Contenido patrocinado

Diferencias entre cuenta corriente y cuenta de ahorro

06 jun 2022 / 00:00 h - Actualizado: 06 jun 2022 / 00:00 h.
"Contenido patrocinado"
  • Foto de compras internet creado por gpointstudio
    Foto de compras internet creado por gpointstudio

Una de las dudas financieras más frecuentes entre los usuarios es escoger entre una cuenta corriente o una cuenta de ahorro. No obstante, para que esta decisión se ajuste a cada perfil, el usuario debe conocer de antemano sus necesidades y el objetivo de esta nueva contratación. Estudiar la oferta existente y los requisitos de cada cuenta y entidad puede facilitar el proceso.

Qué es una cuenta corriente y qué la diferencia de una cuenta de ahorro

Una cuenta corriente es aquella que permite al cliente ingresar fondos y disponer de ellos en cualquier momento. Es decir, ofrece liquidez al usuario, ya sea a través de la emisión de efectivo o de la extensión de un cheque, entre otras opciones.

En cambio, una cuenta de ahorro está diseñada específicamente para ahorrar. Si bien el cliente puede disponer de su dinero cuando lo desee, el fin de este tipo de cuenta es desarrollar el hábito del ahorro. Además, la cuenta de ahorro suele generar determinados intereses por el saldo existente, de modo que los ingresos que realiza el usuario se suelen rentabilizar.

Las principales diferencias entre una cuenta corriente y una cuenta de ahorro es que en tanto que la cuenta corriente no suele generar ningún tipo de interés para el usuario y su finalidad es contar con fondos para un uso cotidiano, la cuenta de ahorro suele venir acompañada de una rentabilidad periódica —aunque sea mínima— y su propósito es preservar y generar capital.

¿Cómo escoger una buena cuenta bancaria?

Elegir la cuenta bancaria adecuada según las necesidades de cada perfil es una decisión clave para una gestión óptima del dinero. Para ello, es importante tener algunos los detalles en cuenta.

Comisiones

Entre las características que más valoran los usuarios en el momento de contratar una nueva cuenta bancaria destaca la ausencia de cobros adicionales. Las comisiones por el mantenimiento, dejar la cuenta en descubierto o extraer efectivo en un cajero que no pertenece a la entidad son algunas de las comisiones más frecuentes. Por ello, investigar minuciosamente si la cuenta bancaria tiene o no comisiones por cada uno de estos servicios es uno de los primeros pasos para escoger una buena cuenta.

Necesidades del cliente

Por otra parte, existe una cuenta bancaria adecuada para cada circunstancia. De este modo, reflexionar acerca del uso que se dará a la cuenta y comprobar las condiciones que esta exige, evitará gastos innecesarios por comisiones.

Otra duda habitual es si resulta conveniente disponer de más de una cuenta para gestionar el dinero. Si bien lo más común es utilizar tanto una cuenta corriente como una de ahorro, la decisión dependerá de las necesidades personales.

Promociones

A menudo, los bancos ofrecen facilidades a aquellos clientes que llegan por primera vez a la entidad. En algunos casos la cuenta de bienvenida, por ejemplo, suele presentar una rentabilidad superior a la media durante los primeros meses. Además, a veces los bancos cuentan con acuerdos con otras compañías, de modo que premian a sus usuarios con determinados descuentos.

Ventajas de poseer una cuenta corriente

Una cuenta corriente ofrece tanto los servicios de depósito como de acceso a otros productos de la entidad bancaria, de modo que una contratación de estas características presenta distintos beneficios para el cliente.

Tarjeta asociada

Las cuentas corrientes posibilitan al cliente hacer uso de una tarjeta de débito para extraer dinero en efectivo, consultar el saldo, realizar sus compras y pagos y, en ocasiones, acceder a descuentos de establecimientos asociados a la entidad.

Cuenta inteligente

La mayoría de las cuentas corrientes actuales no solo pueden abrirse y gestionarse a través de Internet, sino que permiten al usuario realizar operaciones desde la comodidad del teléfono móvil, como transferencias electrónicas o pagar en un lector contactless.

Requisitos para solicitar una cuenta corriente online

Aunque la mayoría de bancos facilitan el proceso para abrir una cuenta corriente online, es necesario cumplir con una serie de requisitos que puede variar en función de la entidad:

Contar con el Documento Nacional de Identidad (DNI) o el Número de Identidad Extranjero (NIE).

Presentar un justificante de domicilio.

En el caso de menores de edad, serán los padres o tutor legal el encargado de la apertura de la cuenta, será necesario presentar el Libro de Familia o Certificado de Registro Civil.

Según la entidad financiera, puede requerirse la última nómina o un contrato laboral.

Responder a una serie de preguntas que corresponden a la Ley de prevención del blanqueo de capitales y de la financiación del terrorismo en vigor desde 2010.

Si bien tanto la cuenta corriente como la cuenta de ahorro tienen características en común, la finalidad de cada una de ellas marcará la diferencia según el objetivo de cada usuario. Por ello, uno de los pasos más importantes antes de la contratación de una cuenta bancaria será conocer las necesidades personales.


Qué hacer en verano en Sevilla y provincia Empleo en Sevilla Más seguros Edictos