miércoles, 16 octubre 2019
02:27
, última actualización
Toros

Carlos Núñez: "Tenemos que rediseñar la tauromaquia"

La Real Venta de Antequera ha acogido a más de 200 profesionales del toreo que han analizado y debatido los problemas del sector en busca de posibles soluciones.

el 18 dic 2014 / 17:35 h.

TAGS:

Venta de Antequera. cumbre taurina que ha organizado la Unión de Criadores de Toros de Lidia. / Pepo Herrera Venta de Antequera. cumbre taurina que ha organizado la Unión de Criadores de Toros de Lidia. / Pepo Herrera La Unión de Criadores de Toros de Lidia, presidida por Carlos Núñez, ha logrado reunir más de dos centenares de profesionales del toro en la Real Venta de Antequera de Sevilla, que han sido recibidos por los ediles sevillanos Rafael Belmonte y Beltrán Pérez. La cita, publicitada bajo el lema “Convocatoria por la Tauromaquia”, ha sido organizada para analizar los problemas del espectáculo y aportar una baraja de soluciones que serán hechas públicas en los próximos días. Entre los profesionales convocados destacaba la figura de Miguel Ángel Perera, torero de mayor rango entre los matadores en activo. También han asistido los diestros retirados Santiago Martín 'El Viti', Curro Romero, Paco Ojeda, Juan Antonio Ruiz 'Espartaco' y Francisco Rivera Ordóñez además de otros lidiadores como Eduardo Dávila Miura y los jóvenes Daniel Luque, Borja y Javier Jiménez, José Garrido, Esaú Fernández y Pepe Moral, entre otros. Foto: Pepo Herrera Foto: Pepo Herrera Dentro del empresariado resaltaban los nombres de Pablo Lozano, José Cutiño, Maximino Pérez y Tomás Entero aunque brillaron por su ausencia otros pesos pesados de la patronal taurina como José Antonio Martínez Uranga y especialmente, Eduardo Canorea y Ramón Valencia, cogerentes de la empresa Pagés. El gremio ganadero era el que más y mejor estaba representado, con Carlos Núñez a la cabeza además de Borja Domecq Solís, Lorenzo y José Enrique Fraile, los hermanos Puerta, Fermín Bohórquez Domecq, Eduardo Miura, Justo Hernández o Victorino Martín además de algunos representantes del sector de las cuadrillas. La falta de vertebración de los estamentos profesionales, separados por intereses contrapuestos, era una de las principales motivaciones de este encuentro que, tal y como explicaron desde la Unión de Criadores, se había convocado “ante la situación que atraviesa la Tauromaquia como consecuencia de la falta de un organismo que represente al sector y de su debilitada estructura económica”. Carlos Núñez, presidente de la Unión de Criadores de Toros de Lidia, compareció a la finalización del encuentro para mostrar las primeras impresiones de su desarrollo. Núñez, que hizo un balance “positivo y optimista” de esta iniciativa, explicó que “la gran mayoría de las propuestas han ido dirigidas a los temas que a todos nos preocupan, sobre todo a la necesidad de vertebrar el sector”. El presidente de los ganaderos de bravo también denunció “la necesidad de reducir los costes de producción adaptándolos a las realidad de hoy” e incidió de una manera especial en apostar por “una correcta comunicación por parte del sector, en especial hacia aquellas personas que desconocen o son ajenas a la Tauromaquia”. “Estamos mucho mejor de como estábamos ayer”, ha señalado Núñez que recordó que aunque aún no hay un organismo asociativo “que nos vertebre y nos obligue vamos a seguir trabajando en ese sentido”. “Los problemas los conocíamos y ahora tocaba buscar las soluciones”, ha señalado el criador sevillano reincidiendo en la idea de “rediseñar los costes de producción para hacer el espectáculo más atractivo”. En esa línea, añadió Núñez, “si somos capaces de crear una Tauromaquia sólida, atractiva y sobre todo bien comunicada tomaríamos mucha fuerza de cara a nuestros enemigos”. Este llamamiento a los profesionales se enmarcaba dentro de la fortísima recesión económica que ha lastrado especialmente la actividad taurina, el incesante acoso abolicionista y la propia desestructuración de un negocio que hasta ahora ha fracasado en todos los intentos de vertebrar el sector. Los asistentes han manejado un documento de trabajo que separaba las debilidades, las fortalezas, las amenazas y las oportunidades a las que se enfrenta el negocio taurino. Dentro de esas debilidades destacaban la falta de presencia en los medios de comunicación y la diferencia abismal entre los costes y los ingresos del espectáculo. Las fortalezas analizadas resaltaban los valores ecológicos, culturales y económicos de la Tauromaquia además de su carácter integrador en numerosos pueblos de España. Las principales amenazas analizadas han sido la debilitación de la economía del sector, el acoso antitaurino, la politización de la Tauromaquia y la destaurinización social. En cualquier caso, el mismo documento abría la puerta a varias oportunidades como la reciente inscripción en el Ministerio de Cultura o su atractivo turístico.    

  • 1