miércoles, 12 mayo 2021
10:36
, última actualización
Deportes

Antonio Álvarez, más preocupado que nunca por el ambiente que respira

El entrenador del Sevilla pide al vestuario máxima tensión ante el ambiente ganador que está viendo en los días previos al partido contra el Almería.

el 11 may 2010 / 21:22 h.

Antonio Álvarez, dando instrucciones a sus jugadores.

El Sevilla depende de sí mismo para estar la próxima campaña en Liga de Campeones. Por si fuera poco, se enfrenta en esta última jornada del campeonato al Almería, un equipo que ya no se juega nada y cuyos futbolistas, tras certificar la permanencia en la categoría, han tenido descanso hasta hoy.

Por si fuera poco, las relaciones interclubes son muy buenas, se habla incluso de hermandad y hasta de que el Mallorca, gran y único rival en la lucha por la cuarta plaza, no tendría dinero para primar a los almerienses en el hipotético caso de que quisiera estimularles para derrotar al Sevilla. Sin embargo, lejos de ver allanado el camino hacia el objetivo, este ambiente ganador no hace ni pizca de gracia al técnico nervionense.

Antonio Álvarez, cocinero antes que fraile, está exigiendo a sus futbolistas máxima tensión. No quiere verles pensar que el Almería pondrá fáciles las cosas el sábado ni en que su teórica superioridad les llevará a ganar en el Estadio de los Juegos Mediterráneos. Nada de eso. Además, el entrenador considera que la clasificación para la Liga de Campeones es tan importante como conquistar el título de Copa por todo lo que representa para el club y la afición.

Álvarez no está dispuesto a dar la menor concesión el sábado y alineará a sus mejores futbolistas, sin reservar a nadie desde el inicio. Sólo si durante el encuentro el marcador es muy favorable, tomaría decisiones en este sentido. No quiere ver a nadie pensando en reservarse para la final del miércoles.

El entrenamiento de ayer, donde se vio a los jugadores esforzándose al máximo ante la mirada del técnico, deja claro su pensamiento, que también ha transmitido en el vestuario. Desde su llegada al banquillo, Antonio Álvarez ha sido consciente de la dificultad que tenía lograr el objetivo y ahora que la clasificación para la Champions está al alcance de la mano teme que pueda escaparse si sus jugadores no afrontan el encuentro del sábado como deben.

Mientras llega la hora de saltar al césped, los comentarios sobre el choque se suceden. Alfonso García, presidente del Almería, reconoció ayer que el viento sopla a favor del conjunto nervionense. "Para mí, el Sevilla es el favorito a la victoria porque es el que se juega algo. Los futbolistas son profesionales y son ellos los que en el terreno de juego deciden, pero sí que es cierto que el Almería no se juega nada y la tensión no es la misma. Cuando un equipo no se juega nada y otro mucho, ya se sabe lo que suele pasar", dijo en Radio Sevilla.

PENDIENTES DE LA UEFA. El sábado está previsto que la UEFA otorgue las licencias para poder participar en competiciones continentales la próxima temporada, y el Sevilla, se quiera o no, mira de reojo este asunto. El Mallorca, que tiene una reclamación por impago del Athletic y ultima la presentación del concurso de acreedores ante la ausencia de ofertas serias para comprar el club, está a la espera de que la Federación Española de Fútbol -debe dar el visto bueno a la UEFA sobre el particular- no actúe en contra de sus intereses, según se apunta desde Palma.

La idea del club bermellón, que tiene asegurada plaza como mínimo en la Europa League, es llegar a la situación concursal una vez obtenga la licencia para disputar competiciones continentales. La entidad presidida por Mateu Alemany, cuya sintonía con Ángel María Villar no es precisamente muy buena, tiene previsto apelar si la decisión es contraria a sus intereses. Mientras tanto, el Sevilla espera noticias en silencio y pensando en su partido.

  • 1