Menú

El duro origen de la palabra ‘trabajo’

Las palabras trabajo y trabajar no derivan de la usual latina labor sino de una tortura de la antigua Roma cuyo nombre era “tripalĭum” que significa torturar o torturarse.

01 may 2017 / 12:10 h - Actualizado: 01 may 2017 / 13:30 h.
$hmKeywords_Schema
  • El duro origen de la palabra ‘trabajo’

Si es de los que cree que el trabajo es una tortura, sepa que se trata de un concepto tan antiguo como el propio origen de la palabra. En la Antigua Roma, el término que definía al trabajo era laborare, que significaba labrar, arar la tierra. Los esclavos que no obedecían las órdenes eran castigados mediante el sistema que se llamaba tripalium, (de los tres palos). Era un cepo con tres puntas que se usaba para inmobilizar caballos o bueyes, y así poder herrarlos o examinarlos. Luego se usó para castigar esclavos. De allí surgió la palabra tripaliare que significaba “sufrir el tormento de los tres palos”.

La castellanización se llevó en la Edad Media, cuando se empleó trevallar en igual sentido: del latín tripaliare se pasó al castellano trevallar. De trevallar se pasó a treballar y luego a trabajar. Así que, según su etimología, el trabajo es un tipo de tortura.

En alemán, «arbeit» sugiere esfuerzo y sufrimiento. En inglés, «work» viene del gótico «wrikan», que implica persecución. Y en eslavo, «rabota» significa tarea forzada.


Empleo en Sevilla Más seguros Edictos