jueves, 19 septiembre 2019
12:50
, última actualización

Carla encuentra una médula

La pequeña de cinco años diagnosticada de un tipo grave de leucemia será operada el día 30, gracias a un donante de cordón umbilical.

el 20 sep 2013 / 11:45 h.

Carla y su madre. Carla y su madre. “Nos queda mucho camino por delante, pero hemos dado un gran paso”, explicaba ayer con prudencia el padre de Carla, la niña de cinco años diagnosticada de un tipo grave de leucemia que, tras meses de búsqueda, ha encontrado un cordón umbilical compatible que permitirá su trasplante a partir del próximo día 30. La operación no es una solución definitiva ni completa, pero le salvará la vida, porque en caso contrario su situación sería crítica a estas alturas. Ahora se enfrenta a un largo proceso que la mantendrá seis semanas aislada, pero al que la pequeña se enfrenta “en muy buenas condiciones, fuerte, comiendo bien y animada”, según su padre, Pedro Sánchez. Cuando la familia supo que Carla necesitaba un donante de médula, y que nadie en su familia era compatible, tomó la decisión de iniciar una campaña para concienciar sobre la necesidad de donar médula. En estos meses no han parado, logrando un gran respaldo en todos los municipios sevillanos que comenzó cuando los profesores del colegio de Carla se ofrecieron a hacerse las pruebas por si eran compatibles. La dificultad de encontrar un donante es enorme, por eso los datos están centralizados en el banco de la Fundación José Carreras, que precisamente estos días celebra su 25 aniversario. Al final, Carla no ha hallado un donante de médula compatible, pero sí un cordón umbilical con calidad suficiente. El próximo 30 de septiembre ingresará en el hospital para someterse a tres días de radioterapia, a los que le seguirán otros dos de quimioterapia, con el objetivo de “destruir su médula” por completo. Debe estar completamente limpia para que le trasplanten las células madres del cordón umbilical que deben regenerarle la médula. Con el cordón, el proceso es algo más lento, porque las células son inmaduras y primero deben crecer y desarrollarse, para luego ir colocándose en su lugar y empezar a funcionar. La ventaja es que el índice de rechazo de las células es menor. La pequeña tendrá que estar al menos seis semanas ingresada y no se le dará de alta hasta que tenga un nivel aceptable de defensas, que en el caso de Carla es difícil de alcanzar porque tarda en lograr niveles normales. Luego será necesario vigilar que no haya recaídas ni infecciones. El proceso es complicado, pero los padres de la niña son conscientes del gran avance que supone. Entretanto, la campaña de concienciación no cesa: hoy habrá una manifestación por el Centro de Sevilla, y el miércoles la familia está invitada al palco del Sevilla FC, ya que durante el partido los jugadores realizarán un gesto alusivo a la campaña de donación de médula.  

  • 1