miércoles, 27 enero 2021
04:31
, última actualización
Cultura

Año de bienales, cambios en el Festival de Cine y triste adiós a Mario Maya

Este 2008, como todo año par, ha supuesto para Sevilla una cargada agenda cultural. La Bienal de Flamenco y la de Arte Contemporáneo se han sumado a citas muy consolidadas, como el Festival de Cine, el de Música Antigua (FeMÀS), el de Teatro (feSt) o Territorios. Además, este año también ha traído a la ciudad grandes exposiciones.

el 15 sep 2009 / 20:34 h.

J.Gallego Espina / A. luque

Este 2008, como todo año par, ha supuesto para Sevilla una cargada agenda cultural. La Bienal de Flamenco y la de Arte Contemporáneo se han sumado a citas muy consolidadas, como el Festival de Cine, el de Música Antigua (FeMÀS), el de Teatro (feSt) o Territorios. Además, este año también ha traído a la ciudad grandes exposiciones.

La principal cita del año fue la XV Bienal de Flamenco. A pesar de su interesante oferta, la programación quedó algo lejos de las siempre elevadas exigencias del público y la crítica sevillana, incluyendo algún sonado escándalo como el recital de boleros de Mayte Martín, y momentos estelares como la actuación de Poveda y Matilde Coral. Pese a todo, logró un índice de ocupación del 95 por ciento.

La peor y más triste noticia del año llegó también durante el certamen jondo, con la muerte de Mario Maya. Una pérdida tan lamentable para el flamenco como lo fue para el mundo de las letras la de José María Bernáldez, en el mes de mayo, durante una Feria del Libro que contó con presencias notables como la de Joaquín Sabina, Jorge Bucay o Donna Leon.

De otro lado, con un total de 66.728 espectadores (un 3,98% más que en 2007) el Festival de Cine Europeo se desarrolló con normalidad, pese a llegar precedido por la polémica marcha de Manuel Grosso, que abandonó la dirección por desacuerdos con el modelo de gestión que impuso Maribel Montaño y la Andalucía Film Commission. A pesar de ser una de las citas más discutidas desde su creación, su nuevo director, Javier Martín-Domínguez, tuvo importantes aciertos como la visita de Roberto Saviano o los estrenos nacionales de Il Divo y de la islandesa Back soon.

De la mano de Peter Weibel llegó la III Bienal Internacional de Arte Contemporáneo (Biacs3), la edición más tecnológica e interactiva de todas las celebradas hasta el momento. Al margen de la calidad artística de sus contenidos, esta exposición logró atraer a Sevilla a Francesca Thyssen, con su instalación The morning line. Gracias a la Youniverse, nombre de la muestra, actualmente esta coleccionista negocia con el Centro Andaluz de Arte Contemporáneo (CAAC) para depositar alguna de sus obras en esta institución.

En el capítulo de exposiciones, cabe resaltar Sorolla. Visión de España. Colección de la Hispanic Society of America, que se desarrolló en el Bellas Artes de abril a junio con gran éxito de público. Previamente, en febrero, se expuso en el mismo centro El Greco. Toledo, 1900, que mostraba la riqueza del Museo del Greco.

La Fundación Focus también aportó dos grandes citas. En marzo, presentó En torno a Santa Rufina: Velázquez de lo íntimo a lo cortesano, reuniendo la Sibila y La infanta doña María reina de Hungría, cedidas por el Prado.

Finalmente, en noviembre arrancó El rescate de la Antigüedad clásica en Andalucía, una muestra que permite contemplar juntos el Efebo de Antequera y la Venus de Itálica.

  • 1