Menú
La aventura del misterio

Investigación paranormal en el «Cortijo de los Fusilados»

Hay en la provincia de Sevilla muchos lugares abandonados que guardan secretos en su interior y fenómenos paranormales difíciles de desentrañar. Dimos con uno de ellos...

15 nov 2022 / 04:00 h - Actualizado: 15 nov 2022 / 04:00 h.
"La aventura del misterio"
  • Investigación paranormal en el «Cortijo de los Fusilados»

A no demasiada distancia de la capital se encuentra el denominado «Cortijo de los Fusilados», un lugar del que la «Historia» parece haberse olvidado pero no esas voces de nadie que, ocasionalmente, se dejan sentir y surgen de la nada.

En un verano intenso, marcado por las numerosas investigaciones que realizamos, buscamos un punto que se me había resistido durante largo tiempo, un viejo cortijo de lúgubre historia y que, por fin, parecía que había ubicado.

Debido a ello acudimos a explorar el lugar y hacer pruebas para ver si había alguna actividad extraordinaria o si, por el contrario, nada sucedía en su interior.

Al llegar nos encontramos con lo que esperaba, un cortijo, muy al estilo arquitectónico de Ibarburu pero en un franco estado de deterioro y ruina. Investigando un poco descubrimos un buen número de estancias, las caballerizas, las destinadas al ganado, las dependencias de los trabajadores, la torre, la de la familia.

Una vieja alberca en su exterior con toda una historia y leyenda a su espalda y una construcción anexa a la que no se podía acceder con facilidad debido al paso del tiempo y a su deterioro.

Investigación paranormal en el «Cortijo de los Fusilados»


Con todo ello hicimos mediciones y sorprendía como el nivel de campo electromagnético saltaba más allá de los límites coherentes para un lugar en el que ni hay wifi ni red eléctrica -teniendo nuestros móviles apagados y en el coche para evitar lecturas erróneas).

Seguimos avanzando por su interior y comenzamos a hacer una sesión de psicofonías, quise hacerlo con grabadora digital (DASCAM) y una analógica de casete (SONY), al comenzar la sesión se preguntó una sola cuestión: «¿Hay alguien aquí?» y lo que resultó de aquella grabación, en el casete, fue gritos y un llanto de niño, desconsolado, o de mujer. Muy impresionante.

Aquello hizo -pues podíamos ver la gráfica de un ordenador conectado y las posibles inclusiones- que nos animáramos a seguir grabando todo lo que ocurría y hacer nuevas pruebas.

La siguiente experiencia fue a nivel de Spirit Box -que sólo personas con mucha experiencia comprenden y saben gestionar-, y nuevamente una voz femenina que decía «estoy aquí« o «busco a mi hijo» y que nos puso el vello de punta.

La nueva prueba a realizar fue de Spirit Box y Ovilus 3, la auténtica, y el resultado fueron disparos, gritos, llantos, una voz que día «Ayuda» y que resultaba de lo más inquietante.

Todo ello cuadraba con una visita que realizamos al lugar y que, en sesión de ouija, nos daba datos de cuatro «presencias» en aquel sitio: Encarnación, Ramón, Miguel y un niño llamado Luis. Encarnación y Luis familia, muerto este último ahogado en la alberca próxima al edificio. Ramón una persona que trabajó allí y Miguel un fusilado vinculado al lugar.

Con las reservas que todo esto provoca -sobre todo por el medio tan poco ortodoxo, procedimos a investigar los datos facilitados y, en su mayoría, resultaba correcto... ¿Cómo era posible?

Tengo diferentes testigos que hablan de sombras en este mismo punto y de voces de nadie, de llanto o lamentos, ¿producto de ese mismo pasado luctuoso?

Un buen amigo, Edu, me comentó que eran conocidos los fusilamientos en la zona, sobre todo en época donde la Guerra Civil y la represión en Andalucía hicieron estragos más allá de las ideologías políticas. Esas voces del “Más allá” serían un resultado de todo ello.


Revista Escaparate Empleo en Sevilla Más seguros Edictos