miércoles, 16 octubre 2019
02:27
, última actualización
Local

Balance de situación

Dícese del Balance (estados contables de una entidad) que refleja la imagen fiel de una empresa a una determinada fecha. 7 de febrero de 2009. Derbi en Sevilla. El Sevilla, tercero, arriba, con grandes exigencias, el equipo que más puntos saca en liga...

el 15 sep 2009 / 22:16 h.

Dícese del Balance (estados contables de una entidad) que refleja la imagen fiel de una empresa a una determinada fecha. 7 de febrero de 2009. Derbi en Sevilla. El Sevilla, tercero, arriba, con grandes exigencias, el equipo que más puntos saca en liga respecto a los goles que convierte. Cargados sus músculos, tendones y ligamentos. Tras, quizás, los días en los que Manolo Jiménez mejor ha gestionado al equipo desde su llegada. Favoritos. Y el Betis atascado. Cinco de los últimos 27 puntos. Con muchas dudas. Valientes (y lógicos) al aguantar al entrenador. Refrescados con el fichaje del nuevo delantero. Aislados. Concentrados. Sevilla y Betis se vuelven a encontrar una vuelta y muchos avatares después. En la primera vuelta, 0-0; una de las peores direcciones de Jiménez hasta la fecha y uno de los mejores partidos del Betis. El Betis, mucho que ganar y no tanto que perder. El Sevilla -después de volver a su naturaleza predominante ante Valencia y, sobre todo, Atletic, sobreponiéndose a los elementos- bastante que ganar y mucho que perder, necesitado en liga tras las dos últimas derrotas, propicadas, quizás, por el traslado de atención a la Copa. Hagan sus apuestas. Creo que, despúes de los últimos partidos ligueros, en los que los dos equipos han andado bastante despistados, ambos van a volver por sus fueros. El Sevilla, a tratar de dominar y a mantener la racha de victorias ante el eterno rival, y el Betis, a jugar como antaño y a intentar romper el maleficio. Vaya desde aquí mi admiración por las aficiones. La del Sevilla, acudiendo al campo y empujando a su equipo a remontadas imposibles. Y la del Betis, valiente e incombustible, como mi tocayo del Horno de Reina Mercedes, y con su equipo, a pesar de lo poco que tienen que llevarse a la boca. ¿Mi pronóstico? Un gran partido. La fiesta del fútbol sevillano, dentro y fuera del campo. El espéctáculo de las mejores aficiones de España. Y un triunfo del Sevilla. A pesar del tal Ricardo Oliveira.

  • 1