Menú

Llena tu otoño de castañas

Ricas en vitaminas, potasio, fibra y fósforo, las castañas se han convertido año tras año en el fruto seco estrella del otoño y el invierno.

22 nov 2022 / 12:07 h - Actualizado: 22 nov 2022 / 12:09 h.
"Producción","Otoño","Invierno","Agua"
  • Llena tu otoño de castañas

Por fin descienden las temperaturas y comenzamos a notar verdaderamente la llegada del otoño, y con él, la de las esperadas castañas. Aunque más de uno seguramente ya haya preparado algunas en casa o comprado su cartón en el puesto de los castañeros, aún serán desconocidos para ciertos consumidores todas las propiedades y beneficios que este fruto seco puede aportar a nuestra dieta.

La castaña es originaria de las regiones mediterráneas de Europa, tiene una producción de más de 500.000t en todo el mundo y en España más de 18.000t, aunque este año han descendido bastante las cifras por los cambios de temperatura y la falta de lluvias. Este fruto del árbol “Castanea sativa” crece en zonas húmedas y frescas, por lo que las regiones que más suelen cultivarla son Asturias, Cantabria, Castilla y León o Galicia, entre otras.

Beneficios

Las castañas son el producto estrella de esta temporada, y es que son muchas las propiedades y beneficios que pueden aportarnos: vitaminas, potasio, fibra, fósforo...y lo más importante, tienen un bajo contenido calórico.

Por tanto, si su consumo es moderado y no se producen atracones, la castaña será una gran aliada en nuestro proceso de pérdida de peso o de mejora de hábitos alimenticios. Este fruto seco está compuesto por una gran cantidad de agua y solo un 40% de hidratos de carbono principalmente complejos de bajo índice glucémico. Esto quiere decir que la castaña nos ayudará a realizar una digestión más lenta y sentirnos saciados durante mucho más tiempo.

Asimismo, esta composición nutricional ha hecho que muchos especialistas en el campo de la alimentación y la salud la categoricen como el fruto seco con menor contenido calórico, con solo 209 kcal cada 100 gramos de producto.

De igual forma, la castaña cuenta con algo de proteína y de grasa, pero en un muy bajo porcentaje, únicamente entre un 1 y un 2%, algo que la diferencia sustancialmente de otros frutos secos como las almendras, nueces o avellanas, que están constituidas por en torno a un 50% de grasas que, a pesar de ser saludables, nos aportarían un extra calórico a nuestra dieta.

Las castañas también contienen minerales como el calcio, magnesio, hierro y potasio, este último en una cantidad más elevada. En cuanto a las vitaminas, es posible destacar su alto contenido en los grupos B (B1, B3 y B6) y en más bajo porcentaje, las vitaminas C y E.

No obstante, el consumo de castañas también puede ser beneficioso a la hora de prevenir problemas intestinales como el estreñimiento gracias a su alto contenido en fibra. Asimismo, debido al fósforo con el que cuenta dicho fruto, nos ayudaría a mantener en buenas condiciones nuestro sistema óseo.


Revista Escaparate Empleo en Sevilla Más seguros Edictos