La aventura del misterio

Presencias: ¿Está mi familiar fallecido conmigo?

A veces lo paranormal va unido, por desgracia, a una tragedia, sin conocer bien los mecanismos que provocan un fenómeno de este tipo si es cierto que la capacidad de sorpresa del ser humano es cada vez mayor, sobre todo si ese fenómeno lo toca de forma directa y personal

20 mar 2022 / 04:54 h - Actualizado: 20 mar 2022 / 04:54 h.
"La aventura del misterio"
  • Presencias: ¿Está mi familiar fallecido conmigo?

De vez en cuando me gusta dejar que sean los testigos los que hablen, los que manifiesten su sentir en torno a un hecho que han vivido, que sean ellos los narradores de su experiencia más que una reinterpretación del periodista, del investigador, y son ellos los que tienen la llave del testimonio ya que, al fin y al cabo, el testimonio es suyo.

Así Miguel, estremecido aún, agarrándome con fuerza la mano, me decía: «mi hermana Desiré era una niña inquieta y le encantaban los temas extraños y paranormales, siempre estaba de broma con sustos y demás cosas de ese tipo. El día que dejó de estar con nosotros, justo dos horas antes de dejarnos, nos escribió una carta a mi madre y a mí, nos decía lo mucho que nos quería y lo mucho que nos iba a echar de menos pues se iba a buscar trabajo fuera de España. Mi hermana nos dejó la carta encima de la mesita de noche de su cuarto y en ella nos decía que todos los días nos diría que nos quería allá donde la vida la llevara. Pero al salir de casa aquel maldito día la atropelló un coche y la mató en el acto. Nos dejó destrozados». Las emociones de Miguel afloran a sus ojos, es normal tras fallecer un familiar tan cercano.

Pero su historia no finaliza aún pues «lo cierto es que no ha dejado ni un solo día de decirnos que nos quiere, pues al ducharnos tanto a mi madre como a mí se nos aparece en el espejo por el vaho de la ducha un corazón y un símbolo de infinito hechos por unos manos que ya no son de este mundo».

La sorpresa de la familia es mayúscula dado que se afanan en limpiar el espejo y saber que nadie ha dejado ese corazón con anterioridad, sin embargo el vapor hace su trabajo y las manos invisibles la suya, la magia del amor, aunque venga de otro mundo. «Mi hermana Desiré aún sigue entre nosotros».

Sucesos paranormales y premonitorios en una piscina

En ocasiones ocurren hechos que van más allá de lo racional, de lo comprensible, que no los podemos tildar de paranormales pero cuya extrañeza roza lo absurdo y entra de lleno en lo inexplicable. El miedo de la persona hace que ni se quiera pensar en fenómenos paranormales, en lo misterioso, en lo paranormal, sin embargo, en ocasiones, todos los indicios conducen a ello.

Así uno de esos hechos misteriosos, uno de esos eventos incomprensible viene a suceder en el domicilio de una persona que vivió en primera persona algo que no sabe explicar.

Omitiremos el nombre de la persona por las fuertes implicaciones familiares que asombrado contactaba con nosotros y nos decía: «Bauti, perdona que te moleste pero quería preguntarte sobre algo que ha pasado en mi casa y no encuentro respuesta, ni en Internet ni libro alguno», curioso respondí a su amable misiva pidiéndole más información y de inmediato su impactante historia afloraría.

Nuestro comunicante narraba: «En casa tenemos una piscina y mi padre la tiene 365 días al año clara y limpia. Cuando se murió mi hermana pequeña el agua se puso amarilla, entera, el mismo día que falleció... Después se nos murieron cuatro perros, separados en el tiempo, y pasaba lo mismo. Se ponía amarilla en el momento que había una muerte. El agua se suele poner verde cuando pasa un tiempo, pero era justo al instante y con una muerte. ¿Tiene alguna lógica o algo?». Evidentemente revisando información, expedientes y otras informaciones sobre hechos que pudieran ser similares descubrimos como realmente la información sobre aguas que cambian de color es ínfima, aunque no inexistente, pero relacionada con otro tipo de fenómenos, fenómenos naturales tales como movimientos sísmicos, nada que ver con muerte en un entorno familiar y menos en una piscina.

Abundando en detalles nuestro testigo ampliaba: «Olía mal, a podredumbre» y consultado sobre el cuidado de la piscina o si algún elemento químico pudiera haber alterado la transparencia de sus aguas nos decía: «Pues no sabría decirte sólo que la piscina es el hobby de mi padre. La cuida en extremo y cuando mi hermana murió pensamos que fue por el momento, pero con el primer perro mi padre se fijó y hemos visto que paso lo mismo con los tres restantes. Y una piscina no se pudre así en 10 minutos. Mi padre ha probado dejarla sin limpiar para ver si sucedía lo mismo. Y se pone verde y no amarilla y no huele mal».

La pregunta puede parecer absurda pero muchas veces el investigador debe buscar entre lo más lógico y accesible para descartar opciones racionales. Así se le consultó sobre el funcionamiento de la depuradora: «Poniendo la depuradora y demás si se quita el color del agua. Sola no, los que nos llamó la atención era que el cambio de una piscina entera se producía casi en el acto» y concluía «de todas formas será algo inexplicable. En mi familia siempre han pasado cosas raras. Mi hermana, la que falleció, veía siempre una mujer de negro y capucha y decía que era la muerte cuando se miraba a los espejos. Mi madre sueña con alguien y esa persona muere...»

Hechos extraños que igual pueden ser explicados desde un punto de vista químico, por alguna razón racional y coincidente, aunque esa casualidad, esa coincidencia, vaya más allá de lo matemático y roce lo imposible.


Edictos en El Correo de Andalucía Empleo en Sevilla