Menú
La aventura del misterio

¿Halloween vs ’Todos los Santos’?

Podría parecer una trivialidad esto de enfrentar a Halloween contra la fiesta de «Todos los Santos» pero es algo que está en la calle y que, cada día más, se escuchan voces que están a favor o en contra.

27 oct 2022 / 05:28 h - Actualizado: 27 oct 2022 / 05:28 h.
"La aventura del misterio"
  • ¿Halloween vs ’Todos los Santos’?

Se suele argumentar, con excesiva rapidez y desconocimiento, que Halloween es una «americanada» y que hemos sido «invadidos» por la fiebre de los disfraces en detrimento de lo que es la fiesta de recogimiento y respeto como «Todos los Santos» pero, lo cierto, es que lo uno no quita a lo otro.

Por eso no seré yo quien trate de convencer a nadie pero si dar mi opinión en un tema que no considero baladí.

La festividad original, original, de Halloween no es americana sino europea, el culto a la Naturaleza y los difuntos mediante el Samhaim, una época en la que se celebraba el cambio de ciclo y de cosechas así como se recordaba a los muertos.

Era un tipo de fiesta pagana muy del mundo celta y centro europeo, druídico que, con el pasar del tiempo, fue asimilado por el Imperio Romano y cuando se impuso el cristianismo los papas Gregorio III y Gregorio IV solaparon con la fiesta de los difuntos que trasladaron de su mes de celebración al día 1 de noviembre para «tapar» cultos paganos. De esa forma nace «Todos los Santos» primigenio. Curioso, ¿verdad?

En la fiesta pagana -antes del cristianismo- se decía que era la noche en la que se abrían las puertas del «más allá« y los difuntos buscaban su hogar, por lo que había que colocar «lucernas» en las ventanas y algo de comida para que el difunto regresara al «otro lado», esas «lucernas» estaban hechas vaciando una hortaliza y colocando dentro una vela a modo de farol.

Pasó el tiempo y la fiesta del Samhaim sólo sobrevivió en determinadas zonas de Irlanda, cuando las terribles hambrunas hicieron acto de presencia muchos fueron los que emigraron a América y en Nueva Ámsterdam (hoy Nueva York) se establecieron entrando en contacto con las tribus locales y creando un crisol cultural que fusionó el culto a los muertos del Samhaim con las creencias nativas.

Evidentemente hubo un punto de inflexión cuando el Halloween salió a la «gran pantalla» y el «Séptimo Arte», de la mano de John Carpenter, lo devolvió transformado. Pero ha sido una tarea de décadas, Halloween no se celebraba en España hasta 1989 (quizás un poco antes) y si era mayoritario «Todos los Santos».

Decía que lo uno no quita a lo otro pues Halloween es la tarde-noche del 31 de octubre y «Todos los Santos» el 1 de noviembre, día de «Don Juan Tenorio» y de representaciones tan geniales como la que del mismo entiende mi amigo Antonio Puente Mayor.

Así que no hay una discordia, una es un día y la otra es otro. «Todos los Santos» es recogimiento, recuerdo, tradición, melancolía, cementerio, flores, añoranza y un punto de tristeza. Halloween es la fiesta, la diversión, el «truco o trato», la felicidad de los niños, los disfraces...

Radicalmente diferente para dos días diferentes y, ¿saben? Algunos se preguntarán: ¿Y tú por qué te decantas? Pues mire usted, yo tengo familiares fallecidos y también los recuerdo no sólo el 1 de noviembre sino todo el año, todo el año me falta esa persona tan importante como es una madre o amigos que ya se marcharon, aunque en esa fecha guarde especial respeto y recuerdo; pero también es cierto que en los tiempos que corren, con tantos problemas e inquietudes, tener un momento de desconexión, disfrazarse y pasarlo bien me parece también un plan genial así que no debemos olvidarnos de las tradiciones así como no debemos hacer ascos a pasar un buen rato. Ya la vida traerá sus propios problemas pero, entre tanto, recuerden y disfruten, que es compatible.


Revista Escaparate Empleo en Sevilla Más seguros Edictos