Menú
El rincón de nuestras mascotas

El efecto positivo de las mascotas en las personas más mayores

Nuestras mascotas, perros o gatos, tienen un efecto muy positivo en los ancianos, tanto a un nivel físico como psicológicos. Hoy les descubrimos algunos de ellos.

25 ene 2023 / 05:34 h - Actualizado: 25 ene 2023 / 05:34 h.
"El rincón de nuestras mascotas"
  • El efecto positivo de las mascotas en las personas más mayores

Cuando se tiene cierta edad, pasados los 70 años -incluso antes si se quiere- tener una mascota en casa aporta muchos beneficios a quién lo/s tiene en casa. La doctora Paula Calvo, antrozoóloga y etóloga de Cátedra de Animales y Sociedad de la URJC, indica que su compañía trata de «mitigar la situación de soledad que sufren los mayores y el abandono de gatos adultos a través de adopciones responsables».

El efecto positivo de las mascotas en las personas más mayores

Así «intentamos buscar el emparejamiento adecuado entre gatos adultos y personas mayores que se sienten solas, facilitando así la adopción de mininos a los que les cuesta más encontrar un hogar» en una relación que puede tener un beneficio mutuo para la persona como el animal.

En los últimos años hay cada vez más personas, mayores de 65 años, que viven en soledad y, por desgracia, hay muchos animales que son abandonados, así «casi un 30 por ciento de mujeres y casi un 18 por ciento de hombres mayores de 65 años viven solos; mientras que en 2021 se han contabilizado 129 mil gatos abandonados».

El proyecto «Mayores y mininos» intenta que se conozca el beneficio que puede tener convivir con un peludito, la doctora indicaba: «A nivel físico, el tener un gato nos obliga a seguir unas rutinas durante el día a día que suponen un cierto ejercicio. También por el contacto con ellos, obtenemos beneficios fisiológicos, a través de las reacciones neurofisiológicas, por ejemplo, cuando los acariciamos o les oímos ronronear».

Además las personas que conviven con gatos tienen muchos beneficios cardiovasculares pues «sobreviven mejor ante situaciones de accidentes cardiovasculares, los cuales se previenen más; los niveles de la presión arterial se mantienen más bajos, igual que pasa con los triglicéridos». Y no sólo es sino que «también se han visto beneficios en la estructura ósea, aquellas personas que conviven con gatos tienen menos fragilidad ósea y, por lo tanto, menos posibilidades de romperse un hueso. Convivir con un gato nos lleva a sentirnos menos aislados y a sentirnos como un soporte importante».

«Por ejemplo, varios estudios han demostrado que aquellos que conviven con perros y gatos salieron de la situación de confinamiento por el covid con menos deterioro psicológico que las que no convivían con animales, ya que, al final, ellos también son un soporte psicológico y emocional» indica la doctora.

Son los efectos positivos en la salud de las personas mayores el tener una mascota, ambos se darán compañía y cariño, que es muy necesario.


Revista Escaparate Empleo en Sevilla Más seguros Edictos