sábado, 23 enero 2021
23:00
, última actualización
Local

A velocidad de crucero

Tres victorias. Tres. Los malos agoreros veían a principio de temporada un Betis de circunstancias, de donde se podía sacar más bien poco. Muchos de ellos tendrán que tragarse sus palabras a la vista del rendimiento que está dando el equipo.

el 15 sep 2009 / 19:00 h.

Tres victorias. Tres. Los malos agoreros veían a principio de temporada un Betis de circunstancias, de donde se podía sacar más bien poco. Muchos de ellos tendrán que tragarse sus palabras a la vista del rendimiento que está dando el equipo, y ¡ojo! que todavía tiene margen de mejora. Este Betis ilusiona, se puede confiar en un futuro que nos haga olvidar los últimos tres años. Los jugadores están con el entrenador, y éste con el equipo. La afición recobra las ganas. Este es un Betis con un rumbo fijo, a velocidad de crucero, con una deuda con la grada que está empezando a saldar resolutivamente, por la vía rápida. La piña del vestuario -ahora sí- tiene una consigna: mucho que ganar y poco que perder, habida cuenta de lo acaecido. Hay jugadores que milagrosamente han revitalizado su verdadero potencial, lo cual se agradece infinitamente. Hasta se ha enamorado de este equipo el mismísimo Joaquín, también redivivo. Todos tenemos derecho a soñar.

Quiero dar una alegría a los niños de Sevilla. Seguramente vean en la cabalgata de Reyes de un barrio popular de Sevilla a su ídolo Edu.

  • 1