domingo, 19 septiembre 2021
17:34
, última actualización

Mantente hidratado en verano con estos alimentos

Las altas temperaturas son una de las principales causas de la deshidratación, por lo que es esencial consumir la suficiente cantidad de agua para el correcto funcionamiento del organismo.

31 jul 2021 / 09:38 h - Actualizado: 31 jul 2021 / 07:40 h.
"La Sed","Investigación","Consumo","Verano","Invierno","OMS"
  • Mantente hidratado en verano con estos alimentos

Mantener nuestro cuerpo hidratado es vital para nuestra salud, siendo aún más importante en la temporada de verano, ya que, con el aumento de las temperaturas, nuestro cuerpo necesita una ingesta extra de líquidos para seguir funcionando con normalidad.

La cantidad de consumo diario de agua recomendado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) se sitúa entre los 2 y los 2,5 litros para las mujeres y entre los 2,5 y 3 litros para los hombres, aunque siempre debe ajustarse a los requisitos de cada persona (si se practica deporte, por ejemplo, se deberá de consumir más agua).

El Instituto de Investigación de Agua y Salud explica que, normalmente, el cuerpo puede perder entre 2 y 2,5 de litros diarios de agua a través de actividades fisiológicas como la respiración, orina, heces o el sudor, algo que puede incrementarse con la llegada de las altas temperaturas.

La primera señal de deshidratación es la sed y la sequedad de la boca, pudiendo aumentar en fatiga, orina escasa y oscura, calambres musculares, estreñimiento, dolor de cabeza, piel seca y aumento del ritmo cardíaco, entre otros síntomas.

Para evitar la deshidratación es aconsejable reponer los líquidos de nuestro cuerpo no solamente a través del consumo de agua, si no también a través de la ingesta de otro tipo de líquidos o alimentos con un alto porcentaje de agua y nutrientes, como son las frutas, hortalizas y verduras.

SANDIA

La sandía es famosa por su alto contenido de agua, un 90%, siendo una de las frutas más consumidas en verano por su sabor y frescor. Puede tomarse a cualquier hora del día, como desayuno, merienda o cena. Además, tiene muy pocas calorías, por lo que es perfecta para cuidar la línea y sentirse saciado.

Sin embargo, no solo puede consumirse tal cual, si no en gazpachos, ensaladas o granizados, siendo una fruta de lo más versátil.

MELÓN

El melón es una fruta dulce, jugosa y refrescante, siendo el 90% de su composición agua. Además de mantenernos hidratados en pleno verano, el melón es bueno para el sistema nervioso y muscular por su alto contenido en potasio, todo un aliado para las vacaciones.

Esta fruta también puede consumirse en sopas frías, gazpachos, ensaladas o macedonias de frutas.

PIÑA

El principal componente de la piña es el agua, que constituye aproximadamente el 85 % de su peso, lo que convierte a la piña en un alimento con un valor energético muy bajo, solo 50 calorías por 100 gramos.

PEPINO

El pepino es una de las hortalizas más hidratantes (un 97% de agua) y es muy recomendable consumirla en crudo y con piel, pues no solo es importante su interior, en su exterior hay una gran cantidad de fibras y vitaminas ideales (vitamina C y E) para nuestro cuerpo.

Al igual que la sandia, el pepino tiene muy pocas calorías y puede consumirse como aperitivo (con hummus, por ejemplo) o como ingrediente de alguna ensalada, sopa o gazpacho.

CALABACÍN

El calabacín es una hortaliza muy popular y es que puede consumirse tanto en invierno como en verano, siendo recomendable su ingesta también en crudo, pues conserva mejor sus propiedades y sabor. Ya sea en cremas, como sustituto de la pasta o en aperitivo, el calabacín puede aportarnos una gran cantidad de agua, presentando un 94% de agua y solo 23 Kcal por cada 100 gramos.

CANÓNIGOS Y ESPINACAS

Tanto los canónigos como las espinacas son perfectas para el verano, pues suelen utilizarse de forma muy habitual en las ensaladas y pueden mezclarse con muchos vegetales y frutas para ayudarnos a hidratarnos y saciarnos.

Otros alimentos con un alto contenido en agua y que nos ayudan a hidratar nuestro cuerpo son el apio, fresas, sopas, gazpachos, batidos, caldos, cremas y helados. Incluso, alimentos como el arroz y la pasta contienen cerca de un 70% de agua, según indica la Cátedra Internacional de Estudios Avanzados en Hidratación.

Asimismo, es aconsejable evitar las bebidas alcohólicas, calientes o azucaradas, ya que este tipo de bebidas pueden empeorar la deshidratación. El café y el té aportan agua, pero también son diuréticos y no serían tan hidratantes como un vaso con agua.


Edictos en El Correo de Andalucía Empleo en Sevilla