domingo, 11 abril 2021
09:27
, última actualización
Local

Ciberabuelos para reinsertar

Un grupo de jubilados imparte clases de informática a jóvenes presos de la cárcel de Sevilla.

el 24 may 2012 / 19:52 h.

TAGS:

Una de las voluntarias atiende a uno de los alumnos.

Se han convertido en más que alumnos y profesores, son "amigos", y eso que no sólo les separa la edad, sino la distancia que supone estar en la cárcel. La informática ha sido el punto de encuentro para un grupo de 39 mayores que de forma voluntaria han ofrecido sus conocimientos sobre las nuevas tecnologías a 150 jóvenes internos del centro penitenciario de Sevilla, gracias al proyecto de CiberCaixa Solidaria de la Obra Social de La Caixa. "Lo menos que podíamos hacer era entregar lo que antes habíamos aprendido nosotros", dice Avelina Navarro.

Ella tiene 67 años y es ama de casa. Como todos sus compañeros, un buen día decidió participar en los cursos que la Fundación La Caixa impartía para mayores en el centro de día de Macarena y allí aprendió a manejar el ordenador. "Es una enseñanza primordial y nunca imaginé que manejaría las nuevas tecnologías" y por eso cree que "para estos chicos es fundamental para que encuentren trabajo cuando salgan". A ella, los internos, todos muy jóvenes, le recuerdan "a mis cinco hijos. Ellos están aquí por haber nacido en otro lugar, por sus circunstancias", de ahí que sienta la "necesidad" de acudir semanalmente a prisión para enseñarles lo que sabe, "aunque a veces valoran más que les pregunte cómo están".

A su lado, Paqui Cervantes, de 63 años, se muestra "supersatisfecha" de su trabajo y de sus alumnos", tanto que no puede evitar emocionarse y que se le salten las lágrimas. "Lo que más me llena es que me digan que cuando ellos salgan de aquí, volverán como voluntarios para ayudar a otros internos", porque "ver cómo van cambiando el chip es lo mejor". Para ella son "niños", que ahora tienen "la oportunidad de cambiar y tener formación para cuando salgan poder encontrar un trabajo".

Esa es la aspiración de Daniel Campos, que con 27 años lleva ya año y medio en prisión. "No sabía dominar la informática y eso es fundamental si quiero encontrar un trabajo", asegura. Para este preso, la experiencia de haber compartido este aula con personas mayores "me ha cambiado, he aprendido mucho con ellos". Con ellos han aprendido "Excel y más adelante Power Point", explica Julio, que lleva dos meses en la cárcel, pero "ya he convencido a varios compañeros para que se apunten al curso, porque hay que pensar en el futuro".

Aunque pueda parecer que los internos son los que reciben, ayer todos los voluntarios coincidían en que son ellos "los más recibimos". Para Juan Carrillo, que viene del centro de Día de Utrera, "ha sido una grandísima suerte" porque "no venimos a enseñar, sino compartir lo poquito que sabemos". Es más, Francisco Guerrero, de 72 años, asegura que "los chavales saben más de ordenadores que nosotros".

El curso se ha puesto en marcha este año, pero continuará el próximo, ya que la Obra Social de La Caixa invertirá 13 millones de euros en Sevilla para programas como éste. "Tenemos que dar las gracias a La Caixa y a los voluntarios por ayudarnos a reinsertaron para lograr una vida mejor", afirma Daniel Valle, otro de los alumnos.

  • 1