lunes, 30 noviembre 2020
17:56
, última actualización
Cultura

2008, EL AÑO QUE ARRASÓ MADONNA

Papa Noel le trajo a Madonna en 2008 un cheque con 200 millones de euros fruto de los 58 conciertos de su gira en la que vendió 2.350.282 entradas, es decir, que más de dos millones de fans acudieron a verla en Europa, EEUU, Canadá, México y América Latina.Foto: EFE.

el 15 sep 2009 / 20:37 h.

belén palanco n madrid

Papa Noel le trajo a Madonna en 2008 un cheque con 200 millones de euros fruto de los 58 conciertos de su gira en la que vendió 2.350.282 entradas, es decir, que más de dos millones de fans acudieron a verla en Europa, EEUU, Canadá, México y América Latina. Se dice rápido, pero la artista ha batido incluso su marca de 186 millones de euros con la que logró hace dos años el título de cantante femenina con más éxito en directo con Confessions Tour. A sus 50 años, coronada "como una virgen" en su propio altar, el de la fama y el éxito, la diva del pop de melena rubia y mirada rebelde, seduce con su eterno descaro desde sus tacones negros. Tal vez no le hacía falta demostrar en 2008 que rige con su báculo el reinado del pop, pero lo volvió a hacer, se comió el mundo. "Si tu mente está fuerte, tu cuerpo estará fuerte", se cansó de decir Madonna a los periodistas cuando le preguntaban: "¿Cómo te sientes?" por ser una cincuentona de bandera, a lo que ella incluso contestó que mejor que "hace veinte años". Y no hay quien lo dude, su alma de Ave Fénix se ha "endulzado" con Hard Candy (Caramelo duro), su último álbum y el undécimo de estudio de su carrera, y su séptima gira Sticky and sweet (Pegajosa y dulce).

Y también ha retomado la versión de Material girl, a pesar de su lado más espiritual: su filiación a la Cábala -sistema judío de interpretación mística y alegórica del Antiguo Testamento- y de su reciente vocación humanitaria con la apertura de una escuela para niñas malauíes, The raising Malawi Academy for girls. A golpe de talón, la artista a su vez selló ciertas cuestiones. Desde su divorcio del cineasta británico Guy Ritchie hasta la firma de un contrato de 120 millones de dólares con Live Nation, una de las más relevantes promotoras de música, por los próximos diez años.

En el plano sentimental, ha retomado la soltería, ya que desde finales del mes de noviembre la cantante está "libre", después de que un juez de familia de Londres le concediera el divorcio preliminar por la vía rápida, una decisión que habrá de ratificarse en la primera semana de enero. El divorcio del caso 'Ciccone M.L. versus Ritchie G.S.' comenzó a fraguarse tras la supuesta "fría" reacción de Guy Ritchie cuando la artista se cayó hace tres años de un caballo y se rompió varias costillas, de ahí que el argumento principal esgrimido por Madonna haya sido del comportamiento "poco razonable" del realizador. Aunque parece ser que el espíritu navideño les reunió para cenar junto a sus dos hijos: Rocco Ritchie, de 8, y David Banda, de 3 y Lourdes María, de 12 años -hija de Madonna y el actor y preparador físico Carlos León-.

Pero es que el divorcio le ha salido a Madonna redondo: el castillo en mitad de la campiña inglesa ha sido para él pero las casas en la ciudad -Londres, Nueva York y Los Ángeles- para ella y, además, su ex ha renunciado a aceptar una parte de la fortuna de ella, valorada -antes de la gira- en 300 millones de libras (unos 316 millones de euros). Este lance se desarrolló vertiginosamente, tras el rumor extendido de la crisis matrimonial que la pareja afrontó durante meses y el romance que se le atribuye a Madonna con un famoso jugador de béisbol de los Yankees, Alex Rodríguez, conocido popularmente como A-Rod.

Además, su hermano Christopher Ciccone acaparó la atención de la prensa al tildar a la reina del pop de "inhumana" mientras presentaba a bombo y platillo su libro Life with my sister Madonna (La vida con mi hermana Madonna). Pero, más allá de su vida personal, Madonna ha recolectado otros frutos este año: la artista opta a tres premios Grammys con Give it 2 me y 4 Minutes de su último álbum, con el que se coronó en el puesto número uno de las listas de éxitos de 37 países aunque poco después perdió gas, curiosamente durante su gira. También en su faceta cinéfila se ha volcado en la producción del documental I am because we are -sobre los huérfanos a causa del sida en Malaui-, que presentó en el festival de Cannes, en EEUU y Brasil, y en la de escritora, con la publicación de Being Binah, el sexto libro de su serie English Roses.

Pero, ante todo, bajo el aura del glamour, Madonna cierra el año siendo la imagen de la nueva campaña de Louis Vuitton, y tras haber apoyado sin pelos en su lengua al recién electo Barack Obama, que será el primer presidente negro de la Historia de los Estados Unidos y que ha sido el gran personaje de 2008.

  • 1