipo de ataques. Por eso, un endurecimiento de las condenas y una reforma penal se hace indispensable.

«Cuando se acerca el taxi y veo que lo conduce una mujer, empiezo a respirar»

¿Quién funda esta empresa y cómo toma forma el proyecto para que a día de hoy esté funcionando con tanto éxito, incluso fuera de vuestra ciudad?

Graciela Edith Coronel Barrios, es la fundadora y dueña de la empresa Taxi Rosa de la Ciudad de Mexico. Una mujer asombrosamente generosa, que puso en marcha esta iniciativa para dotar a la ciudad de una red de servicio adaptada a las necesidades de las mujeres que vivimos allí. Por otro lado, las trabajadoras del taxi rosa, estamos muy satisfechas de poder ganar dinero con un trabajo digno. Graciela, ha pensado en mujeres como yo, viudas, divorciadas, solteras, casadas que necesitan un empleo para mantener a nuestras familias. Ella ha conseguido darnos la oportunidad de empleabilidad y al mismo tiempo empoderarnos. Desgraciadamente en Mexico, supongo que al igual que ocurre en otros países, las mujeres con cargas familiares, con personas dependientes a las que cuidar, con una situación económica precaria, bajo nivel de estudios y una edad concreta, tenemos un perfil complicado para que una empresa con contrate. No interesamos como mano de obra. Graciela, desarrolla la idea de poner en funcionamiento una flota de taxis, donde apostar por las mujeres en el sentido amplio de la palabra. Ofreciendo un servicio seguro para la clientela y posibilitando la contratación de mujeres en riesgos de exclusión.

¿En qué ciudades funciona y desde cuándo?

Ahora mismo estamos presente en: Puebla, Toluca, Veracruz, Villahermosa Tabasco, Reynosa Tamaulipas, Durango, Tijuana, Torreón, Ciudad de México y Naboléon. El 9 de agosto de 2010, representadas por una mujer que vino a cambiar la historia del taxi, la fundadora hizo la presentación del primer taxi rosa conducido por una mujer, en la plaza de nuestra ciudad. Mostrando al mundo, que ellas también son parte indispensable en la actividad de la ciudad. Recordando una vez más, que esta profesión también es de mujeres. En junio del 2012, salimos a la calle con nuestra flota de taxis, ante la mirada de los hombres que dijeron que las mujeres no seríamos capaces de conseguir la licencia para poder desempeñar el trabajo de taxista. Hemos demostrado que se equivocaban.

La masculinidad puesta en evidencia, mujeres libres que deciden desafiar al patriarcado... mucho pasto ahí susceptible de incendio ¿Qué opinión tienen los hombres de vuestra actividad empresarial a día de hoy ?

Conseguir un trabajo en un sector exclusivamente masculino, como es el taxi, hacía a priori que nuestro inicio se complicara un poco. Tuvimos que enseñarles, que nosotras lo único que queríamos era igualdad de oportunidades. Un trabajo formal, poder ganar el mismo sueldo que ellos, aprender, trabajar en un sitio seguro para nosotras y hacer equipo, para ofrecer un buen servicio con nuestra flota de taxis. Cuando empezamos, el impacto en la vida de la ciudad fue brutal. Los hombres no querían ponerlo fácil. Hoy en día, ellos han comprendido que este servicio es necesario e incluso hay clientes hombres que quieren viajar en nuestros taxis.

¿En qué ha mejorado la vida de las mujeres que usan vuestros taxis?

Las mujeres que han tenido la oportunidad de viajar con una taxista siempre han salido con una sonrisa y encantadas con este servicio, se sienten más seguras y confiadas. Así, nos lo han trasladado. No se sienten acosadas y ahora viajan con la libertad de poder llegar a sus destinos. Sabiendo que no serán agredidas verbalmente o físicamente. Nosotras como taxistas ofrecemos este servicio a toda la ciudad, a quién lo precise, incluso turistas que nos visitan. No hacemos excepción, nuestros coches están al servicio de quién lo demande. La ciudad de México está en alerta, dada la cantidad de violencia que en esta parte del mundo sufrimos las mujeres. Esta iniciativa surge con la idea de mitigar esta lacra social. Ayuda además a que las mujeres creamos en nuestro potencial, nos hace autónomas y eso es fundamental para nuestro propio crecimiento. Nos hemos convertido en modelo para otras mujeres que ven real y factible la posibilidad de cambiar esta estructura que nos asfixia.


Todos los vídeos de Semana Santa 2016