viernes, 07 agosto 2020
10:43
, última actualización

La cirugía de Mohs tiene la tasa de éxito más alta en cáncer de piel

El porcentaje de curación oscila entre el 98-99%, especialmente en carcinomas basocelulares infiltrativos y en sarcomas cutáneos

31 jul 2020 / 13:27 h - Actualizado: 31 jul 2020 / 13:31 h.
"Salud"
  • La cirugía de Mohs tiene la tasa de éxito más alta en cáncer de piel

TAGS:

El Servicio de Dermatología del Hospital Quirónsalud Infanta Luisa de Sevilla destaca la cirugía micrográfica de Mohs como la “técnica con más porcentaje de éxito de todos los tratamientos para extirpación del cáncer de piel”, dado que la tasa de curación oscila entre el 98-99%, especialmente en carcinomas basocelulares infiltrativos y en sarcomas cutáneos.

En concreto, los dermatólogos Teresa Ojeda y Tomás Toledo, que realizan esta técnica en el centro hospitalario, explican que se trata de un procedimiento quirúrgico usado para tratar el cáncer de piel. En esta cirugía, se extirpan segmentos individuales de tejido canceroso, el patólogo los examina uno por uno con el microscopio hasta que se comprueba que el tumor ha sido extirpado por completo, “quedando lo que llamamos los ‘bordes libres’”.

De esta forma, “el paciente sale del quirófano con la certeza de que el tumor se ha resecado por completo, preservando la mayor cantidad de piel sana posible, algo especialmente importante sobre todo en zonas con repercusión estética tales como la región facial, auricular o genital”, incide la doctora Teresa Ojeda.

Y es que, como resalta el doctor Tomás Toledo, “los dermatólogos que estamos especialmente entrenados en la cirugía de Mohs también nos encargamos del procedimiento reconstructor, lo que redunda en una altísima tasa de satisfacción y confianza por parte de los pacientes, que son valorados en consulta, intervenidos y controlados posteriormente por el mismo especialista, garantizando una respuesta total”.

La cirugía de Mohs tiene la tasa de éxito más alta en cáncer de piel

La cirugía micrográfica de Mohs está indicada fundamentalmente para el carcinoma basocelular --el tumor maligno más frecuente-- y carcinoma escamoso. No obstante, el especialista apunta que también ha realizado en el Hospital Quirónsalud Infanta Luisa este tipo de intervención en el caso de carcinomas escamosos recidivantes, así como extirpaciones completas de sarcomas cutáneos --sarcomas pleomórficos y dermatofibrosarcomas protuberans--. En estos tumores se realiza una modificación concreta de la técnica, conocida como Slow-Mohs. También es especialmente útil en un tipo particular de melanoma, el léntigo maligno o léntigo maligno melanoma, que tiende a aparecer en la cara.

El porcentaje de pacientes que son intervenidos mediante esta técnica es cada vez mayor, entre otros motivos, porque cada vez estamos viendo más cáncer de piel en gente joven –30-45 años--, donde es especialmente importante conservar el mayor tejido sano posible.

Incidencia del cáncer de piel en Andalucía y Sevilla

En Andalucía, se diagnostican unos 10.000 casos nuevos al año de carcinoma basocelular y unos 3.500 casos nuevos al año de carcinoma escamoso. En cuanto a la provincia de Sevilla, son unos 5.000 los nuevos casos de cáncer de piel al año, de los cuales 90-100 son melanomas. El resto corresponden fundamentalmente a carcinomas basocelulares y escamosos, según afirman los especialistas. A diferencia del melanoma, tanto el basocelular como el escamoso pueden resolverse en un único acto quirúrgico, especialmente si se intervienen mediante cirugía de Mohs.

“Hasta hace unos años, el cáncer de piel no melanoma era básicamente de origen ‘profesional’, ya que se daba con mayor frecuencia en trabajadores agrarios, de la mar o de la construcción; si bien en los últimos 15 años esto ha cambiado, puesto que cada vez hay más casos en personas que trabajan a cubierto, pero que pasan tiempo al aire libre en sus ratos de ocio --ciclistas, aficionados al running o a los deportes acuáticos—y que desarrollan estos tumores antes y con formas más agresivas”, ha subrayado Tomás Toledo, quien añade que “las personas rubias o pelirrojas, con ojos claros y que nunca se ponen morenas, porque siempre se queman, tienen un riesgo de hasta cien veces mayor que una persona con piel y ojos más oscuros de desarrollar un cáncer de piel”.

Asimismo, Teresa Ojeda insiste en que el carcinoma basocelular es el cáncer más común diagnosticado en personas de nuestro entorno, que no tiene predilección por sexo y que se relaciona con la exposición al sol. “Su incidencia en adultos jóvenes --a partir de 35 años-- ha ido en claro aumento principalmente por los ‘malos’ hábitos de exposición al sol”, concluye.


Consultorio financiero en El Correo de Andalucía Marcaje al Empresario en El Correo de Andalucía Edictos en El Correo de Andalucía
Todos los vídeos de Semana Santa 2016