miércoles, 11 diciembre 2019
21:43
, última actualización
Local

Cena y cata de vinos en La Pizarra Gastrobar

El local organiza todos los miércoles por la noche una cata armonizada con vinos.

el 12 jul 2012 / 20:35 h.

TAGS:

Urbano González, jefe de cocina de La Pizarra.

La cita fue en el joven Gastrobar La Pizarra , un innovador bar que se encuentra en lo que se está convirtiendo en la milla de oro del Paseo Colón, con animadas terrazas y bares de tapas y copas, precisamente junto a La Pizarra está Bribón, bar de copas de la misma empresa. La Pizarra organiza los miércoles por la noche catas de vinos. Éste pasado tuvimos el placer de dirigir la de esta semana donde, para quince asistentes, el máximo que se admite en estas cenas, comentamos los vinos elegidos para maridar con los extraordinarios platos creados por Urbano González, jefe de cocina de La Pizarra. Urbano es de la décima promoción de la Escuela de Hostelería de Sevilla de la Taberna del Alabardero, como muchos de sus compañeros de escuela practica una cocina actual, creativa y buscando resaltar los valores de productos tradicionales de alta calidad.

Y la entrada no pudo ser más prometedora un fresco y ligero Tartar de dorada, anacardos y aguacates con crujiente de pan, magníficamente acompañado por un Protos Verdejo 2011, vino de la Denominación de Origen Rueda, elaborado por la prestigiosa bodega vallisoletana, que expresó todo su potencial de fruta y frescor con el tartar, manzana verde, piña, frutas tropicales, para un vino graso, untuoso, que resalto la fresca acidez cítrica del macerado de pescado.

A continuación unos Raviolis fritos de bogavante con salsa ligera de azafrán, un suculento plato de pasta marinera que reforzaba su sabor con una original y suave salsa. Para acompañarlo se sirvió Cresta Rosa Premium, vino del Penedés de aguja natural, elaborado en rosado a partir de las uvas tintas Merlot y Cabernet Sauvignon, con un precioso color rosa fuerte, muy brillante, que acompañó perfectamente al plato.

Manteniendo el altísimo nivel gastronómico del menú se sirvió a continuación un Taco tibio de presa ibérica asada con compota de manzana y vinagreta de tomillo y tomate seco. Una suculenta carne de ibérico perfumada con la esencia campestre del tomillo que formó una perfecta pareja con los recuerdos de hierbas de campo y terruño de un muy goloso Habla del Silencio 2010, vino elaborado en el pago propio de bodegas Habla en Trujillo, a base de uvas de Syrah, Cabernet Sauvignon y Tempranillo, el acoplamiento entre plato y vino fue perfecto, potenciándose mutuamente sus cualidades.

Colofón final fue la Tarta Criolla, postre realizado con Corazón de Vainilla de Tahití con cremoso de chocolate y cobertura de brillo de chocolate, una gozada para los golosos. Se acompañó de un Moscatel de naranja Vdm de Bodegas Privilegio del Condado, un perfecto vino de postre donde se aúnan la dulcedumbre de la uva moscatel pasificada con el frescor cítrico de la naranja, tras la maceración de varios meses de las naranjas en el vino, resultando una bonita capa ambarina anaranjada, muy brillante, con un equilibrado dulzor y fresca acidez que, con sus notas cítricas, maridaron perfectamente con el postre de chocolate, dándole unos encantadores matices en la boca.

Hay que seguir la trayectoria de este joven chef que nos deleito que unas magníficas elaboraciones, y probar La Pizarra, donde además, contamos con el impecable servicio en sala de José Luis, atento siempre al cliente.

  • 1