¡Cuidado! Si sufres estos síntomas podrías estar deshidratado

El 50% de nuestro cuerpo está compuesto por agua, por lo que deberíamos ingerir de media entre 1,5 y 2 litros al día.

21 jun 2022 / 09:56 h - Actualizado: 21 jun 2022 / 09:57 h.
"Verano"
  • ¡Cuidado! Si sufres estos síntomas podrías estar deshidratado

TAGS:

Seguro que has escuchado o leído en muchos sitios que es de vital importancia mantenerse hidratado a lo largo del día, sobre todo en verano con la subida de temperaturas. Concretamente, los expertos recomiendan beber agua regularmente a lo largo del día para anteponerse a la sensación de sed.

Si llegamos a sentir la sensación de sed en la boca es porque nuestro cuerpo ya está entrando en las primeras fases de deshidratación, y nos estaría avisando de que necesita reponer agua. Esto es un problema, sobre todo, para las personas mayores, pues con la edad se pierde o tarda más en aparecer esa sensación de sed y puede llevar a una deshidratación más severa.

De igual forma ocurre con los más pequeños de la casa, es muy importante recordarles que deben beber agua regularmente, y no esperar a que sean ellos los que nos lo pidan.

Pero, ¿solamente podemos beber agua para combatir la sed y mantenernos hidratados? Obviamente, el agua (mineral o de grifo) es la bebida ideal y más natural para nuestro cuerpo, pero también podemos recuperarnos mediante infusiones sin azúcar o con frutas y verduras.

Síntomas de deshidratación

Como hemos comentado anteriormente, el primer síntoma que nos avisa de que estamos deshidratamos es la sed. Esta es la forma más sencilla y primaria que tiene el cuerpo de mandarnos una señal de alarma para que bebamos agua.

Si aún con esta señal de aviso, no tomamos agua, no bebemos la suficiente o tardamos mucho en hacerlo, es normal padecer dolores de cabeza, sobre todo en verano. Esto ocurre porque la sangre no está suficientemente diluida y tiene menos oxígeno que transportar al cerebro. Antes de tomar algún medicamento como remedio al dolor, podemos probar a beber un gran vaso de agua o té.

La mitad de nuestro cuerpo es agua y lo mismo ocurre con el cerebro, el cual contiene tres cuartas partes de este líquido. Si no aportamos los fluidos necesarios a nuestro organismo, estaremos forzando la “máquina” y nos costará mucho más concentrarnos. Asimismo, podremos padecer de mareos por esta falta de hidratación, ya que la sangre no se diluye igual y circula mucho más lento por el cuerpo.

Otro síntoma similar sería la sensación de fatiga y sueño, debido a esa ralentización del metabolismo por la falta de hidratación.

De igual forma, la deshidratación puede pasarnos factura a la hora de ir al baño. La orina puede tornarse más oscura al estar más concentrada por la falta de agua. Si nuestra orina es casi transparente es una buena señal de hidratación. Además, podemos comenzar a padecer problemas de estreñimiento, las deposiciones pueden ser más pequeñas o duras con la falta de agua.

Finalmente, no tomar suficiente agua puede ser un error fatal para nuestra piel. Esta no solo puede volverse más seca, sino que pueden aumentar las arrugas y tener un peor aspecto. El primer paso para tener buena cara es hidratarse por dentro.


Qué hacer en verano en Sevilla y provincia Empleo en Sevilla Más seguros Edictos