El rincón de nuestras mascotas

No te confundas: los gatos eligen a sus «dueños»

¿Alguna vez te has detenido a pensar en quién considera el gato que es su dueño? Si es así te equivocas, el gato no tiene dueño pero sí elige compañero en la vida y es donde una persona puede tener la fortuna de ser elegida.

18 may 2022 / 05:21 h - Actualizado: 18 may 2022 / 05:21 h.
"El rincón de nuestras mascotas"
  • No te confundas: los gatos eligen a sus «dueños»

Cuando decidiste tener gato elegiste con cuidado el que deseabas, de una raza, de un color, macho, hembra, desde cachorro lo cuidaste y alimentaste y ahora, años después, tú peludito «pasa» de ti y prefiere estar en el regazo de tu hija o dormir en su habitación. No, tu gato te está profundamente agradecido pero es él quien elige a su compañero y no al contrario. Son sumamente inteligentes e independientes y eso les lleva a ser muy autónomos, tanto como para seleccionar la persona con la quieren estar.

Los gatos son intuitivos y muy cariñosos, si el gato te ha elegido como compañero, si se sienta sobre ti, si le gusta acorrucarse contigo, eres un afortunado. Él/ella considera que eres la persona que lo ayuda y cubres sus necesidades, de alimento, de bebida, de limpiar su arenero, de cario, todo hace que se establezca un vínculo contigo; si le proporcionas juego o te gusta cogerlo y llevarlo donde tu estés en lo que él considera su territorio ya es el sinónimo que encima le proteges. Él se siento seguro en ese entorno y contigo, siente que no hay amenazas cuando está junto a ti y que puede dormir a gusto sin más.

Al felino le gusta estar cómodo, saberse en buena compañía -aunque no le eche el peludito ni cuenta- y considerar que eres uno más. Así crea un vínculo con la persona, un sentimiento de seguridad y pertenencia que es muy importante y tiene la confianza para moverse de forma despreocupada.

Para tener esta confianza con tu gato debes tener en cuenta:

1º.- Respeta el espacio y límites del animal.

2º.- No agobiarlo con exceso de caricias, besos y mimos, ellos saben poner límite a ello.

3º.- Ser positivo para el peludito. Hará que se sienta de la familia y que tú seas de su familia.

4º.- Procúrale todos los cuidados y atenciones.

5º.- Juega con él, procúrale diversión.

6º.- Recuerda que un gato no es un perro, no atiende a riñas, él sabe buscar su equilibrio y evitar los castigos. No le riñas ni agredas, es lo peor que puedes hacer y generará miedo siendo esquivo y huidizo.

7º.- Pon rascadores en casa, te evitará más de un disgusto.

8º.- Recuerda que el gato es un felino y tiene instintos, cuando aceptas a un gatito en casa aceptas lo bueno y lo menos bueno, debes hacer ajustes en tu vida pero te dará muchas satisfacciones.

Recuerda que un gato no tiene dueño ni amo, tiene compañeros en la vida y eso es el mayor honor que se puede tener cuando se tiene a una mascota tan extraordinaria como esta. Sólo precisa de tu amor, permítele conocerte y conócelo a él, deja que interactúa -a su forma- contigo, son animales únicos y querrá pasar tiempo contigo.

Recuerda darle recompensas, él/ella lo agradecerá y relaciónate con él. Pero, sobre todo, dale lo más importante: TU AMOR.


Edictos en El Correo de Andalucía Empleo en Sevilla