domingo, 20 septiembre 2020
21:42
, última actualización
Local

Absuelto un padre al que acusaron de abusar de su hija

Hace seis años que no ve a su hija porque su ex mujer le denunció por abusos sexuales. Ahora, un juez le ha declarado inocente porque las lesiones que la pequeña presentaba en los genitales se debían a que se rascó porque tenía lombrices. La niña tiene ahora siete años y no recuerda a su padre.

el 15 sep 2009 / 21:49 h.

TAGS:

Hace seis años que no ve a su hija porque su ex mujer le denunció por abusos sexuales. Ahora, un juez le ha declarado inocente porque las lesiones que la pequeña presentaba en los genitales se debían a que se rascó porque tenía lombrices. La niña tiene ahora siete años y no recuerda a su padre.

El "hombre malo". Así conoce esta menor a su padre después de haber estado seis años separada de él y oyendo del entorno materno constantes "vituperaciones" contra Miguel Ángel. Ahora, tras haber sido absuelto de los supuestos abusos de los que le acusaba su ex mujer, volverá a ver a su hija con el reto de tener que superar seis años de lejanía.

La "pesadilla" de este padre comenzó meses después de una "separación muy turbulenta". La niña tenía enrojecidos sus genitales y la madre denunció a su ex por abusos sexuales. Poco después, un juez decretaba como medida cautelar una orden de alejamiento basándose en el testimonio de un pediatra del Hospital de Valme. Sin embargo, en el auto el magistrado ya apuntaba a la "dudosa" existencia de un delito y a la posibilidad de que las lesiones se debiesen a "una mala praxis higiénica", según explicó el letrado del acusado, Rafael Caballero.

Seis años después, el Juzgado de lo Penal 7 ha dado la razón al padre, que durante todo este tiempo ha venido manteniendo su inocencia. La sentencia asegura que existe la "alta probabilidad" de que las lesiones de la pequeña se debiesen a que ella misma se rascaba porque tenía lombrices, lo que explicaría que la zona siguiese enrojecida aún incluso cuando dejó de ver al padre.

El juez se basa en el informe del Equipo Psicológico de Investigación de Casos de Abusos Sexuales (Eicas), que fue el que reconoció a la menor y "descartó" los abusos, asegurando que el acusado "no está dentro del patrón de la pedofilia. Los peritos también señalaron que si la niña dijo que las heridas se las causaba el padre pudo deberse al "ambiente de tensión" familiar, donde "oía constantes frases despreciativas" hacia su progenitor, ya que nunca fue capaz de describir lo que ocurrió. El juez recuerda también que la madre fue denunciada por impedir el régimen de visitas, por lo que sus palabras "son altamente interesadas".

El abogado de Miguel Ángel aseguró el martes que cuando la sentencia sea firme solicitará que se retire la suspensión de las visitas y que pedirá la custodia de la niña porque "sufre el Síndrome de Alienación Parental" bajo la influencia de la madre. Tampoco descarta reclamar una indemnización a la ex pareja y a la administración de Justicia "por la lentitud del caso", lo que ha privado a su cliente de su hija.

  • 1