La aventura del misterio

Impactante avistamiento y experiencia OVNI-OSNI en el embalse de ‘La Minilla’

El término OSNI es una clara referencia al fenómeno OVNI pero localizado en el mar. Un OSNI sería el acrónimo de Objeto Submarino No Identificado y serviría para definir a un objeto desconocido que aparece o se sumerge en el agua. El caso les cuento hoy sucedió en Sevilla.

19 jun 2022 / 05:18 h - Actualizado: 19 jun 2022 / 05:18 h.
"La aventura del misterio","Ovnis"
  • Impactante avistamiento y experiencia OVNI-OSNI en el embalse de ‘La Minilla’

Sería difícil definir cuando surge la primera observación de un objeto desconocido bajo la superficie del mar que fuera observado por testigos aunque ya en las crónicas de los viajes de Cristóbal Colón se habla de extrañas luminiscencias bajo la superficie del mar.

A lo largo de tradiciones y leyendas en todo el mundo hay numerosas descripciones de tan increíbles objetos que tienen la capacidad de entrar o salir del agua, emanar una extraña luz o moverse a gran velocidad y maniobrabilidad.

Referencias legendarias podemos encontrar en pasajes sumerios, babilónicos o en las culturas mesoamericanas.

Igualmente son numerosas las bitácoras de barcos que desde la historia moderna de la navegación dejan reflejados incidentes con tan enigmáticos y desconocidos objetos.

Pero estos fenómenos no tienen por qué ocurrir en alta mar, también suceden en lagos interiores y hasta en embalses...

Terror en Sevilla

Les quiero ubicar en el pantano de La Minilla, en Sevilla. El Embalse de La Minilla pertenece a la cuenca de la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir y se encuentra ubicado en la provincia de Sevilla. Su construcción fue comenzada por el Ayuntamiento de Sevilla en 1942, ​ aunque fue finalizado por la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir y en su entorno se han descrito hechos que son inexplicables.

Serán los testigos quienes hablen de ello... Carlos Torres es empleado de unos grandes almacenes sevillanos, tiene 47 años, padre de tres hijos y aficionado a la pesca, recuerda de aquel día [reservando confidencialidad de fechas por indicación de los testigos]:

“Era un Sábado de Septiembre y se había dado mal la pesca, bromeábamos entre nosotros acerca de malos que éramos, nunca nos había pasado. No sé, sería las siete y pico y con unos nubarrones muy feo sentimos unos gritos de Esteban, alarmados salimos para allá pitando y lo que vimos fue acojonante...era una cosa ,un tubo, un cilindro, algo con esa forma de un rojo vivo brillante que estaba estacionado sobre el aire a unos 20 centímetros de la superficie del agua, no hacía ruido ni deslumbraba solamente estaba allí y poquito tiempo después ,tal vez 8 o 9 segundos, aquello se comenzó a meter para dentro entre destellos rojos... algo impresionante...el que más cerca estaba era David que estaba totalmente absorto viendo aquello...el único que reaccionó fue Esteban que muerto de miedo nos llamó a todos pero la cosa no era para menos...”

Esteban Vázquez tiene 38 años, industrial, divorciado y amante de la pesca, nos comentaba esto: “aquello fue impresionante, es lo que te ha contado antes David, todo exactamente igual... pero David estaba paralizado, inmóvil, se quedó atontado, es más, aunque él dice que lo vio todo perfectamente era como si luego no tuviera noción del tiempo que había estado viendo aquello, estaba desorientado, impreciso... la verdad es que aquello fue muy fuerte”. Consultado sobre la actitud de David nos comentaba:” si hombre, es como si a él le hubiera parecido aquello una eternidad cuando sólo fueron unos segundos... luego no sabía bien la hora que era ni las piezas pescadas..., si no habíamos pescado nada...Él no debía sentirse bien ya que pese a llevar él su coche me dejó conducirlo a mí y él no le deja el coche nuevo ni a la mujer... imagínate...y se acuesta con ella todas las noches... estaba raro”.

Ratifica otras observaciones acaecidas en el embalse

David Delgado es técnico en sistema de aire acondicionado en Sevilla, tiene 32 años, casado y padre de dos niños. Aficionado al fútbol y a la pesca, todos los Domingos o días libres y festivos se reúne con los amigos a cruzar cañas y desestresarse (curiosa expresión). Recuerda que la mañana del 14 de Septiembre –era Sábado, con muy buen tiempo, su amigo Esteban Vázquez lo había llamado días antes y ya habían quedado para ir con otros amigos a pescar: “no juntamos allí 6 personas con nuestros aparejos de pesca y cada uno eligió su pareja y lugar donde ponerse, nosotros elegimos una lengua que entra en y más allá hay bastante profundidad, Rafa y yo estuvimos allí toda la santa mañana con no mucha suerte, para que engañarnos, vamos que no pescamos casi ná importante pero la suerte fue pareja para todos...era extraño el mal día de pesca”.

“Sobre las 17:30 comenzaron a venir nubarrones negros de Huelva y Manolo Rojas nos dijo que nos fuéramos preparando para acabar que comenzaría a llover, el viento era de agua y la brisilla cortaba. Esperamos un rato más y sobre las 19:10 decidimos concluir aquella nefasta jornada de “pesca” por llamarlo de alguna forma. Estábamos recogiendo los útiles cuando de más allá de donde estábamos , a unos 200 metros el agua comenzó a girar como si hubiera un remolino, entonces poco a poco se comenzó a ver una forma que iba saliendo para arriba (emergiendo) de color rojizo metálico... creímos que podía tratarse de una bolsa de patatas Lays o algo así pero aquello siguió para arriba y comenzó a elevarse sobre el agua... no hacía ruido, era una cosa cilíndrica de unos 25 0 30 centímetros de diámetro por unos 40 o 50 centímetro de alto tal vez, la distancia puede confundirnos las medidas pero algo así, de color rojizo metalizado vivo y elevado o suspendido sobre el agua a 15 centímetros de la misma... una cosa terrible, impresionante...allí estuvo la cosa aquella “flotando” sobre el aire unos 40 o 45 segundos, Esteban llamó al grupo y Carlos (Torres) fue el primero en enterarse acudiendo casi infartado ya que creía que había sucedido algo... cuando llegó allí se quedó helado... él y el resto, aquello era impresionante, unos segundos después el tubo aquel comenzó a sumergirse lentamente provocando una especia de remolino y entre centelleos rojizos se acabó de perder de nuestra vista... fue una experiencia única y alucinante, quizás el día tan nefasto de pesca tuvo algo que ver con la presencia del tubo ese allí bajo el agua...algo increíble”.

Esto nos relataba David Delgado tras su interesante experiencia con el por méritos propios OSNI del pantano de la Minilla en Sevilla.

¿Qué vieron estos testigos? Por definición un OSNI, un Objeto Submarino No Identificado cuya naturaleza, a día de hoy, nos es desconocida.


Edictos en El Correo de Andalucía Empleo en Sevilla