Menú
Pasajes de la historia de Sevilla

La calle ‘más estrecha’: piérdete por la Historia y leyendas de la calle Verde de Sevilla

Si hay una calle estrecha en Sevilla esa es, sin dudas, la calle Verde en plena Judería de Sevilla, hoy les invito a pasear por ella y a sorprenderse de algunas de sus historias.

25 feb 2022 / 04:44 h - Actualizado: 25 feb 2022 / 07:58 h.
"Pasajes de la historia de Sevilla"
  • La calle ‘más estrecha’: piérdete por la Historia y leyendas de la calle Verde de Sevilla

Está en el antiguo barrio de San Bartolomé, aquel que formaba la Judería de Sevilla cuyo epicentro, como no podía ser de otra forma, es el barrio de Santa Cruz. La primera característica que destaca es que es muy estrecha, en algunos puntos puede tocar con los hombros las paredes de la misma pero también destaca por su color: el verde.

Y no porque se la haya pintado de ese color sino porque la Naturaleza lo invade todo dando un colorido especial.

Pasear por ella, cuando se siente los rigores del verano hispalense -o nuestra primavera- es toda una sensación de frescor. Enlaza una de las plazas que da a la avenida de Menéndez y Pelayo con la calle Céspedes. Es un claro ejemplo de construcción de la Sevilla más antigua, angosta, pequeña, fresca, especial.

Su arquitectura te transporta a otros tiempos, con las calles con la típica loza sevillana de barro y puertas que parece del XVIII. Allí puede encontrarse con la Casa de los Padilla, hoy parte de un negocio hotelero y una de las más antiguas de la ciudad. Así es localizables por el escudo de armas de la familia en uno de los frentes de los capiteles de las columnas junto al vistoso colorido albero y burdeos tan ligado a Sevilla.

Fue el escenario de la famosa matanza de los judíos por una masa encolerizada que calentó el arcediano de Écija allá por las postrimerías del siglo XIV y que pasaron a cuchillo al 90% de la población del barrio.

Pero tampoco está exenta de fenómenos extraños como, por ejemplo, los que vivió un vigilante de seguridad en el año 1992. Era las cinco de la mañana y llamó a la Policía sevillana por que dijo haber sido testigo de una aparición fantasmal, vio lo que se denomina como un «ensotanado», un «tipo» que vestía una túnica y tenía una larga cabellera blanca. Esa aparición lo miró y sonrió para desaparecer atravesando la pared.

La leyenda va más allá cuando otras personas hablan del ensotanado de la calle Verde, del fantasma o de como, en este mismo lugar, se encontraron dos tumbas.

Sea como fuere la calle Verde es una explosión para los sentidos, el aroma a jazmín a azahar de los patios cercanos lo invade todo, el verdor predomina en contraposición con las casas y la luz de las lámparas, desde su cofre de hierro forjado, ilumina las noches de forma lúgubre dando un aspecto de «otro mundo» a esta calle de Guinness de los Records, una calle de cuentos de hadas donde disfrutar de ese aspecto de otro tiempo que tiene.


Edictos en El Correo de Andalucía Empleo en Sevilla