domingo, 22 septiembre 2019
21:18
, última actualización
Local

Aguirre mantiene la guerra con Gallardón mientras el PP pasa página

La presidenta madrileña no habla ante los periodistas, pero en una entrevista en El Mundo contesta que no le parecería normal incluir a Cobo en las listas a las municipales.

el 01 feb 2010 / 20:53 h.

TAGS:

Aguirre visitó un taller de cocina para jóvenes con riesgo de exclusión en Madrid.

"No voy a hacer ninguna declaración, querido. Ya sabe usted que yo hago muchas, pero hoy no". Así respondió ayer la presidenta madrileña, Esperanza Aguirre, a las preguntas de los periodistas. En esta ocasión calló, pero precisamente ayer El Mundo publicó una entrevista en la que Aguirre aseguraba que no ve normal que el vicealcalde de Madrid, Manuel Cobo, vuelva a figurar en la candidatura del PP a las elecciones municipales tras sus declaraciones contra ella. Unas declaraciones, dijo, "que claramente atentan contra un artículo de los estatutos del PP".

En la entrevista, la presidenta madrileña confirma que no está dispuesta a bajar la espada en la guerra siempre abierta contra el alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, al contestar con un "no" a la pregunta de si le parecía normal la presencia de Cobo en las listas. Añade la presidenta, no obstante, que aún "falta mucho tiempo" y precisa en la siguiente respuesta que "las listas las hace el Comité Electoral".

Insiste además en que sus palabras del viernes pasado ante un micrófono abierto -"hemos tenido la inmensa suerte de poderle dar un puesto a IU quitándoselo al hijo puta"- "desde luego" no se referían al regidor madrileño.

Sobre lo dicho por Cobo este fin de semana, cuando se preguntaba qué hubiera pasado si él hubiera hecho esas declaraciones, Aguirre contesta: "Eso no eran declaraciones, era una conversación privada y ya he pedido disculpas".

En la entrevista, Aguirre asegura que con Ruiz-Gallardón siempre ha convivido y seguirán haciéndolo, aunque no están "ideológicamente en el mismo sitio" porque discrepan "en muchos asuntos". "Yo soy partidaria de bajar los impuestos y él de subirlos", fue su ejemplo.

Condescendencia. Desde el PP, si bien la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, recordó a Aguirre que las listas las redacta el Comité Electoral, no ha habido reprimenda por las duras palabras de la presidenta regional. No habrá sanción, ni tampoco ayer hubo respuesta a la entrevista en El Mundo. Más allá, De Cospedal justificó que Aguirre ya ha "pedido perdón" por sus palabras.

En la misma línea, la portavoz popular en el Congreso, Soraya Sáenz de Santamaría, pidió tomar con "naturalidad" el desliz de la presidenta y recordó que "esas cosas pasan". También calló el otro protagonista de la guerra, Gallardón, quien se negó a hablar alegando que no diría nada que perjudique al PP.

Otro periódico, esta vez El País, publicó ayer que hace ya un mes que el presidente del PP, Mariano Rajoy, supo de la estrategia de Aguirre en Caja Madrid. Sin embargo, pidió a Gallardón que cediera para no abrir una nueva batalla interna en el partido.

  • 1