Menú
La aventura del misterio

Experiencias paranormales que le aterrarán

En fechas como las que se aproximan siempre hay experiencias de personas, anónimas, que no dejan de sorprendernos y que podrían sucederle a usted. ¿Sabría decir cómo reaccionaría ante una de ellas? Ha aquí algunas confesiones y casos increíbles

01 nov 2022 / 04:00 h - Actualizado: 01 nov 2022 / 04:00 h.
"La aventura del misterio"
  • Experiencias paranormales que le aterrarán

A lo largo de estos últimos 30 años (un poco más) dedicado a la investigación y divulgación de temas paranormales, casos con más explicación, otros con menos y unos de los que te congelan la sangre. Hoy, en fechas tan señaladas en el calendario como estas y las que se avecinan, me atrevo a contarles algunos testimonios de personas que vivieron el terror y el misterio en sus propias carnes.

Comienzo por una amiga llamada Aurora que me contaba lo siguiente: “El pasado verano en un pueblo de Galicia llamado Poio, nos hospedamos una amiga y yo en un hotel típico de la zona, al lado del monasterio de Poio.

Llegamos por la noche cansadas tras un largo viaje desde Jaén y en la cena conocimos a una pareja que nos comentó que podíamos ver por la televisión monólogos en la Sexta. Pusimos la televisión pero estábamos tan cansadas que la apagamos y nos pusimos a planear lo que íbamos a hacer al día siguiente.

De pronto, la televisión se encendió a las 00.10, mi amiga me dijo que quizás la hubiésemos apagado mal. A continuación la cortamos y nos fuimos a dormir. Eran las 01.10 cuando las dos estábamos en un profundo sueño y la televisión se encendió a todo volumen y en una cadena de dibujos, Boing, por lo que no era la cadena que nosotras estuvimos viendo cuando la encendimos. Nos asustamos bastante debido al volumen tan alto y que estábamos durmiendo plácidamente. Mi amiga intentó cortar la televisión pero le dio calambre y se apagó toda la luz de la planta del hotel.

Presas del pánico intentamos salir de la habitación y bajamos corriendo a recepción, después de no encontrar la puerta de salida ya que no se veía absolutamente nada.

El chico de recepción nos calmó y nos acompañó a nuestra habitación para encender las luces de planta e intentar quitar la televisión. Él no sabía por qué pasó eso, nos dijo que iba a quitar el cable de la antena por si se volvía a encender que no lo hiciese con ninguna cadena para así no asustarnos más.

Aún así decidimos quedarnos hasta las 02.10 para comprobar si se volvía a encender y que las anteriores veces habían sido a las y 10. Comprobamos que no se volvió a encender y nos dormimos.

Al día siguiente, cuando ya se nos había pasado el miedo, decidimos pensar que quizás fuese algo casuístico, decidimos acostarnos antes por el gran cansancio.

Nos acabábamos de acostar a las 23.20 de la noche y mi amiga, que se echó la almohada por encima, dice que tuvo la necesidad de apartarse la almohada de la cara y comprobó que el piloto de la televisión comenzaba a parpadear para encenderse, y efectivamente se encendió, esta vez sin ninguna cadena, sólo la pantalla con las letras de no hay señal.

Esta vez no marcaban las agujas del reloj las y 10 como el día anterior, ni tampoco el día anterior se encendió a las 23.20, las horas aquí no cuadraban si de una alarma se hubiese tratado como intentaban convencernos.

Decidí quitar el cable de alimentación de la televisión porque las dos estábamos muy asustadas y sin saber qué hacer. A partir de entonces no se volvió a encender, o si lo hizo, nosotras no fuimos conscientes de que lo hiciera porque estábamos dormidas. Fueron dos noches de autentico terror en la Galicia mágica.

No sé si será un caso paranormal, o pura casualidad pero esa experiencia no la olvidaré jamás”.

Impresionante, ¿verdad? Y en Andalucía tenemos muchos lugares así...

Encuentro con lo extraño

Nuestra siguiente experiencia con lo paranormal llega de la mano de Laura, ella me contaba: “En mi caso han sido varias las experiencias, en mi familia existen bastantes antecedentes de familiares que veían y hablaban con los fallecidos.

De pequeña veía a mi bisabuelo el cual no conocí (ya que falleció antes de que yo naciera, el tenía sólo 39 años) en la puerta de mi habitación, nunca me hablaba, siempre me miraba y miraba al techo...

Nunca supe que significaba (en este caso era muy pequeña y no entendía la magnitud de lo que veía, como tenía tanto parecido a mi padre, siempre pensé que era el él que nos miraba por la noche... Ya de mayor supe que no era así).

Con 18 años, vivía en una residencia de estudiantes y vi perfectamente como mi habitación era atravesada por un grupo de niños pequeños vestidos de una forma más bien antigua, con sombreros, tirantes, (atuendos que no se llevaban en la época en la que los vi), en fila india y detrás veía una forma negra con un vestido largo, no supe bien lo que era (teniendo en cuenta de que los vi en tonos grises). En ningún momento me dijeron nada. Luego me entere que el edificio pudo tener algo que ver con monjas.

Desde que mi abuelo murió hasta que después de morir mi abuela, pase por diferentes situaciones, pero ese tema tan personal prefiero no contarlo.

Siempre he evitado este tipo de situaciones, y ahora sabemos que un hijo pequeño de un familiar tiene conversaciones con fallecidos de la familia y es capaz de predecir cosas que van a pasar.

Sé que existe algo después de la muerte, y que el mundo del misterio y el mundo paranormal está muy presente entre nosotros”.

Lo paranormal en pequeñas dosis

Juan Ramón es nuestro siguiente testigo de lo imposible y me relataba: “mi mujer, mis hijos y yo estábamos viendo la tele en casa, en un momento el bajo de mi camiseta literalmente voló... Como si metieras la mano debajo y voltearas la camiseta para llevarla a un lado, no sé si lo explico bien, yo me encontraba de pie y mi mujer sentada en el borde del sillón justo al lado, su reacción fue tirar de la camiseta al ver que se iba sola y le costó trabajo, como si alguien la sujetara...Yo solo sentí frio, mucho frio; mi hermano había fallecido poco antes” teniendo el convencimiento que fue una señal de su difunto hermano.

También hay experiencias OVNI como la de Toñi: “Era casi medianoche y mirando por la ventana vi una luz, me pareció tan rara que estuve viéndola como diez minutos junto con mi madre. Lo que me sorprendió, y a la vez me intimidó, fue que la luz me seguía hacia donde yo caminara. Se movía en círculos pero no tenía el mismo camino y donde yo me detenía allí se quedaba, en cuanto avanzaba ella avanzaba conmigo y en fin no tengo ni la más remota idea que pudo haber sido pero una cosa se y es que no era una luz de algo creado por el humano y por lo que vi parecía un ser inteligente pero solo era luz. Nadie nos cree, piensan que eso fue algo de nuestra imaginación pero yo creo que fue algo sobrenatural”.

La última historia es una aparición de carretera. Piense que le puede ocurrir a usted, que conduce por una carretera y es víctima del misterio, como Juanjo: “bueno lo que me paso a mi fue para morirse, vengo de Cazalla de la Sierra por la carretera vieja del Pedroso, sobre las 11,20 de la noche, y a los 6 o 7 kilómetros vengo por una curva y en la orilla me encuentro algo que sale del arcén de la calzada, un nota con la cara como si fuera un muerto la mandíbula desencajada y los ojos brillantes moviendo la cabeza en circulo y lento. Me mira al lado del cristal y me tembló el cuerpo, cuando miro por el retrovisor veo como se apaga, todavía lo tengo en la cabeza, nunca lo olvidaré”.

Son historias de ultratumba, paranormales e inexplicables, reales todas ellas y que hicieron que su creencia en el misterio, en lo extraño, cambiara racialmente.


Revista Escaparate Empleo en Sevilla Más seguros Edictos