viernes, 27 noviembre 2020
05:00
, última actualización
Local

El sistema de financiación ha restado a Andalucía 2.800 millones en tres años

La consejera de Hacienda reclama al Gobierno de Rajoy que «lidere» la reforma del actual modelo y que no sea un mero «espectador pasivo»

el 06 mar 2014 / 12:20 h.

TAGS:

montero-haciendaLas comunidades tienen hasta hoy para enviar al Ministerio de Hacienda sus conclusiones sobre la aplicación del actual modelo de financiación autonómica. El sistema, vigente desde 2009 y diseñado por el Gobierno de Zapatero, no satisface a prácticamente ninguna autonomía. Cada una está difundiendo su propio análisis para demostrar el maltrato financiero. Ayer le tocó el turno a la Junta, que denunció que Andalucía, junto a Murcia, Valencia y Baleares, es de las grandes perjudicadas por el actual sistema. En los tres años de aplicación del mismo (2009, 2010 y 2011), la comunidad ha perdido 2.800 millones de euros porque no han funcionado los mecanismos ideados para compensar a las regiones que tienen una financiación por habitante por debajo de la media, como es Andalucía. El Gobierno de Mariano Rajoy tiene dos frentes abiertos que afectan de lleno a las cuentas de las comunidades: por una parte, la reforma fiscal, que prevé aprobar entre marzo y abril para que llegue al Parlamento en mayo, y, a partir de entonces, se empezará a negociar la financiación autonómica y local. Para más inri, el Ejecutivo central ha aceptado publicar las balanzas fiscales (lo que el Estado gasta e ingresa en cada comunidad), algo que está desatando una guerra entre regiones. El Gobierno andaluz pidió ayer a Rajoy que «lidere» el debate de la financiación con «rigor y solvencia» y le afeó que esté como un «espectador pasivo» o un «árbitro» ante las reivindicaciones de los territorios. «Nosotros no vamos a entrar en la carrera sobre balanzas fiscales a la carta y que puede provocar agravios», aseguró ayer la consejera de Hacienda, María Jesús Montero, que presentó el análisis que ha elaborado la Junta sobre el modelo de financiación. Montero ofreció numerosos datos para constatar la «infrafinanciación» que sufre la comunidad. Andalucía recibió en 2011 una financiación de 2.107 euros por habitante, por debajo de la media nacional, que se situó en 2.148 euros. El sistema actual cuenta con dos Fondos de Convergencia (Cooperación y Competitividad) diseñados para corregir las desigualdades entre comunidades y compensar a las más desfavorecidas, pero Andalucía es la única que, según la Junta, no ha recibido fondos de competitividad «por un vericueto legal que nunca llegaremos a entender», lamentó la consejera. El resultado: si hubiera funcionado bien el actual modelo, Andalucía habría percibido en tres años 2.800 millones más. impuestos. Otra de las conclusiones que la Junta ha remitido al ministerio de Cristóbal Montoro es que el sistema vigente no garantiza la suficiencia de recursos de las comunidades para pagar los servicios públicos fundamentales, como sanidad o educación. Andalucía es de las cinco autonomías que presentan déficit de financiación de los servicios públicos (-125,167 millones de euros), otro factor que, según la consejera, «perpetúa las desigualdades territoriales». Montero también habló de deslealtad institucional porque el Gobierno ha tomado decisiones que han sido «muy lesivas» para las comunidades, como la subida del IVA, sin consultarles. Y criticó que la recaudación tributaria funciona de manera desigual entre las autonomías. Por ejemplo, Andalucía ingresa mucho menos que Cataluña al gravar a las rentas más altas en el tramo autonómico del IRPF porque hay más catalanes ricos que andaluces. De ahí que la consejera considerara «imprescindible» que la reforma de la financiación autonómica se acompañe de una reforma fiscal adecuada. Eso sí, dejó claro que hasta entonces la Junta no subirá impuestos ni se plantea, por ejemplo, copiar a Cataluña y crear una tasa para gravar los pisos vacíos.

  • 1