lunes, 14 octubre 2019
15:14
, última actualización
Local

Arranca la agenda de protestas por la crisis

Representantes de los comités de empresa y trabajadores de numerosas compañías que se han visto sacudidas por la crisis (Cerámicas Bellavista, Roca, Tableros del Sur, Boliden, Delphi...) encabezaron ayer en Sevilla la primera manifestación del calendario de protestas convocado por las diferentes organizaciones políticas y sindicales para reclamar soluciones...

el 15 sep 2009 / 22:02 h.

Representantes de los comités de empresa y trabajadores de numerosas compañías que se han visto sacudidas por la crisis (Cerámicas Bellavista, Roca, Tableros del Sur, Boliden, Delphi...) encabezaron ayer en Sevilla la primera manifestación del calendario de protestas convocado por las diferentes organizaciones políticas y sindicales para reclamar soluciones al sombrío panorama económico del país.

La manifestación estaba convocada por Izquierda Unida, y a ésta le seguirán la que prepara el Partido Popular para el 15 de febrero en Málaga y la de los sindicatos mayoritarios, CCOO y UGT, que tienen previsto hacer su llamamiento en el mes de abril. Como si de una escenificación se tratara, los cuatro mil asistentes, incluidos el coordinador general de la formación, Cayo Lara, el regional, Diego Valderas, y la alcaldesa de Córdoba, Rosa Aguilar, discurrieron por la Avenida de la Constitución bajo un aguacero tan potente como intenso es el chaparrón de infortunios que soporta el panorama laboral español.

Nada hay más justificado que la reivindicación del derecho al trabajo y la dignidad, y muchos de los protagonistas de esta y otras manifestaciones que se convocarán sufren personalmente la privación de ese derecho o temen verse en esa situación como consecuencia de la crisis económica. Por eso no es momento de divisiones y sería deseable que -contrariamente a lo que parece que se avecina- las acciones de protesta que se desarrollen sean unitarias y aglutinen a todas las formaciones en la reclamación unánime de soluciones contra la recesión que amenaza el bienestar y el futuro de muchas familias españolas.

En lo que estas manifestaciones públicas puedan tener de valor simbólico, la sociedad española debería mostrarse unida frente a uno de los más grandes retos que ha enfrentado en su historia reciente: el de salir de este periodo de crisis con fuerza y capacidad para volver a la senda del desarrollo.

  • 1