¿Es peligrosa la secta de Corella, de «Doce Tribus»?

Las creencias del ser humano son libres allá donde no pueden poner en peligro la vida de nadie, aunque esto no suele cumplirse y un claro ejemplo de ello es el fallecimiento de un niño de tres años al beber agua oxigenada en el seno de la secta de Corella

24 may 2022 / 04:00 h - Actualizado: 24 may 2022 / 04:00 h.
$hmKeywords_Schema
  • ¿Es peligrosa la secta de Corella, de «Doce Tribus»?

Están en esta localidad navarra y viene a ser formada por una veintena de personas que viven dentro de un marco ecológico y pertenecen a la secta «Doce Tribus» -en evocación a las «Doce Tribus» de Israel, de tiempos bíblicos-. Son personas que se han apartado de la vida en sociedad y de las comodidades -con sus ventajas e inconvenientes-.

De tal forma que no tienen libros y la Cultura, salvo que sea oral, no entra; sus niños no están escolarizados y tampoco hay juegos infantiles ni juguetes, con lo que ello implica en el proceso de formación de la persona desde su niñez. No hay juguetes, ni muñecos, ni peluches ni nada que implique ocio y construcción mental, de hecho de les obliga -si, como leen: se les obliga- a trabajar para la comunidad. No parece el ambiente ni más sano ni más idóneo para ellos.

Ahora llega una atrocidad más cuando le policía investiga la muerte de un menor fallecido tras ingerir agua oxigenada -inicialmente, según pesquisas policiales, sin querer-.

Se considera un accidente normal aunque trágico pero que ha servido para descubrir la realidad de las personas que viven en la secta sin ningún tipo de acceso a la Cultura o a medios de comunicación, apenas saben leer y tan sólo tienen algunos conocimientos en matemáticas que les da para sumar y restar como mucho.

Viven en una sociedad muy jerarquizada donde las mujeres no están autorizadas a hablar con nadie del exterior, hay un portavoz que es el que se comunica con los que tienen alguna pregunta o consulta externa. Además en la formación de los niños se acepta el castigo físico para educarles con lo que se crea una «ley del miedo» que afecta gravemente al menor.

Según Juantxo Domínguez, presidente de la Red de Prevención Sectaria y del Abuso de Debilidad (RedUNE), sus leyes se basan en la interpretación de las escrituras bíblicas, que vendrá de la mano de un líder que, seguramente, saber leer y escribir y tiene dotes persuasivas y de manipulación muy altas.

Los miembros de esta secta son originarios de Irún y San Sebastián, en el País Vasco, y tiene una web en la que gestionan los productos que cultivan -por ello que haya un cerebro con acceso a lo que les niega a sus miembros-. Sobre ellos el alcalde Corella, Gorka García, indicaba que «participa mucho en la vida de la localidad, en las ferias alimentarias, en actividades de Biciclistas de Corella y en otras citas» sintiendo la muerte del menor sujeta a investigación policial.

«Doce Tribus» tiene diferentes propiedades en Corella. Esta secta está en España desde 1994 cuando se instalaron en Monte Ulía de San Sebastián dedicándose a la panadería y repostería. En 1999 llegaron a Irún y realizaban tareas ganaderas y agrícolas para en 2002 abrir la tienda «Sentido Común» de alimentación ecológica y en 2019 crear una distribuidora «Tribal Trading» de alimentación ecológica.

El menor ingirió el agua oxigenada cuando estaba en la parte trasera de la nave.

Secta peligrosa en Francia

En Francia, en el Parlamento, se les llegó a calificar de «secta peligrosa» después de la muerte de un menor en el año 2000, después de que sus padres, seguidores del grupo, se negaran a llevarle al hospital. La situación de los menores dentro del grupo preocupa especialmente.

Luis Santamaría, ex-sacerdote, teólogo y destacado experto en sectas, les ha dedicado una parte de su estudio académico El sectarismo de impronta cristiana en España (VI): grupos proféticos y mesiánicos no iberoamericanos, al respecto decía: «Destaca, sobre todo, por su vida comunitaria, algo que han preservado cuidadosamente hasta el día de hoy. Para comprender a esta secta es necesario tener en cuenta, además, la importancia que adquieren algunos elementos judíos en su identidad grupal, empezando por su propia denominación oficial, que alude a las doce tribus de Israel, de las que pretende ser su restauración, y continuando con el cambio de nombre que hacen todos sus miembros, tomando uno hebreo. No se consideran judíos ni cristianos, son milenaristas, celebran el sabbat y otras fiestas judías y reconocen a Jesús como el Mesías, pero insisten en utilizar su “nombre original”: Yahshua. Utilizan la Biblia y practican el bautismo por inmersión».

Según la web de esta secta: «Vivimos según el evangelio de Yahshua (Jesucristo en español) descrito en la Biblia. Cada uno de nosotros quedamos fascinados al descubrir el tesoro de la vida de Yahshua, expresada en la comunidad. Hallamos amor y verdad, vimos gente sincera que querían seguirle y amar como Él nos amó. Cuando fallamos, nos arrepentimos y somos perdonados, y de la misma manera perdonamos a los demás. Este es el secreto que nos ha permitido permanecer juntos a través de los años».

Los expertos califican a Las Doce Tribus como una «peligrosa secta, destructiva y alienante». En España, entre otros casos, en 2008, se conoció la historia de un joven catalán que llevaba dos meses si saber nada de su hijo -un bebé de meses- y de su compañera sentimental estando en la secta en Pravia.


Edictos en El Correo de Andalucía Empleo en Sevilla