domingo, 22 septiembre 2019
23:31
, última actualización
Toros

Bailleres se alía con Casas y Cutiño alumbrando un monopolio taurino

El grupo mexicano presentó ayer en Madrid la iniciativa Fusión Internacional por la Tauromaquia, que modifica el mapa del toreo.

el 15 ene 2015 / 21:36 h.

TAGS:

Alejandro Talavante es uno de los diestros representados directamente por el grupo mexicano. / EFE Alejandro Talavante es uno de los diestros representados directamente por el grupo mexicano. / EFE El rumor estaba circulando en las últimas semanas y se daba ya por cierto, sumándose a los movimientos más o menos secretos que venía realizando el grupo azteca –representado en España por el diestro retirado Antonio Barrera– desde hace algunos meses. Ayer encajaron muchas piezas. Barrera compareció en la Academia de Bellas Artes de San Fernando de Madrid junto a Simón Casas y José Cutiño para confirmar esas certezas: la empresa Espectáculos Taurinos de México –comandada por el multimillonario Alberto Bailleres– ha sellado una alianza de intereses con los propios Cutiño y Casas que, en la práctica, supone vertebrar un nuevo y poderoso monopolio taurino que no se conformaría con los activos actuales. Hablando en plata: esa unión implica, entre otras cosas, el apoderamiento directo de toreros de la talla de Morante de la Puebla, Alejandro Talavante y el rejoneador Pablo Hermoso de Mendoza –aportados por el grupo mexicano– además de Daniel Luque, que pertenecería a la órbita del francés. Pero Casas también comparte con Cutiño la gestión de la temporada de la reaparición de Francisco Rivera Ordóñez y los resortes del lanzamiento del novillero Ginés Marín. No queda ahí la cosa: el desembarco del grupo azteca –que estuvo rodeado de muchos rumores sin confirmar ni desmentir– ya se había materializado en la adjudicación de la plaza de toros de Córdoba –entre bastidores se apuntó que pretendían adquirirla– o la compra a Fernando Domecq Solís de la ganadería de Zalduendo. Algunas voces autorizadas también se habían hecho eco de las hipotéticas conversaciones para hacerse con la plaza de Valladolid, negadas vehementemente por la actual propiedad de la plaza, la familia Jumillano. Pero hay que seguir sumando. A las sucesivas compras, acuerdos y adjudicaciones de los mexicanos –y las que estarían por venir– hay que añadir el circuito de plazas controlado por el tándem Cutiño-Casas, por sí mismos o en comandita. En la cartera del empresario sevillano figuran los cosos de Olivenza, Badajoz, Almendralejo, Zafra y Don Benito. Junto a Casas armó la UTE que lleva ahora las riendas de las plazas de Zaragoza y Málaga. Pero el inimitable productor de arte galo también tiene las llaves del anfiteatro romano de Nimes y Alicante; acaba de renovar al frente de Valencia y mantiene cierta alianza de intereses con la familia Martínez Uranga, adjudicataria de Las Ventas. Resumiendo: los caudales llegan del otro lado del Atlántico. Los socios de esta orilla ponen el trabajo, la experiencia y su ancha cuadra de plazas y toreros, además de las buenas relaciones que aún mantienen –rara avis– con la mayor parte de la gente de coleta. Asumen el control de casi toda la tarta.   DECLARACIONES Cutiño explicó que los puntos fundamentales del acuerdo serán «la creación de los medios adecuados para afrontar los problemas generales que padece la tauromaquia, con la creación de un equipo de abogados, economistas y expertos en distinta materias, cuyo trabajo irá en beneficio de todos». Casas, por su parte, señaló que la fusión estaría abierta a otras empresas de cualquier país taurino, asegurando que, «desde la humildad, somos conscientes de la fuerza que tenemos con este acuerdo, pero el trabajo no será fácil». ~

  • 1