sábado, 23 octubre 2021
12:23
, última actualización
La aventura del misterio

El volcán del fin del mundo

No es que yo sea futurólogo ni juegue a adivinar acontecimientos futuros pero en mi obra «El enigma de las catástrofes del fin del mundo» ya hablaba de los peligros de los volcanes y de lo que se podría derivarse de ello en lo que llamamos «daños colaterales»

28 sep 2021 / 04:00 h - Actualizado: 28 sep 2021 / 04:00 h.
"La aventura del misterio"
  • El volcán del fin del mundo

Hoy día son muchos los temores que despierta el Cumbre Vieja, sobre todo para las personas que habitan en la isla de La Palma y ven como sus hogares han sucumbido a la lava o están en peligro.

Han surgido todo tipo de informaciones, unas más objetivas y otras más alarmistas, posibilidades todas de darse en mayor o menor medida. Una de ellas hablaba de una nube tóxica cuando llegara la lava al mar, que aún no se ha producido, la otra de una mega-ola, un megatsunami, tema del que yo mismo he hablado.

Quitémosle hierro al asunto y citemos a los autores de un informe que calculaba que si la pared de tierra que forma impactara contra el mar este desplazamiento ocasionaría una mega-ola, un pega-tsunami que comenzaría a avanzar, ganando en altura, fuerza y peso, hacia la costa americana y sus consecuencias serían imprevisibles, lo arrasaría todo. Según ensayo de modelo informático realizado por Steven Ward de la Universidad de Santa Cruz, California junto a Simon Day de la Universidad de Londres.

-La erupción provocaría un deslizamiento de 500 Km3 de tierra, con un peso estimado de 1,5 billones de toneladas en escala larga, que caerían al mar generando un megatsunami.

-La ola inicial tendría una altura superior a los 600 metros.

-La onda, viajaría por el Océano Atlántico a unos 720 kilómetros por hora, más o menos la velocidad de un avión comercial.

-En tan sólo 1 hora inundaría la costa africana.

-En 3,5 horas alcanzaría las costas del sur de las Islas Británicas.

-En 6 horas llegaría a Norteamérica y Sudamérica, momento en el cual la ola inicial se habría reducido a una sucesión de otras más pequeñas.

-Cada ola «pequeña» tendría entre 30 y 60 metros de altura, distanciadas por varios kilómetros manteniendo su velocidad original de 720 km/h.
-El agua podría penetrar e inundar hasta 25 kilómetros tierra adentro en las zonas afectadas.

-De ser el modelo correcto, esta escala de inundación dañaría o inundaría las ciudades a lo largo de la costa este norteamericana como Boston, Nueva York o Miami, el Caribe, desde Venezuela hasta Recife (Brasil) y Argentina que quedaría algo más protegida.

No es la primera vez que ocurre, hace 100.000 años ocurrió algo similar según las muestras recogidas que evidencian un deslizamiento de tierra causado por una erupción del volcán. Igualmente el volcán Fogo, en Cabo Verde, hace 73.000 años, que originó un tsunami que llegó a Sudamérica. El enigma está en saber cuando «reventará«.

Sólo hay que recordar lo que sucedió con el tsumani de 2001..., aunque las circunstancias son diferentes por que el Cumbre Vieja tiene un tipo de erupción estromboliana que hace improbable que suceda algo así.

El “gran tsunami” de 2001

Fue una de las mayores tragedias que, en el siglo XXI, hemos tenido la oportunidad de vivir y que pasará a la Historia como el temible tsunami de 2004 que tuvo como zona afectada toda la zona del sur-sureste de Asia, tales como Indonesia, Malasia, Sri Lanka o Tailandia.

El terremoto marino, el maremoto, se produjo el 26 de diciembre de 2004 (hora local) y su epicentro se localizó en la costa de Banda Aceh, en Indonesia. Como consecuencia de la violencia del mismo se produjo una serie de tsunamis que comenzó a golpear la costa de Asia, toda la zona de influencia del océano Índico, tras el paso de los mismos la visión fue desoladora: las aguas lo habían arrasado todo.

Se contabilizaron más de 300.000 víctimas y otros tantos desaparecidos, por su virulencia lo llamaron el «Boxing Tsunami» por coincidir -con la compensación horaria- con el 26 de diciembre o «Boxing Day» en los países anglófonos, curiosamente el tsunami ocurrió un año después del terremoto de 2003 que arrasó la ciudad iraní de Bam y dos años antes que el terrible terremoto de Hengchun en 2006... ¿Casualidad?

Causas

El terremoto tuvo un nivel de 9,0 en la escala de Richter, esto significa «devastación total» en la zona donde ocurrió, pero lo peor es que aumentó a 9.3, el segundo más grande de la Historia tras el terremoto de Valparaíso (Chile) en 1960 con 9,5 en la escala de Richter. Su centro fue calculado al norte de las islas Simeulie a 30 kilómetros de profundidad -según el Servicio de Geología de Estados Unidos-, en el norte de Sumatra y las olas que provocó tenían más de 30 metros de altura (32 metros) llegando a afectar a personas que se encontraban a 8000 kilómetros de distancia, como el caso de 8 personas que perecieron en Sudáfrica debido a la altura de las olas.

Este grave terremoto se debió a una serie de factores determinantes, el primero estar en una zona de actividad tanto volcánica como de desplazamientos de la corteza terrestre que provoca los terremotos, son en las zonas con subducción, en estas zonas se «tienen momentos sísmicos a través de los cuales puede explicar una fracción significativa del momento periódico global en el cual se va a originar un nuevo terremoto, con una variación que puede llevar varias décadas incluso siglos». Así un momento sísmico emitido por los terremotos se debió al ocurrido en Sumatra-Andamán que sería parte de un momento sísmico asociado al Good Friday de Alaska en 1964 y el de Valdivia en 1960.

Fenómenos paranormales

El terremoto de 2004 del Océano Índico pasará a la Historia por ser uno de los que más víctimas ocasionaron. Entre los hechos extraños que encontramos hay una curiosa teoría de la conspiración que nos dice que podría ser no la consecuencia de la Naturaleza sino de los experimentos militares en el interior de la Tierra en la zona, a miles de metros bajo el océano.

Pero también encontramos con personas que contemplaron ese mismo día luces extrañas y actividad OVNI, una actividad que viene siendo usual en la región aunque los informes nos remiten justo antes del desastre en 2004.

Otras personas tuvieron premoniciones de algo que iba a ocurrir sin saber bien qué... Lo más significativo fue el comportamiento de los animales que emigraron de la zona tiempo antes del terrible suceso, una nueva lágrima del Tiempo derramada en Asia.

Y los volcanes también pueden provocar esta devastación, ejemplos hay de ello...

No habría de transcurrir demasiado tiempo desde el nacimiento del nuevo siglo para que la sociedad de la época asistiera sobrecogida a uno de los mayores desastres naturales de todos los tiempos. Sucedió en las Antillas francesas, en la Isla de Martinica y afectó gravemente a su población.

Era el 5 de mayo de 1902, una mañana el volcán Monte Pelée despertó del letargo en el que todos creían que estaba sumido eternamente. Una enorme columna de humo surgió de su cráter y poco tiempo después entró en erupción fluyendo ríos de lava incandescentes. Este primer incidente vulcanológico causo doscientos cincuenta muertos al llegar el fluido mortal a una refinería de azúcar que se encontraba en plena labor. En una isla dedicada principalmente al cultivo de la caña de azúcar, las bananas y las piñas había que aprovechar bien el tiempo para llevar el jornal a casa. La anchura de la lengua de fuego que alcanzó a la refinería y a sus víctimas, tenía aproximadamente 900 metros y pocos pudieron hacer los horrorizados campesinos ante la avalancha del fluido incandescente.

Todos hablaban en la isla y en sus principales ciudades –St. Pierre y Fort de France (capital)- que había sido una tragedia que jamás podrían olvidar, pero la verdad sería aún más terrible que las doscientas cincuenta primeras víctimas que se había cobrado el primer asalto del volcán...

El 8 de mayo de 1902 los habitantes de Saint Pierre observaban casi con indiferencia como del temible volcán volvía a surgir una bocanada de humo que por su espesor y vapores violáceos, sumados a las estruendosas explosiones y piedras casi líquidas hacían presagiar la pronta erupción de Mont Pelée... Los habitantes siguieron sumidos en la indiferencia mientras los vapores se iban condensando alrededor de la ciudad y el calor desprendido se iba haciendo cada vez más asfixiante, las aguas comenzaron a hervir y la nube tóxica se alojó sobre Saint Pierre. Sus habitantes extenuados por la falta de oxígeno, el excesivo calor, la deshidratación y el veneno respirado iban cayendo por las calles y muriendo lenta y agónicamente. La tragedia se consumó y perecieron 30.000 personas víctimas del vapor mortal... Saint Pierre desde entonces ha sido intocable, nadie ha querido volver a reconstruir la ciudad que ahora pertenece a los muertos.

Mont Pelée no manifestó ningún síntoma de erupción como las típicas sacudidas sísmicas previas, su acción fue igual de preventiva y demoledora: nubes de humo y vapor tóxico liberado del corazón mismo del volcán. Esa falta de síntomas fue la que creó el exceso de confianza en los habitantes de la ciudad que se hallaba a las faldas del mismo y al final la que provocó el mayor índice de mortandad en una erupción volcánica en nuestra Historia conocida.

La erupción del Mont Pelée fue comparada con la del Vesubio que también se cobró a buena parte de la población de Pompeya, Estabias y Herculano en el 79 d. C. Las emanaciones de gases sulfurosos tan sólo fueron paleadas inicialmente por la acción de cubrir las vías respiratorias con un paño o pañuelo a modo de mascarilla. El volcán pronto comenzó a provocar movimientos sísmicos y a romper la corteza terrestre en la zona. La voz de alarma corrió pero la evacuación de la isla fue detenida por el gobernador que llamó a la serenidad indicando que no había motivos por los que alarmarse e incluso hizo traer a su familia desde Fort-de-France. Cuando la tragedia se produjo los auxilios desde la capital a Saint Pierre llegaron tarde y aun así debieron de esperar ya que el suelo estaba demasiado caliente para poder andar por él.

Las únicas personas con vida que sobrevivieron inicialmente al desastre de Saint Pierre fueron una cocinera y su esposo que fallecieron al poco tiempo de ser encontrados y un joven de color llamado Ludger Sylbaris que había sido confinado en el calabozo de la ciudad, el joven salvó la vida debido a que la celda donde se hallaba recluido tenía unos muros muy gruesos y una ventana orientada en dirección opuesta a la corriente seguida por la nube tóxica lo cual amortiguó el efecto del mortal elemento respirado por los habitantes de Saint Pierre. Sylbaris dijo tras ser interrogado que todo había durado muy poco tiempo, había oído los gritos y lamentaciones pero quedaron silenciados pronto y que la nube tóxica y el calor apenas lo pudo percibir desde su milagrosa celda salvadora.

¿Qué provocó tan mortal efecto del Mont Pelée?

La erupción del Mont Pelée tiene una “sencilla” explicación natural, su trágico efecto se produjo debido a una “Colada Piroclástica” que es, en suma, una avalancha incandescente y la emanación – emisión de gas caliente que son provocadas cuando en erupciones explosivas los gases volcánicos se mezclan con agua, en ese momento se comienzan a crear nubes de gran tamaño que pueden cubrir áreas muy grandes y propagarse a gran velocidad. La colada que afectó a la ciudad martinica de Saint Pierre era del tipo piroclástico de una temperatura media de 800 ºC, de gran poder devastador, y una velocidad media de 200 Km/h ,esto hacía que aplastara las edificaciones y las quemara..., el efecto con la personas era la muerte casi instantánea. El volcán cerró su ciclo con una erupción de tipo peleeano –bautizado así en su honor-, este tipo de erupciones provocan lava extremadamente viscosa y muchos gases así como nubes ardientes que descienden por las laderas del volcán explotando continuamente y soltando gases sulfurosos, las nubes son una mezcla de ceniza muy caliente y fina con fragmentos de roca formando una emulsión letal y aludes ígneos que aceleran el proceso de quemado de oxígeno y la saturación de gases nocivos.

Presagiando la tragedia

Pero la erupción del volcán Mont Pelée parecía estar anunciada. Mtombo, hechicero de las proximidades de Saint Pierre llevada diez meses anunciando la muerte de la ciudad víctima de la irá del volcán y la mortandad altísima que habría en el trágico acontecimiento.

El señor Fabrice, al que todos tomaban por un alcohólico, anunció que todos perecerían en menos de un año por la furia del volcán. Nadie lo tomó en cuenta ya que todos creían que los días de furia del volcán acabaron...

En 1927 vio la luz una obra titulada “An experiment with time” en Londres cuyo autor era J. W. Dunne. Dunne se encontraba en 1902 de exploración con el ejército británico en Sudáfrica y apenas recibían noticias del continente, una noche tuvo una experiencia que marcaría su vida. El propio Dunne lo narraba así: “fue algo aterrador, soñé que estaba en una isla donde sorpresivamente comenzó a llover piedras al rojo vivo, vapor y cenizas, la isla iba a ser destruida por la violencia de un volcán y sólo habría una excepción entre los cientos de muertes que iba a provocar... las personas no pudieron ser evacuadas... la isla estaba gobernada por franceses y recuerdo el nombre de Monsieur Le Marie y a cientos, quizás miles de personas muertas...” El sueño de Dunne sería profético ya que uno mes después leía el titular de un número atrasado del Daily Telegraph que decía: “Volcano Disaster in Martinica” (Desastre vulcanológico en Martinica). Entonces Dunne comprendió que su sueño estaba ligado a la explosión del Mont Pelée y a una de los mayores desastres naturales del siglo XX. La premonición de Dunne fue certificada por sus compañeros de regimiento y, sin dudas, había soñado con la Tragedia del Mont Pelée.

La tragedia del Krakatoa

Una de las mayores explosiones volcánicas más fuertes del mundo la provocó el volcán Krakatoa en 1883, entre las islas de Java y Sumatra, ubicada cerca de la región de subducción de la placa Indo-Australiana bajo la placa Euroasiática. Fue en Mayo de aquel año y como consecuencia de ello la isla quedó destrozada en pedazos.

La isla explotó con una fuerza equivalente a 100 megatones, cinco veces mayor que la explosión de la bomba atómica de Hiroshima (Japón). Se originó un tsunami con olas de hasta 40 metros de altura con un número de víctimas superior a 36000 personas fallecidas.

La explosión se escuchó hasta en Madagascar, distante en 2200 millas. La ceniza expulsada por el Krakatoa alcanzó hasta 50 millas de altitud y afectó al clima del planeta Tierra.

Supervolcanes

Profesor Bill McGuire, director del Benfield Hazard Research Centre en la University College de Londres.

“Aproximadamente cada 50.000 años la Tierra experimenta un supervolcán. Más de 1.000 kilómetros cuadrados de tierra pueden deshacerse en un flujo de ceniza piroclástica, todo alrededor puede cubrirse de ceniza y gases sulfúricos se inyectarían en la atmósfera, creando un fino velo de ácido sulfúrico alrededor del planeta que no dejaría pasar la luz del sol durante años. En pleno día no habría más luz que en una noche de luna llena.”

“El daño global de un supervolcán depende de dónde se produzca y cuánto tiempo el gas tape la atmósfera. Taupo, en Nueva Zelanda, fue el supervolcán más reciente, hace 26.500 años. Sin embargo, el más dañino supervolcán en la historia humana fue Toba, en Sumatra, Indonesia, hace 74.000 años. Estaba bastante cerca del ecuador, así que inyectó gas rápidamente en ambos hemisferios. Los datos demuestran que las temperaturas bajaron dramáticamente los cinco o seis años siguientes, con condiciones heladas en los trópicos.”

“Un supervolcán en 12 veces más probable que el impacto con un meteorito grande. Hay un 0,15% de probabilidad de que suceda en nuestra vida. Los sitios que hay que vigilar son los que ya explotaron en el pasado, como Yellowstone en EEUU y Toba. Pero más preocupante aún es saber que un supervolcán podría estallar en un sitio que no haya estallado nunca antes, como bajo la selva tropical del Amazonas”.

Posibilidad de un supervolcán en los próximos 70 años: MUY ALTA.

Esperemos que el Cumbre Vieja no llegue a ninguno de los extremos expuestos (algunos muy improbables –del 1%-), por el bien de la Humanidad...


Edictos en El Correo de Andalucía Empleo en Sevilla