martes, 30 noviembre 2021
13:40
, última actualización
La aventura del misterio

Top Secret: Humanoides en Sevilla

Encuentros imposibles con «seres» que son calificados como oficialmente «imposibles» por la investigación del Ejército en la provincia de Sevilla y en Andalucía

16 nov 2021 / 04:00 h - Actualizado: 16 nov 2021 / 04:00 h.
"La aventura del misterio"
  • Top Secret: Humanoides en Sevilla

Son muchos los encuentros OVNI que se han descrito en Andalucía y en Sevilla más concretamente, todos calificados de “secretos” por su alta extrañeza y por la inquietud que pudieron crear en la población. Por todo ello quiero mostrarle algunos de los más significativos.

El humanoide de Gerena

Sucedió en la localidad sevillana de Gerena un 20 de Noviembre de 1975 sobre las 23:30 h. Aquella noche el perito de la Delegación de Urbanismo José A.L. y Adela B. H. se encontraban en su domicilio en éste pueblo cercano a Sevilla.

Aquella noche tenía en vilo a España... Franco, el Caudillo, había muerto... Había miedo, nerviosismo, incertidumbre... La pareja estaba tratando de ver las noticias al respecto vía televisión. Ese mismo día en la localidad de El Garrobo se había visto luces extrañas, pero la noticia era la muerte de Francisco Franco.

De repente comenzaron a sentir como si algo estuviera golpeando las ventanas y puerta del domicilio. Adela se levantó y fue a ver que era lo que estaba golpeando aquella ventana más cercana a la estancia donde ellos se encontraban en la segunda planta de la casa...

Al descorrer la cortina se llevó una impactante sorpresa: un humanoide antropomorfo flotando en el aire en el que destacaba su cabeza desproporcionada, vestía un traje muy ajustado y no pudo verle con claridad la cara... Era como una extraña sombra que flotaba en la noche...

Su marido se dirigió hacia la ventana ante el grito de horror de su esposa... También vio al “humanoide volador” con los brazos en cruz en el aire, a la altura de un segundo piso... Aquel ser comenzó a alejarse hasta confundirse con la oscuridad.

También fue visto en el pueblo de Gerena y en otra finca de esta misma localidad, curiosamente con la misma descripción dada por Adela, esta vez flotando en el aire en una calle mal iluminada: cráneo desproporcionado, cuerpo jorobado, flotando en el aire...

¿Qué fue aquel extraño personaje que apareció en Gerena un 20 de Noviembre de 1975? No se supo jamás pero algo muy extraño y sin explicación visitó esta localidad la noche de la muerte de Franco.

El humanoide de Santiponce

Era un 8 de Enero de 1972 a la altura del kilómetro 486 de la carretera entre Sevilla y Extremadura a la altura de la localidad sevillana de Santiponce. Ese día sobre las 21:30 h Luis L. A., transportista, conducía su “Pegaso” cuando observó a lo lejos, en el margen de la carretera, una silueta humana que avanzaba hasta colocarse en medio de la misma...

Luis cambió de marcha, a una más corta, más lenta... Luis manifestó: “parecía un hombre que estaba desnudo allí en medio, tenía la cabeza ahuevada y sus brazos eran muy largo, eso me llamó la atención”.

El humanoide hacía unos extraños movimientos con los brazos como indicando al vehículo de Luis que se detuviera... Lejos de hacerlo Luis pisó el acelerador acercándose más y más a aquel extraño ser.

Cuando parecía inevitable la colisión, el atropello, aquel ser –que cifró en 2 metros de altura- se apartó tirándose contra unos matorrales... Le llamó poderosamente la atención su indumentaria: “era un traje muy ajustado y brillante”. El ser realizó un movimiento de extrema agilidad y aquel hecho más lo extraño del ser dejó impactado al camionero.

Al llegar a la localidad sevillana de Camas detuvo el camión para comentar con los allí presentes su extraño encuentro en la carretera 486.

EN OTROS PUNTOS DE ANDALUCÍA

El humanoide de Fuengirola

En la noche del 9 al 10 de Julio de 1970 unos chicos que tenían por afición la fotografía decidieron ir al chalet que tenía la familia de uno de ellos en la costa, en Fuengirola.

Hacía calor y llegaron sobre la una de la mañana. Se estaban instalando cuando uno de aquellos jóvenes comento que en aquel lugar, hacía unos meses, se había observado un OVNI muy luminoso. El resto de los chicos no le prestó demasiada importancia al caso.

Iban a estrenar sus nuevas máquinas fotográficas cuando dentro del chalet comenzaron a sentir una respiración muy profunda, se miraron y decidieron ir a mirar por si alguno les estaba gastando una broma o si alguien podía haber entrado a robar. Se armaron con diferentes utensilios de cocina, cogieron unas linternas y fueron a ver que era lo que originaba aquella respiración. Al llegar a la parte exterior del chalet y encender las linternas aquel sonido cesó...

Sobre las cinco de la madrugada uno de los jóvenes, Manuel Linares, despertó al molestarle unos ruidos extraños. Llamó a sus compañeros pues se escuchaba como una respiración jadeante y un silbido... Salieron tres de ellos al lugar de donde parecía provenir aquel sonido, fueron sigilosamente y descubrieron algo que les llenó de pavor y miedo: un ser más alto que el árbol, con dos fuentes de luz por ojos y con una especie de tocado negro que lo envolvía...

Los jóvenes salieron corriendo en busca de cuchillos y machetes pero al regresar aquel ser ya no estaba... Únicamente había un olor a azufre y una elevada temperatura en la zona.

Manuel Linares regresó a su habitación y “vi pasar por la entrada una sombra, ni muy despacio ni muy rápida; encendí la luz, traté de esconderme. La sombra –se oían unos ruidos como de respiración muy fuerte- pasó de largo”.

Los jóvenes se refugiaron en el chalet. De repente comenzaron a sentir pisadas en la azotea y fuertes golpes en las ventanas y puerta como si quisiera entrar en la vivienda...

Asustados cerraron la casa al cesar aquel misterioso incidente y regresaron a Sevilla. Los chicos contaron su experiencia a los investigadores Manuel Peyró, Emilio Linares, Inés Pérez, Ignacio Benvenuty, Ricardo Lineros y Manuel G. Ontivero, de la CIEFE, que se dedicaba al estudio de este tipo de fenómenos.

Curiosamente en aquel lugar, un año antes, aparecieron muchos animales muertos en un escaso número de días sin que se pudiera explicar satisfactoriamente sus muertes... ¿Relacionado? Nunca lo sabremos.

El humanoide del Puerto de Santa María

Viajamos en el tiempo para ubicarnos en un 21 de Marzo de 1974 en la localidad gaditana de El Puerto de Santa María, sobre las 2:30 h. el chófer del presidente de la Diputación de Cádiz –Cristóbal Muñoz- conducía camino de dicha localidad, pero algo iba a ocurrir que cambiaría su vida...

“En un momento del viaje vi a una sombra alta de alguien que permanecía en pie junto al arcén. Pensé que había ocurrido algo, aunque no divisé vehículo alguno junto a aquel ser. Me decidí a parar y a intentar prestar ayuda al transeúnte, pero algo me dijo que allí había “gato encerrado”.

Aquella persona seguía inmóvil, y lógico es que al verme hubiera hecho alguna señal o me hubieses hablado..., pero no se movió y permaneció en completo silencio”, recordaba Cristóbal Muñoz.

Proseguía su histórico testimonio: “De pronto surgió de la cabeza y de la cara de aquel hombre una luz poderosísima, tremendamente intensa: una luminaria blanca que lo inundaba de claridad todo el contorno mientras aquel tipo continuaba en posesión de “firmes”, con los brazos pegados al cuerpo. Salí espantado, aterrorizado, sin saber con quién estaba yo en aquel camino solitario. Me metí en el automóvil, pero incluso desde su interior seguía viendo el foco de luz que iluminaba parte de la carretera. No aguanté más, metí la primera y salí de allí como alma que lleva el diablo...”

Y los sustos nos acabaron allí, el coche de la presidencia de Diputación de Cádiz era un Seat 1500 que cuando hubo rodado apenas unos cientos de metros comenzó a fallar y a pegar tirones... Así se mantuvo hasta que llegó a su domicilio...

A la mañana siguiente el chófer informó de lo sucedido al presidente de la Diputación quién le contesto convencido: “bien podría ser un OVNI de esos que salen en los periódicos”. Y es que eran una época en la que el misterioso fenómeno OVNI era actualidad en los medios de comunicación.

Humanoides en Algeciras

Sucedió el 12 de Febrero de 1980 cuando Rafael Tobajas y su esposa fueron a visitar a una amiga enferma con gripe. Una vez en el domicilio y desde la terraza del mismo Rafael Tobajas ve unas extrañas y misteriosas esferas que tienen rumbo, o dirección, a “Los Adalides” en Algeciras. La observación sorprende a todos pero no era algo nuevo en tierras gaditanas, una zona de una gran actividad ufológica.

Sobre las nueve de la noche, en la carretera local denominada “Botafuego y Llano de la Vega”, Garganta del Capitán y Sierra de Ojén había un fenómeno que se repetía: unas luces esféricas de color blanco con destellos violetas cruzaban su horizonte de forma muda e inquietante. Es visto por numerosos testigos que afirman que es un objeto sólido que al baja deja al descubierto su forma de “taza invertida” con luces de colores que van desde el rojo al verde, que se desplazan a gran velocidad y que desde unas especies de antenas emiten unas ráfagas de luz... Se mueven siempre en dirección Norte-Sur para bajar en la vertical de la Sierra de Ojén hasta la barriada de “Los Adalides”, “La Granja”, Camino Viejo de Los Barrios. Sus medidas aproximadas lo situaban entre los cinco y los doce metros y sus evoluciones son dispares ya que unos días puede ser muy lentas y otras moverse con suma rapidez.

El testigo, Rafael Tobajas, ya había sido participe de este tipo de incidentes al escuchar los comentarios de diferentes vecinos pero nunca había podido verlo. Aquella noche, a las 21:30 h. desde casa de su amiga enferma quedaba impresionado por la observación.

Algunos decían que era sólo un resplandor, otros que se trataba de algún bromista, pero ¿todas las noches? Parecía excesivo. Aquella noche Rafael Tobajas observó detenidamente aquel extraño objeto, era luminoso, se balanceaba y Rafael decide ir hacía el lugar donde se encontraba el OVNI. Sus amigos no quieren acompañarlo siendo sólo su esposa coparticipe de su experiencia.

Conduce por la antigua carretera de Los Barrios, pasa por delante del colegio “Los Adalides” donde ve a un grupo de treinta chicos con linternas y palos, se detiene y pregunta a los chicos si han visto la luz, le responden afirmativamente e indican que aquel grupo de chicos iba a “explorar” e investigar de que se trataba. Sube en su auto a tres de ellos, José A. Sanjuán, José Rodríguez y Diego Gutiérrez quienes indican a Rafael Tobajas el camino.

A la altura del quemadero de basura, a varios kilómetros, observan dos luces muy intensan en la falda de la Sierra de Ojén, se automóvil detiene su marcha y con la precisión de unos prismáticos observan las evoluciones de las luces.

Observan con atención aquellas luces durante quince minutos, tras las luces se percibe la silueta de algo mayor... La esposa de Rafael Tobajas agudiza la vista y ve, claramente, la figura de algo, Rafael toma los prismáticos y descubre dos formas humanoides saliendo de aquella luz embutidos en un traje de color verde, muy ajustados y de caminar torpe, se puede distinguir perfectamente sus extremidades, los brazos y las piernas. Distaban ambos humanoides uno 100 metros. La luz se intensifican y la sombra de aquellos dos seres se proyecta sobre el agua de un cercano arroyo. Uno de los humanoides comienza a andar hacia la posición de Rafael Tobajas y sus acompañantes, sienten miedo, retroceden, suben en el automóvil y arrancan... Huyen despavoridos del lugar sabiendo que han sido testigos de algo “imposible”.

Al día siguiente Rafael Tobajas vuelve a aquel lugar y comprueba como hay una gran cantidad de huellas. Miembros de la Red Nacional de Corresponsales (grupo de investigación y divulgación ufológica) opinan que las huellas encontradas son similares a las que origina un mortero del 91 en maniobras militares, las mismas que realiza el destacamento de Botafuegos. Sin embargo aquel día no hubo maniobras...

Pero el fenómeno no se detiene, al unísono, a varios kilómetros de allí, el guarda nocturno de un cementerio de coches que estaba durmiendo en el interior de uno de los vehículos siente como algo golpea la puerta del coche... Despierta y observa aterrado a un ser con forma femenina, ojos rasgados y piel verdosa llamando al cristal del auto. El guarda, asustado, toma un palo de grandes proporciones como defensa y sale del auto para golpear a aquel ser que se desvanece ante su mirada llenando de terror al testigo. Jamás volvería ese puesto de trabajo.

No es el primer incidente registrado en la zona, en Septiembre de 1959 sobre las 2:30 h. de la madrugada, en la estación de bombeo de aguas de Algeciras, un empleado pudo apreciar la evolución en el cielo de una extraña forma ovoide con una especie de visera a su alrededor de, aproximadamente, seis o siete metros de diámetro. Cuando el objeto tomó tierra de su interior surgieron dos formas de apariencia humana de 180 centímetros de estatura, el incidente dejó sin palabras al sorprendido testigo que jamás olvidaría el incidente.

Después de todo lo explicado la pregunta flota en el aire: ¿Qué era esos “seres” que vieron los testigos? Es todo un misterio.


Edictos en El Correo de Andalucía Empleo en Sevilla