Prohibida la venta de frutas y verduras en envases de plástico

El gobierno ultima un real decreto que pretende incentivar la compra a granel y reducir la contaminación por uso de plásticos en España a partir de 2023.

28 sep 2021 / 11:15 h - Actualizado: 28 sep 2021 / 11:17 h.
"Euro","Consumo","ONG","Congreso de los Diputados","Supermercados","Distribución","Contaminación"
  • Prohibida la venta de frutas y verduras en envases de plástico

La venta de frutas y verduras en envases de plástico llega a su fin. El gobierno está preparando un real decreto que pretende prohibir en los negocios minoristas de España (tanto tiendas de barrio como supermercados) el uso de envases de plástico para la compra de fruta y verdura a partir de 2023.

Este decreto pretende reducir la contaminación por estos residuos e incentivar la compra a granel entre la población. Para ello, el veto a los envases de plástico tanto en la fruta como en la verdura se aplicará a los lotes de menos de un kilo y medio de peso, siendo similar a la prohibición de plásticos de la ley francesa antidesperdicio que entrará en vigor el año que viene. Sin embargo, quedarán fuera de la prohibición de envases de plástico los alimentos “con riesgo de deterioro cuando se venden a granel”.

La contaminación por plástico “ha excedido ya todos los límites” y, por ello, el gobierno busca “combatir de la manera más eficaz la sobreutilización de envases”, señala un portavoz del ministerio. Y, tanto excede los límites el uso de plásticos que, organizaciones ecologistas como Greenpeace, ya llevaban años luchando porque pequeños y grandes comercios dejasen de plastificar productos frescos y “desnudasen la fruta”.

Según la información que se ha trasladado desde el Ejecutivo español, el departamento de la vicepresidenta Teresa Ribera estaría ultimando el texto del borrador, pero ya ha mantenido reuniones con las asociaciones empresariales y con las organizaciones ecologistas más importantes para trasladarles algunas de las principales líneas de actuación del real decreto, que debe servir también para trasponer varias normas europeas e incorporarlas así al ordenamiento jurídico español.

De igual forma, en la norma también se contemplaría el impulso al consumo de agua no embotellada y a la obligación para las administraciones de “promover la instalación de fuentes de agua potable en espacios públicos”, algo por lo que se lleva luchando desde hace años en asociaciones como AEOPAS y su campaña PROGRIFO, a favor del agua pública de grifo. Asimismo, el decreto recogería el deber de “implantar alternativas a la venta de bebidas envasadas” y a la distribución de vasos de un solo uso” en eventos públicos también a partir de 2023, según los datos facilitados a las organizaciones ecologistas.

No obstante, otro de los objetivos tanto de este real decreto como de la ley de residuos tramitada por el Congreso de los Diputados es la de la creación de un sistema de depósito, devolución y retorno de envases, ya existente en otros países euro. Esto supone una batalla en España debido a que algunas ONG no son partidarias de este modelo y organizaciones como Ecoembes (encargada de la gestión de la mayoría de envases domésticos) se resiste a la implantación de esta iniciativa.


Edictos en El Correo de Andalucía Empleo en Sevilla